158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Billions/Narcos, ¿por qué nos indigna la ficción?

 - Autor: 

¿Por qué causa tanta indignación una serie como Narcos y no una como Billions, si las dos tratan de criminales? El debate está más allá de si están basadas en hechos reales o no.

No es que el crimen no pague;

es que cuando paga cambia de nombre.

Millôr Fernandes.

Dos criminales, uno trafica drogas, el otro especula con acciones. Los dos están dispuestos a todo con tal de alcanzar sus objetivos, los dos buscan lo mismo: ser queridos (sí, aunque suene cursi). Pero, ¿por qué nos indigna tanto Narcos y series como Billions o Breaking Bad nos parecen geniales? Dejando de lado el discurso patriotero, el verdadero problema está en que no entendemos el sentido de la ficción, en este caso la que se ve en TV.

Si al día de hoy todavía pensamos que la televisión privada o las cadenas como Netflix o HBO sirven para educar estamos en la inmunda. Cuando nos tomamos estas series en serio, perdemos de vista el único objetivo que tienen: entretener. Aunque haya algunas que buscan dar un mensaje crítico de la sociedad (esto ahora solo lo hacen los muñecos animados, pero ese es otro artículo), no dejan de ser entretenimiento, así sea “subversivo”.

Cartel de la primera temporada de Billions. 

Y seguro a alguno ya le ha pasado que en el extranjero le hablan de Narcos y le salen con el dicho: "plata o plomo". Es probable que cuando le digan esto usted se indigne y empiece a pelear y a defender a su país. Eso está muy bien, lo malo es que habla muy mal de usted y de paso muy mal del que cree o se hace una idea de Colombia a partir de una serie.

La historia, en el caso de Narcos, al estar basada en hechos reales, puede levantar algunas heridas. Pero la literatura es eso, el humor es eso, ficcionalizar lo que vivimos y hacerlo más digerible, que seamos capaces de entendernos. Aquí es donde entra Billions. Esta serie puede que no tenga personajes “reales”, pero para construir un trama como esa los guionistas estudiaron a muchos personajes reales para crear los suyos.

Para los que no conocen la serie y entraron a leer este artículo por Narcos, un resumen rápido. Billions es una serie sobre Wall Street, fondos de inversión, comisionistas de bolsa, fiscales, espías y sadomasoquismo. Lo tiene todo para ser la versión larga de El Lobo de Wall Street, sin embargo los guionistas han sido lo suficientemente inteligentes para alejarla del cliché sobre este mundo. Aquí no hay ni buenos ni malos y todos los personajes tienen un precio, desde Bobby Axelrod hasta Chuck Rhoades, los protagonistas principales. El punto de quiebre es que toda la ostentación y los “billones” de dólares no son el eje central, lo de menos es la plata. Tampoco la obsesión de impartir justicia. Lo que vale es el ego.

Lo extraño es que no vemos a banqueros de Wall Street indignados ni a los neoyorkinos o al gobierno norteamericano (de pronto algún funcionario trumpiano la critique, pero todo puede pasar) protestando por la serie o por la “imagen” que da de su sociedad.

Pero, no todo es tan tolerante en EE. UU. Una serie, también de Netflix, despertó las peores reacciones dentro de esa minoría blanca –muchos votantes de Trump–, Dear white people. Al punto que fue acusada por radicales o ignorantes de promover un genocidio blanco. Vuelvo al punto, solo los histéricos y desocupados se toman en serio a la televisión.

¿Por qué le tememos a la historia? ¿Por qué nos aterra que esta se convierta en ficción, si en parte escribir historia y literatura tienen casi el mismo proceso? Por desconocimiento y por prejuicios.

Si se analizan las críticas a Narcos en Colombia, muchas tienen que ver con el acento de Pablo Escobar, con el hecho que fueran “gringos” los que hagan y la falta de “rigor”. Eso es lo que menos importa y lo último que busca la serie. De nuevo, lo que se quiere es entretener.

Narcos.

El segundo punto de esta carreta es: ¿por qué toleramos a ciertos criminales? Vuelvo a los indignados de las redes sociales, ¿por qué nadie pone el grito en el cielo diciendo que Walter White o Bobby Axelrod son terribles ejemplos para “nuestros niños”? ¿Los famosos criminales de cuello blanco son más tolerados porque son ricos? Lo dejo ahí, usted saque su propia conclusión.

Volviendo a Billions. La primera temporada termina con Wendy Rhodes, una de las protagonistas principales, preguntándole a Bobby Axelrod, si trabaja para una organización criminal. Esta duda es el hilo conductor y la pregunta filosófica –para darle pinta de ensayo a esto– de la serie. Y mi respuesta sería: no sé. Tal vez no.

Al final el papel de la ficcion (novelas, series, películas) es crear cierta empatía, entender al otro, así sea un narcotraficante, un funcionario público, un agente de la DEA o un corredor bolsa.

Más allá de indignarse o prejuzgar una serie, pero vale para cualquier creación artística, entiéndalas en el contexto que se crearon y si busca informarse o “educarse” pase a la biblioteca o librería más cercana (para los que no leen y seguro no llegaron hasta aquí también hay documentales).

Lea también: 

Frank Underwood vs. Donald Trump, o realidad vs. Ficción.

Silicon Valley: la muerte de Sheldon Cooper.

Stranger Things: ¿qué tan horribles pueden ser los ochenta?

 

Publicidad

Publicidad