158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Remakes que mancharon su infancia

 - Autor: 

Se aprovecharon de su nostalgia para sacarle dinero. Los buenos son la excepción a la regla. Estos son los peores, los regulares y los poquísimos buenos.

No es su culpa. La razón le grita “no vayas a ver esa película, ¡se nota a kilómetros que va a ser un fiasco!”, pero su corazón le recuerda todos los buenos momentos pegado ante el televisor viendo este o aquel programa cuando era niño, el mismo que décadas después al fin va a tener una versión para cines. Entonces usted dice: “démosle una oportunidad”. Los estudios cinematográficos cuentan con eso. Saben se rendirá a la tentación de ver los remakes de cualquier película que le dé nostalgia, sin importar si es buena o no. Y sorpresa, resulta que es una ley del universo que la mayoría de los remakes actuales son basura.

Esta semana, con el lanzamiento del trailer de It (el payaso de Stephen King), el estreno de Power Rangers y el fracaso ante la crítica de Ghost in the Shell (un poco más geek, pero igual de nostálgica), decidimos hacer una recopilación de lo bueno, lo malo y lo feo cuando se trata de rehacer las cosas que amaba en su infancia.

LOS PEORES

El planeta de los simios (2001)

La película original, estrenada en 1968, es un clásico del cine por sus efectos de serie B, su ambición, la actuación de Charlton Heston y su sutil mensaje sobre los peligros de la era nuclear. Pero por bueno que hayan sido el maquillaje y los efectos en el remake de Tim Burton, su versión carece de imaginación en sus escenarios, carisma en sus actuaciones y muy pocas sorpresas en su trama.

Charlie y la fábrica de chocolates (2005)

Y hablando de Tim Burton, es posible que muchas personas que crecieron con la Gene Wilder y el encanto de su fábrica de chocolates hayan quedado pasmados al ver la versión de Johnny Depp (posiblemente cuando llevaron a sus hijos a cine a verla). No hay palabras para describir esta basura que se esfuerza en cambiar el encanto por efectos especiales, que se vuelve molesta a los 20 minutos y que de alguna forma logra ser más racista que su predecesor de los años setenta.

Robocop

Debatimos un buen tiempo (como 2 minutos) sobre cuál de estas era peor: Judge Dredd, Total Recall o Robocop. Aunque no recomendamos ninguna de las tres, definitivamente Robocop es la mayor pérdida de tiempo. No solo rebaja la violencia de la original, lo que le quita profundidad al personaje, su contexto y sus motivos, sino que se convierte en una película de acción genérica sin ninguno de los rasgos que hacían memorable a la película original.

Godzilla

Aquí estoy hablando de las dos películas más recientes de Godzilla, la de 1998 y la de 2014. Una por ser un intento pobre de competencia a Jurassic Park, con un humor absurdo y secuencias de acción que solo puede describir como “estúpidas”; la otra por ser un intento pretencioso y al final aburrido de una película de monstruos, que para preservar el “suspenso” llega a desafiar la lógica misma en su trama, y en la que el monstruo que le da nombre a la película no sale más de diez minutos en pantalla.

LOS QUE PUDIERON SER GENIALES, PERO NO

The karate kid (2010)

¿Una versión del karate kid en China y con Jackie Chan? Parecía la fórmula ideal para hacer un buen remake, hasta que Jaden Smith y sus rastas con más carácter que su actuación aparecieron en escena. Eso, acompañado de unas escenas de acción demasiado exageradas comparadas con la película original, llevaron a este posible éxito al piso.

Evil dead (2013)

Para muchos, la nueva versión de la película de terror de Sam Raimi es bastante buena: cumple con su buena dosis de terror y es fiel a la original. Sin embargo, para nuestro gusto, es una película que se toma demasiado en serio, al contrario de la original, y carece de esa dosis de y efectos de serie B que hacían de la original tan ridícula y disfrutable.

LOS REALMENTE BUENOS

True grit (2010)

Era cuestión de tiempo para que los hermanos Coen hicieran un western. Lo que nadie se esperaba es que tomaran una película tan querida como True Grit, que incluso le valió un Oscar a John Wayne. Sin embargo, probaron que podían mejorar con en todo aspecto, desde la cinematografía hasta una historia que no tiene miedo de ir a los lugares oscuros a los que nos lleva la venganza.

Ocean’s eleven (2001)

Este es el mejor remake jamás hecho. Punto. Su edición rápida y entretenidos montajes, el carisma de cada uno de sus actores (puede que no sepa quién interpreta al viejito o al par de hermanos, pero seguro recuerda esos personajes) y el humor que se mezcla perfectamente con el suspenso de saber si el robo del siglo sale a la perfección son lo que hacen de esta película el Nirvana de los remakes.

Lea también: 

Seis tráilers que usted no puede dejar de ver. 

- Los lujos que consuelan a Messi. 

Publicidad

Publicidad