Edición 125

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Especial multimedia

Aniversario DONJUAN 10 años

Volver al especial

Los videojuegos del mañana

 - Autor: 

Estas son las últimas tendencias en la industria de los videojuegos.

Estamos entrando a la generación en la que los padres sabrán más de juegos que los hijos, en la que el medio se considera arte y es una opción viable de trabajo. No es muy tarde para unirse a la fiesta, como gamer o como desarrollador, pero póngase al día sobre cómo jugaremos el día de mañana.

Como en Hollywood, pequeños y grandes estudios

Uncharted.

Desarrolladores como Thatgamecompany y Playdead están tomando un porcentaje considerable, aunque no medido, de un mercado valuado en más de noventa mil millones de dólares anuales. La falta de recursos y la competitividad del mercado obliga a que estos estudios encuentren nuevas maneras de llamar la atención del público, generalmente con innovaciones en el gameplay y en la narrativa. Así nacen juegos como Inside, en contraste a los títulos de grandes estudios como Uncharted y Call of Duty. O, para ponerlo de otra manera, piense en estos juegos como las películas Los Vengadores, de un gran estudio como Marvel, y Memento, que fue independiente: ambas son buenas, pero la primera cuenta con presupuesto y equipo para realizar escenas de acción clásicas que nos hacen saltar del asiento, mientras que la segunda depende de elementos más sutiles en su manera de contar una historia para ser recordada. El lado negativo de esta competencia es que una gran parte de videojuegos pasan sin que siquiera oigamos de ellos. Cerca del 37 % de los 6.000 juegos que se venden en Steam nunca se han jugado, opacados por la competencia.

(10 videojuegos que usted debe ganar antes de morir)

Realidad virtual

 

Oculus Rift, una vez el dispositivo rey de la realidad virtual y el responsable del segundo boom de esta tendencia, ya está lejos de ser el único a la venta. PlayStation VR, el Gear VR de Samsung, el Vive de HTC y Steam que incluye controles para las manos, y hasta el Google Cardboard, hecho de cartón para sostener los teléfonos celulares como pantalla de realidad virtual…, elijan ustedes entre todas las opciones. Esta oferta en hardware no valdría nada si no hubiera una propuesta fuerte en realidad virtual para el mundo de los videojuegos. Afortunadamente, propuestas también hay por montones: desde jugar en el interior de un X-Wing como un piloto de Star Wars, hasta ser un dios constructor en el mundo de Minecraft. Ahora solo falta que nuestros cuerpos se adapten a estas experiencias, dejando a un lado las náuseas y el deseo de movernos hacia (y recostarnos sobre) objetos que no existen.

Entre la pantalla y el mundo real

Pokémon Go.

Otro fracaso que nos enseñó bastante sobre el futuro de la industria es Pokémon Go. Podría hablar de las cosas que hace mal este juego –la falta de transferencias y combates entre jugadores, no hay estrategia en las peleas, entre otras quejas–, pero si algo hizo bien fue mostrar que no se necesita estar sentado en casa para disfrutar de la nueva generación de juegos. Pokémon Go llevó a la gente a descubrir nuevos lugares, a conocer la ciudad, como lo describe en su reseña Mike Fahey para Kotaku: “Es una pena que se requirió cazar pokémones virtuales para hacerme salir afuera y dar una vuelta, pero mejor tarde que nunca”. Juegos como Ingress y Resources, creados con mecánicas de juego que interactúan con el mundo real (epacio, movimiento, conectividad entre usuarios), proponen: en vez de crear un mundo, ¿por qué no usar el que ya tenemos?

(34 videojuegos que escribieron la historia de esta industria)

La belleza de las matemáticas

No Man’s Sky.

Los fanáticos de los juegos saben que el título No Man’s Sky, que creó un universo casi infinito y que los fanáticos de los videos esperaron por años, fue un fiasco más aburrido que ir a misa y con un mensaje de vida que parece robado de Journey (la banda y el juego). Sin embargo, la tecnología detrás de crear los 18.446.744.073.709.551.616 de planetas (eso es más de dieciocho trillones), con su propia fauna, flora y clima, es el futuro de los videojuegos. Es difícil entender el concepto de “diseño procesal”, que es como se conoce a esta técnica, pero funciona más o menos así: para los planetas de No Man’s Sky, se crean una variedad de características como modelos de animales, climas, tipo de suelo, etc., luego la computadora los combina acorde a unas pautas, para que los planetas tengan cierta coherencia. Otros juegos, como We Happy Few, ya han empezado a usar este sistema para juegos con espacios menos ambiciosos, lo que garantiza que con cada nueva partida el mundo en el que se juega se sienta diferente, con sorpresas que le dan un gran valor de rejugabilidad.

R.I.P. por los muertos

¿Qué está muerto en el mundo de los videojuegos? Los sensores de movimiento. Puede que vuelvan cuando la tecnología esté mejor desarrollada y cuando los estudios tengan buenas ideas para hacer juegos con ellos, pero por ahora podemos olvidarnos de los controles del Wii y del Kinect. También la idea de los logros y los trofeos quedó atrás, con la anterior generación de consolas. Y las revistas, por supuesto, esas que antes traían un CD con demos y nos mostraban screenshots que antes demoraba siglos cargar en internet. Que en paz descansen nuestras camaradas.

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @ElPrincipote

Lea también: 20 videojuegos en cuarenta años

Publicidad

Publicidad