158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

El agua es un lugar emocionante para tener relaciones con su pareja. Tenga en cuenta este simple instructivo para tener sexo en el mar, tina, Jacuzzi, piscina o en un río.

Claro, hay lugares magníficos y emocionantes para tener sexo, como el baño de un avión o en gravedad cero, como espera hacerlo PornHub próximamente; pero, para el hombre común sin acceso a un transbordador espacial, ninguno de estos se acerca a la fantasía de tener sexo en el agua. ¡Por Dios, eso sí que es un espectáculo! Si las películas nos han enseñado algo –además de nunca olvidar quitarle el seguro a un arma y siempre revisar por bombas en el asiento del inodoro– es que el sexo en el agua es sexy, es atrevido y completamente excitante.

Claro, así se ve en la pantalla. Es posible que cuando una pareja se lance al agua intentando imitar las acrobacias de Elizabeth Berkley o Neve Campbell –vea abajo la lista de las mejores escenas de sexo en el agua– se encuentre con algunos problemas de “logística”. Es entendible, y por eso he decidido ir al rescate de esas personas que tienen toda la intención de combinar sus fluidos corporales con la sal del mar o el cloro de la piscina.

Bien, lo primero es la vestimenta. Esto es algo obvio. En un escenario ideal, ustedes dos querrán sumergirse completamente desnudos, como Dios los trajo al mundo. El problema es que esto no siempre es práctico o posible, así que lo máximo sería ir en traje de baño. La mujer tiene que ir, casi por obligación, en bikini.

Después tienen que elegir el lugar. Hay cuatro espacios genéricos para elegir: río, mar, piscina y una tina o jacuzzi. De las cuatro opciones, el río es quizá la más difícil, considerando las corrientes y la superficie rocosa sobre la que tendría que apoyarse. El mar es ideal, porque no es difícil conseguir rinconcitos de agua lejanos por los que no pasen curiosos. La piscina también es una buena opción, que sigue teniendo la emoción de ser atrapado y es un buen cuerpo de agua en el cual experimentar. La tina es la opción segura, pequeña y en casa, pero aún así se puede tener mucha diversión en ella.

Lo mejor sería buscar un punto en el cual el agua llegue, como máximo, a los pectorales del hombre cuando está parado sobre la superficie. Ya que él va a ser el que va a levantar a la mujer la altura de ella es irrelevante. Si el agua llega por encima del pecho, todavía puede hacerse, pero créame que será increíblemente incómodo –más si es en el mar, donde el oleaje puede arrastrarlo y tirarle el agua en toda la cara–.


El agua no es un muy buen lubricante. Lava los fluidos de la mujer y termina dando una sensación algo incómoda y no muy placentera para muchos. Por eso, para no arriesgarse a una mala experiencia lo mejor es que use un lubricante a base de silicona, que no se diluye con facilidad en el agua.

En cuanto a posiciones, la más versátil cuando se encuentra sumergido es la “unión suspendida” del Kamasutra, en la cual el hombre carga a la mujer en sus brazos. No se preocupe: en el agua hasta el hombre más enclenque puede levantar a cualquier mujer, y así puede controlar con facilidad el ritmo de su relación según la comodidad de ambos. Es una posición ideal para el mar o una piscina, pero cuando se trata de una tina o un jacuzzi, la posición favorita es “el águila”.

Están también estas posiciones recomendadas por Cosmopolitan que quizá quiera ver y atreverse a probar alguna vez. No son particularmente complicadas, las hay para cada tipo de escenario y dan algo de variedad a un sexo que no es muy fácil de cambiar. Claro, todo es cuestión de imaginación.


También se puede ir más allá de la penetración. Masturbarse mutuamente con las manos es una buena –y discreta– manera de divertirse en el agua. El sexo oral no es imposible, pero sí es mucho más complicado: preferiblemente, la persona que lo recibe se hace al borde de la piscina o se acuesta en la parte baja de la playa o río mientras la otra persona lo complace.

Teniendo esto en cuenta, lo único que queda por advertirle es que no se deje atrapar si lo hace en un lugar público. Seguramente esto ya lo sabía, así que vayan de una vez a poner estos consejos en práctica y a disfrutar de una sesión de sexo cinematográfica.

 

Las no tan asombrosas consecuencias:

• Los químicos en una piscina pueden afectar la durabilidad de un condón, haciendo más fácil que se rompa; además, el agua puede llevar a que el condón que use se salga de su sitio con facilidad. Si se usa condón, lo ideal es ponerlo y quitarlo cuando se está fuera del agua.

• Tanto el agua de mar como el agua de una piscina (la cual tiene desde rastros de cloro hasta orina ajena) pueden causar irritaciones e infecciones por bacterias que viven en esta y pasan a los genitales.

• Si se practica sin lubricante se puede sufrir de rupturas en la piel, y así se aumenta el riesgo de contraer una enfermedad venérea.

• En el caso de los hombres, el agua fría puede llevar al famoso “encogimiento” del pene y a una respuesta sexual mucho más lenta.

 

Las mejores escenas de sexo en el agua:

Showgirls (1995): aunque esta película ha sido calificada como una de las peores películas jamás filmadas en la historia, pero hay que admitir que la escena de la piscina con Elizabeth Berkley es bastante excitante, incluso con su climático y exagerado final.

Wild Things (1998): la escena lésbica de este thriller de los noventa, entre Neve Campbell y Denise Richards, es la fantasía de cualquier hombre. Mientras se quitan la ropa mojada, se besan y se pasan las manos por sus cuerpos resbaladizos, no hay forma de no sentir la excitación hacer presencia debajo de la cintura.

The 40-year-old virgin (2005): porque Elizabeth Banks sabe vender con su cuerpo y sus gemidos que un cabezal de ducha puede ser el mejor juguete sexual del mundo; además, a todos nos gusta pensar que en esa tina siempre hay lugar para otra persona.

Piranha 3D (2010): quizá sin sexo, pero definitivamente sexy. Una coreografía subacuática que no deja de cautivar, más que por la belleza de los fotogramas, por los deseos que producen sus dos protagonistas, Kelly Brook y la estrella porno Riley steele.

 

- Sígalo en @ElPrincipote en Twitter

- Encuentra más temas de sexo ocasional o de su interés en @RevistaDONJUAN

 

Publicidad

Publicidad