158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Los Mods y los Rockers de Inglaterra despertaron en Colombia el auspicio de un festival que gira en torno a la pasión de las motocicletas. Royal Enfield nos llevó a la segunda versión del encuentro.

Un grupo de más de setenta motociclistas de Royal Enfield se propagó como una plaga a lo largo y ancho de la autopista norte. La travesía partió desde el norte de Bogotá, con el objetivo de llegar hasta el Autódromo Motopark XRP de Cajicá, el lugar que reuniría pocas horas más tarde a cerca de tres mil personas provenientes de todas partes del país –e incluso del exterior–, con motivo del segundo encuentro nacional de motos clásicas y antiguas. Yo iba a bordo de la legendaria Bullet 500, un fierro de 500cc lo suficientemente estable en términos de confort, de óptima aceleración y velocidad, y una maniobrabilidad tan elemental como si se tratara de un triciclo. Rodar es emocionante. Siempre ha sido emocionante, pero nunca como hacerlo en un juguete que, a pesar de los años y el avance tecnológico, conserva el linaje que ha tenido este ícono del motociclismo de la India durante décadas, y que se dio a conocer por primera vez en 1932. A eso súmele la adrenalina –que sólo sentimos los que vamos a bordo– de escuchar la estela del rugido que dejan las Continental GT, las Classic y Rumbler que iban junto a nosotros.

 

La idea del evento, por supuesto y como su nombre lo indica, era reafirmar la cultura en Colombia de dos grupos juveniles británicos que llegaron a ser etiquetados como “demonios populares”. Los Rockers se centraron en el motociclismo desde sus inicios y su atuendo siempre fue la tradicional chaqueta de cuero –muchas adornadas con taches, insignias de sus clubes y lemas pintados a mano– con unos jeans, una camiseta blanca y botas de cuero. Los Mods, como antítesis de los Rockers, se centraron más en la moda y la música que en el ride, aunque sus scooters casi que hacían parte del look. Según Juan Pablo Martínez, “el look principal de los mods era un vestido de paño inglés oscuro, hecho a la medida, inspirados en los trajes entallados napolitanos para hacer los suyos, junto a la camisa de cuello corto y la corbata con el nudo muy estrecho. Encima de esto usaban una parka, una chaqueta impermeable del ejército americano, cuando montaban en sus scooters para protegerse del mal clima. La individualizaron decorándola con las insignias propias de su grupo”.

“Saque su moto del garaje y póngala en la pista”, rezaba el eslogan del evento. Y sí que lo hicieron. En la pista vimos scooters clásicas, café racers, trackers, bobbers, brats, cramblers, modernas, clásicas-clásicas, cubs e incluso vintage racers. Dentro de las categorías de carreras que estuvieron contempladas estaban la Pista Classic On Road, Pista Off Road, Dirt Track Racing, Vesparada, Scooters, Custom Scooters, Femeninas, Clásicas, Clásicas Modernas, Europeas, Japonesas y piques de 1/8 de milla. Pero además de la fiebre de motos, las dos ediciones han contado también con zona de comidas y food trucks; música en vivo, exposición de bicicletas antiguas y chicas Pin Up. Y, como si fuera poco, para esta versión 2015 se amplió el mercado vintage, incorporaron juegos de feria, bubble soccer, juegos pirotécnicos y fiesta de cierre.

 

Hubiera sido cool haber podido estar en la Inglaterra de los 60 y 70. Pero a bordo de la Bullet de Royal Enfield no es difícil imaginarla. ¡Que vivan los mods y los rockers!

VEA LA GALERÍA COMPLETA DEL MODS VS ROCKERS

ESTAS SON LAS MOTOS DE ROYAL ENFIELD

- Sígalo en @josedanig en Twitter

Publicidad

Publicidad