158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿DÓNDE COMPRAR LAS ARGOLLAS PARA SU MATRIMONIO?

 - Autor: 

Escoja el lugar de su preferencia para comprar los anillos de matrimonio y comprenda todos los beneficios que tienen las joyerías especializadas.

Respuesta fácil: en una joyería. Pregunta difícil: ¿en cuál? Si le fue bien con el anillo de compromiso, la lógica indica que las argollas puede mandarlas a hacer en el mismo sitio. Suponemos que no cayó en esa trampa del mercadeo que dice que el hombre debe gastar dos o tres meses de salario en un anillo de compromiso, y que, aparte de conseguirle una buena pieza a su novia, la pagó por un precio razonable con un joyero respetable, que ofrezca garantía. Las argollas de matrimonio no tienen complicación. Su diseño es muy sencillo y, básicamente, lo único que necesita es la medida de los anillos. Si el presupuesto se lo permite, no haga dos, sino cuatro, porque el riesgo de pérdida es alto. Pasa más de lo que usted imagina. 

Algo que debe saber sobre el oro

¿Blanco, amarillo o rosado? Es cuestión de gustos. Con los dos primeros va a la fija porque son los colores más tradicionales para estas joyas. El oro blanco tiene las mismas propiedades que el amarillo, pero contiene una aleación con otros metales para lograr su color claro.

 

CONSEJOS DE UNA EXPERTA EN ANILLOS

Por: Tatiana Fontalvo, gerente de mercadeo del Grupo Sterling Joyeros

En las joyerías cada vez más se ven mujeres escogiendo su anillo de compromiso, y esto es cada vez más frecuente. ¿Dónde quedó la magia? Si el anillo es espectacular, pero el momento de entrega no fue mágico, no tuvo sorpresa, el momento pasará a ser un simple momento bonito. Nada más.

Para no equivocarse, entonces, el hombre debe ser intuitivo, fijarse en los pequeños detalles, saber qué le gusta a su novia y qué no, definir su personalidad. ¿Le gustan las cosas grandes o pequeñas? ¿Cuadradas o redondas? ¿Blancas o negras? ¿Extravagantes o sencillas?

El anillo: pida consejos, pero no a todo el mundo. Pregúntele a esa persona que sabe cómo es su novia. No delegue su decisión en la mejor amiga, hermana o mamá. Déjese aconsejar, pero tome usted la decisión.

La piedra: es lo primero para decidir, y pueden ser preciosas –diamantes, zafiro, rubí, esmeraldas– o semipreciosas –turquesa, amatista, granate, topacio, circón, aguamarina, ópalo–. Después, elija si la montura será de oro blanco, amarillo o rosado. Asegúrese de su autenticidad y exija el certificado GIA (Gemological Institute of America). La mayoría de joyerías entregan certificados de su propia joyería, pero esto no es del todo una garantía.

Las argollas: lo mejor es comprarlas en conjunto con su prometida para escoger las que más les gusten. La de oro rosado está muy de moda.

Publicidad

Publicidad