158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Usted mismo lo ha vivido, tener sexo por primera vez no es nada fácil, siga la siguiente guía y sea todo un caballero en la cama.

La primera vez nunca se olvida. Esta idea de convertirse en el punto de referencia de una mujer puede asustar a más de uno que se enfrenta a la idea de llevar a la cama a una muchacha virgen. ¿Cómo hacerlo para no volverse la burla de sus amigas, sino ser el sujeto que dejó las expectativas por lo alto? Lea con cuidado estos consejos. Podría aprender un par de cosas.

Hay ciertas reglas básicas, como conseguir un lugar adecuado y seguro –el baño de un bar o algo similar no es uno de estos lugares–, usar un método anticonceptivo, tener tiempo de sobra y asegurarse que, aunque no tengan que estar comprometidos o algo por el estilo, haya bastante confianza entre los dos.

No hay una técnica precisa que los expertos puedan decir es la “correcta” para el gran debut. Lo primero y más importante es relajarla, quitarle los nervios a partir de besos, caricias leves y conversar con ella. Ya cuando parezca que está completamente dispuesta no salte de una a la penetración. Esto es algo que ella va a recordar el resto de su vida, así que quiere darle el mejor recuerdo posible. Usted tiene que llevar las cuerdas del asunto, por supuesto, pero esto no significa que tiene que ser rudo o mandón; en la mayoría de casos es preferible todo lo contrario.

El precalentamiento llevará sus ganas hasta el techo. Juegue con sus pechos, bese todo su cuerpo y puede incluso probar el sexo oral. No tema preguntarle qué le gusta y qué no, porque incluso ella, que nunca lo ha hecho, se va haciendo una idea mientras usted va avanzando. También deje que ella juegue con su cuerpo, incluso si puede sentirse algo incómodo por la torpeza de sus movimientos. Pero no la culpe: es su primera vez.

Antes de penetrarla, asegúrese de que ella esté produciendo suficiente lubricante.

La sexóloga Martha Mejía recomienda como posición, para la primera vez, el misionero (el arriba y ella abajo, si es que alguno no está familiarizado). “En esta posición, la penetración se hace de manera natural, ya que su pene se encuentra en la dirección de la vagina”, dice. La segunda opción es con ella sentada a horcajadas sobre él. Así la mujer podrá guiar el miembro del hombre como más cómoda se sienta y podrá controlar el movimiento. En sus primeros movimientos, intente no penetrarla completamente para minimizar el dolor.

Deje las posiciones acrobáticas para otra ocasión. También recuerde que rápido y mucho no es siempre es mejor. Busque un ritmo en el cual ella no se sienta incomoda o adolorida, sino que sea placentero para ambos.


Lo siguiente es simple mecánica, pero con suerte estos consejos hicieron su trabajo: le dieron una muy buena primera experiencia a ella y dejarán su nombre por lo alto.

DATO:

Para consultar más sobre sexo, puede acudir a nuestra fuente para este artículo: Martha Cecilia Mejía, psicóloga sexóloga (www.sexologamarthamejia.com).

 

- Sígalo en @ElPrincipote en Twitter

- Encuentra más temas de sexo ocasional o de su interés en @RevistaDONJUAN

Publicidad

Publicidad