158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

La emoción de hacer Freestyle

 - Autor: 

Hacer piruetas sobre una moto a diez metros del suelo suena arriesgado. Hacerlo sobre una cuatrimoto parece suicida.

La caída de una cuatrimoto es tan aparatosa y vistosa como la demolición de una casa, pero las consecuencias son mucho menos graves. Por lo general, los deportistas se paran como si nada, aunque para volver a poner al vehículo en pie hagan falta al menos tres personas. Andrés Mejía, uno de los pioneros del freestyle sobre cuatrimotos -conocidas entre los profesionales como ATV (All-Terrain Vehicles)- en Colombia, ya está acostumbrado a los golpes: por eso es importante usar siempre todo el equipo de protección.

Casco, gafas especiales (goggles), guantes, botas, chaqueta y pantalones de materiales que conservan la temperatura interna y son más resistentes y protectores para el pecho, las pantorrillas, las rodillas, los codos y los hombros: suena como la armadura de Robocop, pero no limita la movilidad y garantiza consecuencias menos dolorosas en caso de un accidente.

Para llegar a un buen desempeño en el freestyle no hacen falta quince horas de entrenamiento diario. A veinte minutos de Bogotá, en Gachancipá, en la pista de Todoterreno Track es posible alquilar todos los equipos y aprender al ritmo de cada deportista y obtener la confianza y las destrezas básicas para irse convirtiendo en un experto, tanto de motocross como de enduro y freestyle, en ATV o en motos tradicionales.

En Bogotá también se le puede perder el miedo a la altura y controlar los motores en X Speed Racing Club (Av. Boyacá No. 98-54, teléfonos 253 9857 y 311 820 8234). Para los aspirantes a profesionales, Yamaha importa ATV muy resistentes para convertirse en un experto y los aficionados pueden enterarse de todos los detalles en el programa Motor Sports Colombia del canal Speed.

Fotografías: Sebastián Jaramillo

Publicidad

Publicidad