158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Los estudios científicos más curiosos sobre el sexo

 - Autor: 

A los científicos también les gusta el sexo, y es por eso que lo estudian de una manera descarada. Estos son los resultados de sus estudios más peculiares que consiguieron por medio de encuestas.

 RESONANCIA MAGNÉTICA… DURANTE EL SEXO

La antropóloga holandesa Ida Sabelis puede hablar de las cosas que se hacen por amor a la ciencia, siendo la primera mujer que tuvo sexo en una máquina para resonancias magnéticas mientras se realizaba una tomografía. Ella y tres científicos más escribieron, primero considerándolo como una curiosidad científica, el estudio “Imágenes de resonancia magnética de genitales masculinos y femeninos durante el coito y la excitación femenina”. Ida estuvo más que dispuesta a hacer de conejillo de indias con su pareja, y al parecer pese a lo intimidante que pueda parecer hacer el amor en un tubo blanco y estrecho que emite extraños sonidos, la pasaron de lo lindo.

El estudio registró la actividad de otras doce parejas y tres mujeres más –solo en Holanda habría tanta gente dispuesta a hacer cosas así–, arrojando imágenes únicas del interior del cuerpo humano durante el sexo. No particularmente excitantes, pero sin duda valiosas para la ciencia.

LOS GUSTOS EN SENOS LOS DETERMINA EL ESTRATO

“En pocas palabras, a los más pobres les gustan los senos más grandes” es como reporta la publicación Psychology Today sobre un experimento que encuestó a 266 hombres de todos los niveles socioeconómicos para saber sus preferencias sobre los senos. Al parecer, entre más busto tenga una mujer, más reservas de grasa tiene y esto implica un mayor acceso a recursos; mientras que esto puede ser atractivo para los hombres que apenas y tienen para pagar el almuerzo, no lo es tanto para los ricachones que se mueven en Ferraris y compran ropas con American Express.

ENTRE MÁS GORDOS, MÁS DURAN

Científicos en Turquía determinaron en un estudio publicado en la revista Nature que los hombres que tienen más grasa corporal –gordos o rellenitos, como les decimos en Colombia– duran más en la cama que los hombres delgados. Mucho más. El estudio, que duró más de un año, determinó que mientras un hombre delgado dura un promedio de 108 segundos antes de llegar al clímax, un gordito puede durar alrededor de 7.3 minutos. ¿La razón? Los hombres con sobrepesos tienen mayor número de estradiol, una hormona femenina que bloquea las hormonas masculinas y retrasa el clímax.

EL SEXO Y LOS DOLORES DE ESPALDA

El sexo puede ser un verdadero fastidio para todos los hombres que sufren de dolores en la espalda, ¡pero la ciencia está aquí para ayudar! Científicos de la Universidad de Waterloo, en Australia, registraron a diez parejas teniendo sexo en cinco posiciones tradicionales para poder tener datos de primera mano sobre cómo se mueve la columna durante el acto –no me pregunten cómo hacen para que la gente acceda a ser observada por científicos canosos–. Así el estudio logró determinar que la mejor posición para los hombres que no soportan flexionar mucho su espalda es el perrito, mientras que los que sufren por estirarla demasiado deberían intentar con el misionero.

LO QUE EN VERDAD DICEN LOS PIES GRANDES

Permítanme calmar a esas pobres almas cuyos pies pequeños los han estigmatizado durante años diciendo que no hay ninguna relación entre el tamaño de los pies y el tamaño del pene. Los científicos de este estudio midieron los pies y los miembros de 104 hombres, de todas las maneras posibles para asegurarse de que no había ningún error y porque por algún motivo siempre hay disputas sobre cómo se mide el largo del pene (pero eso es conversación para otro día).
Como dije, no hay relación entre el largo del pie y el largo del pene; de hecho, ninguna parte del cuerpo tiene una relación con el tamaño de la virilidad… excepto por el dedo índice, que probó tener una correlación significativa. Así que las mujeres han estado viendo los pies en vano todo este tiempo, cuando debieron haber estado viendo las manos.

MASTERS Y JOHNSON

Dos cosas diferencian a la serie Masters of Sex del drama de Grey’s Anatomy: primero, que en la primera la gente tiene sexo en un hospital por razones científicas –la mayoría de las veces–; segundo, que aunque bastante novelizados, esos eventos en verdad sucedieron. Durante más de ocho años, de 1957 a 1965, William Masters y Virginia Johnson observaron lo que llamaron “más de 10.000 ciclos reproductivos completos”, o lo que equivale a una vida de no necesitar ver porno nunca jamás.

Gracias a estos estudios, los cuales eran mirados con malos ojos por la comunidad académica en aquella época, ambos científicos hicieron algunos de los descubrimientos más revolucionarios dentro del campo de la sexología, como confirmar que la mujer puede tener múltiples orgasmos, que tanto hombres como mujeres se masturban con frecuencia (92% de los hombres, 62% de las mujeres), que hacerlo no causa enfermedades mentales, y que los estadounidenses eran más osados en la cama de lo que se creía (casi la mitad de las parejas casadas habían probado sexo oral, y alrededor de una décima parte de ellas habían tenido sexo anal).

Publicidad

Publicidad