158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Para nadie es un secreto que Charvet siguen siendo los mejores productores de corbatas del mundo, conozca los secretos de esta importante marca

La seda es el tejido más fino de la Tierra. Es entendible por qué los hombres buscan que sus corbatas estén fabricadas  de este material: son símbolo de suavidad y elegancia. Y cuando se habla de las mejores, se habla de Charvet.

La seda, el tejido natural digno de la realeza, es extraída con vapor del capullo de los gusanos de seda. Aunque países como Brasil e India la venden, Jean-Claude Colban, dueño de Charvet Place Vendôme, asegura que “la seda de China es mejor porque capta con más facilidad los tintes, tiene menos defectos y es más pareja”. Esta camisería fue la primera del mundo, fundada en 1838. Cuenta con más de tres mil telas a disposición de sus clientes y ha vestido a personajes como el duque de Windsor, John F. Kennedy y Gary Cooper. Es reconocida, sobre todo, por sus corbatas de seda. La seda que llega a la tienda es hilada en talleres de Francia, Italia e Inglaterra. Ahí se somete a un proceso especial que le da lustre, fluidez y elasticidad.

Charvet ofrece más de 4.000 modelos nuevos en sus colecciones cada temporada. El precio de sus corbatas está alrededor de los 150 euros.

Todas las prendas de Charvet se hacen a mano. Para las corbatas regulares se asignan hasta cuatro sastres, pero las corbatas a la medida son hechas por un sólo sastre que pone en ellas toda la atención al detalle. “Nuestras corbatas son especiales porque diseñamos los patrones de tal manera que cambien según se mueve la corbata, jugando con la luz”, dice Colban. La tienda, famosa por sus corbatas de siete pliegos –una compleja técnica que crea una corbata suave y elegante, totalmente de seda–, ahora sólo las vende cuando son a la medida. Aunque la seda es el material preferido de sus sastres, también se hacen corbatas combinándola con materiales como lana, lino, alpaca e hilos de oro y plata. Así, algo crudo y natural como la seda se convierte en una obra de arte, que espera por usted en una de las mejores tiendas de París.

Los productos de Charvet pueden conseguirse también en algunos países de Europa, en Japón y en los Estados Unidos.

- Sígalo en @ElPrincipote en Twitter

Links relacionados:

- Los trajes a la medida de Ermenegildo Zegna

- ¿Cómo vestirse para salir en la noche?

- El saco cruzado: un traje que hará temblar a su jefe

 

Publicidad

Publicidad