158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿Cómo matar los mosquitos?

 - Autor: 

La tarea no es tan simple y requiere de técnicas que van más allá de doblar un periódico para aniquilarlos contra la pared. Usted puede ser uno de estos 6 tipos de hombre a la hora de cazar. ¿O no?

¿Alguna vez ha oído eso de que las tres de la mañana es la hora del demonio y de que a veces se aparece en el cuarto de las personas? Es cierto. Pero no es precisamente la bestia que se está imaginando. De hecho, no tiene cuernos ni debe exorcizarlos. Es un animal pequeño, muy pequeño, mide alrededor de 15 milímetros, tiene cuerpo delgado, patas largas y es muy ruidoso: el mosco.

La mala noticia es que no ataca sólo a las tres de la mañana, ni es estrictamente nocturno. No le importa la hora. En cualquier momento llega a su habitación, y al mejor estilo del conde Drácula, le empiezan a chupar la sangre hasta quedar como aliens barrigones. Las abuelas dicen que esos moscos “están llenos” y no es muy recomendable aplastarlos porque van a salpicar toda la pared de sangre. Así, por ejemplo, lo haría Tarantino. Y sólo se ve bien en las películas de Tarantino.

Ante la desesperación de ese molesto zumbido que emiten, hay que reaccionar. Y todos reaccionamos de maneras diferentes. ¿Cómo lo hace usted?

El holgazán: solo se limita a ponerse la sábana en la oreja y espera a que el mosco se vaya. Ridículamente, al cabo de 10 minutos se da la vuelta y el bicho está ahí está de nuevo. Y si está de malas y el mosquito es hembra, usted puede correr el riesgo de que 300 huevos se alojen en su oreja. Suena poco llamativo, ¿cierto?

El ninja: se esconde debajo de las sábanas y deja al descubierto sus ojos, como un ninja, para sacar sus manos y aplaudir en cuestión de microsegundos. Lo importante es que el mosco quede aprisionado entre sus manos. De lo contrario no hizo nada. Genio.

El tenista: echa mano del primer objeto que se le cruce para bracear en el aire y ahuyentarlos. Tal vez es el método más mediocre por la poca efectividad que tiene, porque no los mata pero sí los alborota y no se van a querer ir de su lado.

El alquimista: recurre a menjurjes caseros para untarse en la piel y alejar a los mosquitos.

El nerd: busca mecanismos alternativos a los impuestos para obtener resultados favorables por sus propios méritos. Por ejemplo, como sabe que los mosquitos tienen un gran olfato, y que generalmente viven fascinados por todo olor en descomposición, toman un envase con vinagre, le abre huecos y espera a que los zancudos lleguen al frasco. Luego de un rato mueren desmayados.

El cobarde. De qué los hay, los hay. Y se comportan casi como las mujeres que brincan en puntas de pie cuando ven una cucaracha. La diferencia es que a los hombres se nos ve terrible. Ante la mínima amenaza de un mosquito, brincan de la cama, prefieren irse a dormir a otro cuarto –y acompañados– o piden ayuda para matarlos.

El Autan, el Raid, los líquidos eléctricos que se enchufan durante la noche, o el Baygon pueden ser algunos de nuestros mejores aliados en la guerra contra los moscos.

Publicidad

Publicidad