158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿Cómo sobrevivir al peor guayabo?

 - Autor: 

La sabiduría popular dice que una cerveza fría o un Bloody Mary son fantásticos para un guayabo.

Falso. La mayor parte del contenido de ambas bebidas es agua y el tomate es un buen rehidratante, pero o busque excusas idiotas para seguir emborrachándose. Tome agua, o un jugo de tomate.
Un caso en el que la sabiduría popular sí funciona es con la comida. Lo mejor es un buen caldo de pollo o de costilla, un sancocho, un ajiaco o una sopa similar. Ahí hay suficiente líquido, sales y proteínas para reactivar su cuerpo. No son muy distintos de un suero.

Y a propósito, si tiene suero oral, puede tomarse uno. Un guayabo no es más que un caso severo de deshidratación y ahí es donde entra a ayudar el suero. Tome una aspirina. El ibuprofeno puede ayudarle, pero puede ser un poco fuerte para su estómago. No consuma paracetamol porque, al igual que muchos fármacos, puede resultar dañino con el alcohol.

Pastillas contra el guayabo. Este es el santo grial y no hay estudios definitivos al respecto. La de mejor reputación es la RU-21, que no debe tomar al día siguiente, sino simultáneamente con los tragos. Una pastilla cada dos tragos, o dos con el primero y dos tras el último deben ser suficientes. Se supone que ayudan a procesar el alcohol con más facilidad.

Nada de bebidas energizantes. Le aportan mucho azúcar y su hígado necesita que lo traten con suavidad y no que lo pongan a procesar una bomba de dulce. Si la resaca es tan fuerte que tuvo alguna laguna mental o no recuerda cómo llegó a su casa, revise su billetera (si es que aún la tiene) y el historial de llamadas y mensajes de texto de su celular.

Esto no le evitará el guayabo, pero sabrá a ciencia cierta a quién llamó. Cuando esté mejor, llame a esa persona y pregúntele si usted hizo el ridículo. Si es el caso, discúlpese. Si no aceptan sus disculpas, tranquilo, el guayabo físico y el guayabo moral son dos cosas que sí cura el tiempo. 

Publicidad

Publicidad