158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Siete campeonatos de Moto GP y una cantidad de maniobras memorable hacen de Valentino Rossi una verdadera leyenda.

No se puede concebir el campeonato de Moto GP –la máxima categoría del motociclismo– sin Valentino Rossi, el italiano de patillas amplias y personalidad bulliciosa que ha estado dominando las pistas desde el 2001. En esa temporada obtuvo su primer título mundial y se lo arrebató al gigantesco Max Biaggi en un enfrentamiento lleno de adrenalina: en la vuelta final del Gran Premio de Australia, Rossi se adelantó faltando solo unas cuantas curvas para la meta y superó a su compatriota por solo 0,013 segundos en una de las carreras más reñidas de toda la historia.  Desde entonces ganó cinco títulos consecutivos –tres con Honda, luego dos con Yamaha en sus momentos más difíciles– y dos más, también con Yamaha, en el 2008 y el 2009.

Se sabía que la vida de Rossi iba a estar marcada por los motores y la gasolina. Nació en Urbino, un pequeño pueblo medieval sobre el Adriático. Su padre era un antiguo corredor de motocicletas y por eso apenas Valentino cumplió cinco años empezó a correr en karts con pequeños motores de 100 c. c. El sueño de ese niño era competir en la liga de autos italiana y eventualmente llegar a la Fórmula 1, pero el alto precio de los karts, que su padre no podía pagar, lo llevó a las minimotos. “¿Por qué es tan bueno?”, le preguntaron a su mecánico, Alex Briggs, en una entrevista con Motor Sport. “Sospecho que es como comprar una computadora”, respondió. “Algunas son más rápidas, otras tienen una CPU más grande, otras tienen más capacidad de memoria. Valentino no es solo el equivalente a la computadora más rápida que puedes comprar, ¡también se actualiza continuamente!”.

Con 40 años, Rossi sigue siendo una leyenda y cada vez que se sube a una moto de alto cilindraje alimenta grandes rivalidades, como la que le despierta el piloto Marc Márquez: “¡Destruyó nuestro deporte!”, le gritó a la prensa cuando el español lo hizo chocar en el Gran Premio de Argentina del 2018. Es cierto: su rivalidad es cosa de leyenda y más desde que Márquez consiguió su quinto título el año pasado. Pero Rossi también tuvo rivalidades inmensas con Max Biaggi, con Casey Stoner y con muchos otros corredores que se atrevieron a retarlo en la pista y que después se bajaron de sus motos. Rossi, en cambio, sigue ahí. Y por eso él y sus nueve títulos son el rostro absoluto del MotoGP.

Publicidad

Publicidad