158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Simón Borrero, el fundador de Rappi

 - Autor: 

Simón Borrero es una fábrica de ideas. Creador y tecnófilo, este caleño es la cara de la innovación en Colombia.

Para entrar en el radar de Silicon Valley hay que hacer todo al revés. Hay que quebrar, hay que ser autodidacta, hay que ser joven y, sobre todo, hay que aburrirse. Esto es, más o menos, lo que hizo Simón Borrero para inventarse Rappi, una aplicación que se ve tan sencilla, tan obvia, que hace pensar: “¡por qué no la hice yo!”.

Antes de salir de la universidad, Borrero había quebrado tres veces: “Estaba metido en el e-commerce y había montado un par de páginas de internet, pero esa parte siempre fue una experiencia traumática”. Cansado de los consejos de los profesores para que fuera con más calma, se matriculó en un curso para aprender a hacer páginas de internet. Aprendió, pagó el curso y contrató al profesor para montar su cuarta empresa con los últimos 700.000 pesos que le quedaban.

En el 2010 Apple lanzó iBooks y Borrero con sus socios Felipe Villamarín y Sebastián Mejía hicieron clic: “Viendo esa estantería de libros pensamos que lo mejor era replicar esa experiencia, pero para hacer mercado. Crear la sensación de estar allí y poner los productos en una canasta, todo sin moverse de la casa”. Al año la sacó del estadio. Wal-Mart México, El Corte Inglés y la cadena más grande de supermercados de la India, Reliance, compraron la aplicación. De ahí a Silicon Valley y a concursos de startups donde convenció a Andreessen Horrowitz –el primero en apostar por Facebook y AirBnB– de invertir en Rappi. En los últimos dos años Rappi logró expandirse a ocho países de América Latina y a finales de 2018 logró una valorización de más de mil millones de dólares. Ahora, con todo este éxito –y la plata que ha llegado– su reto es convertir a Rappi en el centro comercial virtual más grande de América, uno donde se encuentre absolutamente todo lo que se imagine. Lo importante es nunca aburrirse.

Publicidad

Publicidad