158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

EL VERDADERO NICKY JAM

 - Autor: 

Su historia y la del reguetón son una sola. Y eso lo deja claro en su nuevo disco, Íntimo.

Es un tipo de pocas palabras. Acaba de terminar una gira que lo tuvo cuatro semanas en escenarios de varios países de Europa y ahora está en Miami, pasando un par de días en su casa antes de volver a partir hacia España. Quiere descansar y, claro, se lo merece: si el 2018 fue el año que marcó su regreso a la escena musical internacional, el 2019 fue la consolidación de su carrera. En los últimos meses hizo colaboraciones con Alejandro Sanz, Ozuna, Luis Fonsi y Anuel AA, trabajó en su nuevo disco, Íntimo, y vio cómo su sencillo “Whine Up” hacía explotar los contadores de Youtube al lograr más de 30 millones de visitas en solo 15 días. Incluso, llevó su participación como actor a un nuevo nivel –el año pasado había actuado en su propia serie, El ganador– con Will Smith en Bad Boys for Life.

Aunque nació en Estados Unidos y se crio en Puerto Rico, donde vivió en carne propia los orígenes del reguetón, la vida de Nick Rivera Caminero también ha estado muy ligada a Colombia. Llegó a Medellín en el 2007, justo cuando la capital antioqueña estaba empezando a proyectarse como uno de los nuevos epicentros del género. El público colombiano, pendiente siempre de la música urbana, lo recordaba por sus colaboraciones con Daddy Yankee y por singles que todavía suenan como clásicos: “Yo no soy tu marido”, “Me voy pal party”, “Fiel a tu piel” y “La combi completa”, entre otros. Pero esta vez, su misión era volver a empezar de cero para construir una carrera que le permitiera conquistar mercados por todo el mundo: hizo eventos en bares y en discotecas y en el 2012 –después de que el video de bajo presupuesto “Curiosidad” lograra más de 15 millones de reproducciones en Youtube–
armó un portafolio que incluía varias canciones con todo el potencial para convertirse en grandes hits: “Piensas en mí”, “Juegos prohibidos”, “Voy a beber” y, sobre todo, “Travesuras”.

“En ese momento, nosotros estábamos buscando artistas del género urbano que se proyectaran internacionalmente”, dice Álvaro Picón, gerente de Codiscos. “Juan Diego Medina, que aún sigue siendo su mánager, fue un día a mi oficina y me dijo: ‘Álvaro, tengo un artista que te puede interesar’, y cuando me dio el nombre le dije: ‘Dile que venga’. Nicky llegó al día siguiente: él es un tipo muy humilde, recuerdo que me dijo que él quería firmar con nosotros de una vez: ni siquiera se llevó el contrato para revisarlo, lo firmó el mismo día y así empezamos a trabajar para hacer mercadeo, difusión y poner a sonar un sencillo nuevo cada tres meses”.

La producción de Nicky y el trabajo de Codiscos fueron tan intensos que, para el 2013, “Travesuras” alcanzó el cuarto puesto de la lista “Hot Latin Songs” de Billboard y sonó en emisoras de todo el mundo. “A mí me llamaban de Alemania, de Grecia, de España y de Chile, de todas partes, para que les licenciara la distribución”, recuerda Picón. “Fue disco de diamante en España y ganó doble de platino acá en Colombia. Ya después, el artista se creció tanto que tuvimos que dejarlo ir, pero él fue muy importante para la historia de Codiscos porque pudimos crecer junto con él”.
Hoy, los singles de Nicky Jam siguen prendiendo las fiestas y sus nuevas canciones suenan a la par de sus clásicos, que la gente se sabe de memoria. La evolución de su discografía es un reflejo de la evolución del reguetón y su nuevo álbum, Íntimo, es un reflejo de eso: canciones como “Sin filtro” le hablan al oído a toda una generación que creció enfocada en las redes sociales y sus colaboraciones como “Whine Up”, con Anuel AA; “Perdóname”, con Darell; “Te robaré”, con Ozuna, y “X”, con J Balvin, son propuestas que buscan incluir nuevos sonidos en el reguetón. No es algo fácil de hacer. Por eso, en diciembre, volverá de vacaciones a Medellín, la ciudad que lo vio renacer, y allí recibirá, de mano de Codiscos, un doble disco de platino por las ventas de su nuevo álbum.

Usted es el responsable de decenas de canciones que son capaces de prender una fiesta. ¿Cuál es la clave para que la gente baile una canción?
Es todo un conjunto de cosas. Lo más importante es el ritmo, pero la letra de la canción también: si el público no la siente, no la va a bailar.

Escuchar sus canciones, desde “La combi completa” hasta las propuestas de Íntimo, es escuchar la historia del reguetón, con todas sus transformaciones. ¿Cómo se innova en un género como este?
Es como todo en la vida. La música evoluciona, los géneros cambian, las letras cambian y uno tiene que seguir el curso para no quedarse atrás. Pero lo más importante en todo ese camino es no perder la identidad.

En Íntimo, su nuevo disco, hay colaboraciones con artistas de la talla de J Balvin y Anuel AA. ¿Con quién le gustaría trabajar en el futuro?
Tengo muchos y ya hay varios proyectos planeados, pero para mí un sueño verdadero sería colaborar con el maestro Juan Luis Guerra.

“Whine Up”, el primer sencillo de Íntimo, fue grabado en Puerto Rico, en el lugar donde usted creció. ¿Hace cuánto no trabajaba allí?
Yo trabajo en donde esté. Tengo un estudio en San Juan para que pueda grabar si estoy por allá y me sale una buena idea. Con el caso de “Whine Up” fue así: me enviaron una referencia que me gustó mucho y simplemente me fui y la grabé.

Su nuevo disco también está producido por Saga WhiteBlack, con quien trabaja desde el 2007, cuando llegó a Medellín, hace más de diez años.
Sí, Saga y yo somos amigos. Me siento muy conectado a él, y más que una relación de trabajo, siento que es una hermandad.

El año pasado grabó su serie El ganador, pero después trabajó en Bad Boys. ¿Piensa seguir actuando?
Me gusta mucho la actuación y he vivido de cerca lo que es hacer cine y hacer series. Claro que pienso seguir actuando, pero mi pasión es la música.

Está viviendo en Miami, pero, ¿volvería a vivir en Medellín?
Es cierto, vivo en Miami, pero también tengo mi casa en Medellín y siempre la voy a tener. Medellín es mi ciudad. Y sí, también es mi casa.

¿Cuándo lo veremos en Colombia? ¿Qué es lo que más extraña de este país?
Estamos planeando hacer conciertos en Colombia el próximo año, en 2020. Lo que más extraño es la gente porque el cariño que me han dado no lo he recibido en ningún otro lado.

REVISTA DONJUAN
EDICIÓN 153 - NOVIEMBRE 2019

 

Publicidad

Publicidad