158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Los 21 personajes que definirán el 2019

 - Autor: 

Son políticos, filántropos y directores de compañías. Estos 21 nombres son los que definirán el pulso político, económico e ideológico del planeta el próximo año.

Son políticos, filántropos y directores de compañías que mueven miles de millones de dólares anualmente. Cada uno tiene un objetivo diferente: salvar a un país de la quiebra, ganar unas elecciones parlamentarias, curar una enfermedad incurable o cambiar el mundo con unas líneas de software. Estos 21 nombres son los que definirán el pulso político, económico e ideológico del planeta el próximo año.

 

01. DONALD TRUMP
72 años // Presidente de Estados Unidos

A Donald Trump le gusta ser protagonista. Antes de ser presidente, le gustaba ser el magnate que dirigía un reality show, que tenía en su poder el concurso de Miss Universo y que se distinguía en cualquier escenario por su bronceado saturado y su pelo amarillo. También le gustaba que la gente lo coreara cuando gritaba, ya en campaña a la presidencia, su frase de batalla: “Make America Great Again”.

Si algo lo distingue, es que no tiene miedo ni pudor: ha iniciado fuertes batallas legales para deportar inmigrantes que antes estaban protegidos; por primera vez en años militarizó su frontera con México para dejar claro el mensaje de que la caravana de migrantes que proviene de El Salvador no va a entrar a Estados Unidos; se retiró de un tratado nuclear con Rusia que obligaba a ambos países a no construir armas nucleares de largo alcance, inicia enfrentamientos verbales con periodistas que lo contradicen; ha dicho públicamente que no cree en el calentamiento global ni en las pruebas científicas que lo demuestran, y se retiró del Tratado de París para la protección del medioambiente.

Y aunque su partido, el Republicano, perdió el control del Congreso –un obstáculo gigantesco para la segunda mitad de su gobierno– Trump tiene un humor particular y hace que sus críticos miren hacia otro lado. Por eso, cuando encontró una fotografía llena de humo negro en las recientes protestas en Francia, tuiteó con ironía: “Parece que el Acuerdo de París no está funcionando muy bien en París”.

 

02. MOHAMED BIN SALMAN
33 años // Príncipe heredero de Arabia Saudí

Hace un par de meses, el gobierno de Turquía informó que Jamal Khashoggi, un periodista saudita exiliado en ese país, había sido detenido, torturado, decapitado y desmembrado en las instalaciones del consulado de Arabia Saudí en Estambul. Mohammed Bin Salman, el príncipe heredero, guardó silencio; incluso cuando la CIA y los servicios de inteligencia británica aseguraron que la orden había sido dada directamente por él.

MBS –como lo llaman en clave– se ve a sí mismo como el reformista que va a poner a Arabia Saudí en el siglo XXI: convenció a su padre de firmar el decreto que les permite conducir a las mujeres y limitó la autoridad de la policía religiosa. Pagó 450,3 millones de dólares por el Salvator Mundi de Leonardo da Vinci –la mayor suma pagada por una obra de arte en toda la historia– y actúa con una visión a la que su país no está acostumbrado, pues tomó la decisión de privatizar empresas y diversificar la economía más allá del petróleo.

Sin embargo, cuando Amnistía Internacional le ha llamado la atención sobre eventos como el uso de armas prohibidas en la guerra en Yemen o la detención arbitraria de cientos de disidentes –entre los que hay primos suyos, miembros de la familia real–, el mundo entero prefiere mirar hacia otro lado. ¿Por qué? Nadie lo explica mejor que Donald Trump: “Si quieren ver los precios del petróleo subir a 150 dólares el barril, todo lo que tienen que hacer es romper nuestra relación con Arabia Saudí”.

 

Ingrese pie de foto

03. JACK MA
54 años // Presidente de Alibaba

Jack Ma, vestido con una chaqueta de cuero con taches, una gigantesca cresta punk falsa, gafas oscuras y pintalabios negro, irrumpe en el escenario de un estadio lleno con 16.000 empleados de Ali Baba para cantar una de las canciones del Rey León. Era septiembre de 2009 y Ma estaba celebrando los 10 años de Alibaba.

Para esa época, Alibaba ya era una plataforma que estaba sirviendo como base para el crecimiento acelerado de toda la economía de su país. Hoy, según The Economist, un millón de microempresas dependen de Alibaba para vender sus productos y 55 millones de paquetes se entregan cada día gracias a sus servicios (Amazon, en cambio, entrega la mitad). El siguiente paso, según Ma, es impulsar la economía y los pequeños negocios de otros países. Por eso se reunió con Trump a principios del 2018 y le dijo que, con las leyes adecuadas, podía ayudar a crear un millón de empleos en Estados Unidos. Y aunque la reciente guerra de aranceles entre Estados Unidos y China deja ver un terreno difícil, él sabe que su empresa es la llave para que el mundo entero entre al mercado chino.

Ma, sin embargo, decidió dar un paso al costado: renunciará el 10 de septiembre del 2019 –el día en que la compañía cumple 20 años y él cumple 55– y aunque permanecerá un par de años más en la junta directiva, espera dedicarse a lo que todos los hombres, según él, deben hacer antes de los 60 años: enseñarles a otros su sabiduría. Después, simplemente, es tiempo para los nietos.

 

04. ÁNGELA MERKEL
64 años // Canciller de Alemania

“We will manage it”. Ese fue el mantra de la canciller de Alemania en el 2015, cuando decidió abrir las fronteras a la oleada de migrantes sirios y convirtió a Alemania en el principal centro de refugiados de Europa.

No es fácil ser Ángela Merkel, especialmente porque tiende a ser la persona que hace lo correcto. Continúa apoyando a los migrantes pese a las protestas de su propio pueblo y es, sin duda, la piedra angular de la Unión Europea. Sin embargo, hacer lo correcto no necesariamente lleva a la estabilidad: este año anunció, sin una pizca de emoción, que no se presentaría a un nuevo periodo de gobierno en el 2021. Es una movida que busca retomar la confianza del pueblo alemán en su partido (CDU, Unión Demócrata Cristiana) y evitar que los nacientes movimientos de ultraderecha –especialmente el partido AFD, el mismo que la abucheó en el Bundestag cuando defendía sus políticas de inmigración– alcancen el poder.

Serán dos años pesados para la canciller. Después de su retiro espera dedicarse a la jardinería, cultivar papas y probar recetas caseras. Pero antes tendrá que unificar un gobierno dividido, enfrentarse al impacto del brexit y gestionar una política migratoria efectiva.

 

05. NARENDRA MODI
68 años // Primer Ministro de la India

A Narendra Modi lo molesta que siempre que hablan de los héroes modernos de la India aparecen los nombres de Ghandi y Nehru, los dos hombres que representan la unión nacional de su país, en vez del de Vallabhbhai Patel, el único de los tres padres fundadores que defendía una nación basada en la religión y los valores hinduistas, así una buena parte de la población fuera musulmana.

Como admirador de Patel, Modi quiere que todo el mundo valore la grandeza de la India y la de la cultura hinduista. Por eso, el 2 de noviembre inauguró orgulloso la estatua más grande del mundo: una mole de 182 metros de altura –14 menos que la torre Colpatria– con la figura de Patel. Por eso reunió a 5.000 argentinos para que meditaran con él durante la cumbre del G20 y les dijo que aunque llevaba 24 horas viajando, se sentía como en casa. Por eso es vegetariano estricto. Y por eso, además, se opone totalmente a las inversiones chinas en países estratégicos para la India, como Sri Lanka y Pakistán.

En otras palabras, Modi es el nacionalismo hindú hecho presidente. Y no sería extraño que Trump busque en él y en su partido –nacionalista y conservador– un aliado para fortalecerse frente a China.

 

06. Michael Froman
56 años // Director de Disney

Michael Froman puede convertirse en la peor pesadilla de Netflix.

No es extraño que su nombramiento como un nuevo miembro en la junta de directores de Disney coincida con el anuncio del lanzamiento, en 2019, de Disney Play –una nueva plataforma de contenidos en streaming–, con la compra de 20th Century Fox por 71.300 millones de dólares y con lo que puede ser la estrategia más agresiva de expansión global de una compañía importante en el negocio del entretenimiento. Bob Iger, el CEO de Disney, necesitaba la visión de una persona como Froman: un firme creyente de que la globalización, simplemente, no se puede detener; que los buenos resultados se logran con inversiones agresivas y de que el poder está en saber negociar. Por eso fue uno de los secretarios de gobierno más exitosos de Barack Obama, especialmente frente a tratados de comercio que fortalecieron las relaciones entre Estados Unidos y China.

Ahora, su poder de negociación está en los contenidos: no solo las películas de Disney y Pixar, sino también todas las de Century Fox y marcas tan fuertes como ESPN y Fox Sports, un poder lo suficientemente amplio como para conquistar el ajedrez del streaming con un par de movimientos correctos.

 

07. JAIR BOLSONARO
63 años // Presidente electo de Brasil

Cuando le preguntaron sobre los dineros que el gobierno de Brasil les da a las ONG para proteger las selvas tropicales, Jair Bolsonaro tomó el micrófono, miró fijamente al periodista y le dijo: “Esa fiesta se va a acabar”.
Bolsonaro no tiene miedo de ser políticamente incorrecto. En su plan de gobierno no existe la palabra “conservación” y sus planes les dan miedo a los ambientalistas: si no fusiona el los ministerios de Medio Ambiente y Agricultura, el primero quedaría bajo las órdenes del segundo; prometió facilitar los trámites de las licencias ambientales para las grandes empresas que quieren explotar el Amazonas y está amenazando con retirarse de los acuerdos de París.

Este capitán retirado del Ejército brasileño sabe cómo causar impacto: a los pocos días de ser apuñalado en un evento público, ya estaba otra vez en la calle sonriendo para las cámaras. Su retórica homofóbica y machista hizo que en todo el mundo se fortaleciera el hashtag #EleNao (él no, en portugués) y su posición frente al control de armas no tiene precedentes en América Latina: “Si fuera por mí”, dijo Bolsonaro sosteniendo un rifle imaginario, “cada ciudadano tendría un arma en su casa [para defender la propiedad] y no tendríamos ni un centímetro designado a esas reservas”.

Sin embargo, en medio de la preocupación de todo el mundo para reducir el cambio climático, su desdén hacia la Amazonía es de los temas que más preocupan. Y aunque el biólogo Ismael Nobre, miembro del equipo de transición de gobierno en materia ambiental, le dijo a BBC que algunos de los funcionarios del gobierno se muestran optimistas con proyectos que harían de la jungla áreas rentables, pero conservadas, la constantemente deforestación de la Amazonía ocurre sobre todo para abrirles lugar al ganado y a cultivos de soya: son esos los sectores económicos que hacen lobby en Brasilia.

 

08. BILL GATES
63 años // Director de la Fundación Bill & Melinda Gates

“Es raro tener un trabajo en el que puedes tener un gran impacto y divertirte mucho”, escribió Bill Gates en su blog personal. “Yo lo tenía con Microsoft y lo tengo con la fundación”. Personalidades como Jimmy Carter y Richard Branson han dedicado buena parte de su tiempo a la filantropía, pero ninguno ha sido tan comprometido como el fundador de Microsoft –y la segunda persona más rica del planeta, detrás de Jeff Bezos, de Amazon–.

La Fundación Bill & Melinda Gates, que él y su esposa crearon en el primer año del milenio, es la ONG caritativa más rica del mundo: está avaluada en 34.000 millones de dólares. Solo el año pasado, Gates le dio más de 4.000 millones de dólares en acciones –apenas una parte de sus activos en Microsoft– a la fundación. Y desde su creación, la organización ha invertido en causas que van desde combatir enfermedades como malaria y tuberculosis hasta impulsar leyes para aminorar el calentamiento global, desarrollar nuevas tecnologías de energía verde y promover el desarrollo agrónomo de países del África subsahariana y mucho más. “No hacemos esto porque pensemos en cómo vamos a ser recordados [Melinda y yo]”, escribió Gates. “Estaríamos encantados si, algún día, enfermedades como la polio y la malaria son un recuerdo distante”.

 

09. JEFF BEZOS
54 años // Director Ejecutivo de Amazon

Al hombre más rico del planeta le gusta dormir. Mientras la mayoría de los CEO en el mundo dicen que solo duermen cuatro horas diarias, Jeff Bezos –que con una fortuna de 112.000 millones de dólares desbancó recientemente a Bill Gates del primer puesto de la lista Forbes– cree que su rutina debe incluir mínimo ocho horas de sueño. Por eso, cuando empezaba su carrera y trabajaba en Wall Street mantenía un sleeping bag en el trabajo para tener siestas de calidad.

Tal vez esa sea la clave de sus ideas, que a veces son inesperadas. Este año, por ejemplo, anunció la creación de tiendas físicas donde los compradores no tienen que pasar por las cajas, sino que a través de una aplicación pagan sus productos y se los llevan a la casa. Nadie se esperaba que el futuro del e-commerce fuera este, pero sin duda sustituir cajeros por apps es una apuesta interesante.

Solo queda por ver cuáles van a ser sus chispas de creatividad para sus otros negocios: el Washington Post, la búsqueda en el océano de piezas de cohetes que son desechadas para impulsarse hacia el espacio, y la empresa Blue Origin, que está investigando para crear naves capaces de llevar a varias personas –como lo hacen hoy los aviones– a otros planetas.

 

10. MARILLYN HEWSON
64 años // CEO de Lockheed Martin

“Déjenme decirles, Marillyn Lockheed es una mujer dura”, dijo Trump en marzo del 2018, después de negociar por horas el precio de los nuevos F-35 que Lockheed Martin debía entregarle a Estados Unidos durante el año en una rueda de prensa que estaba siendo televisada a nivel nacional. A la CEO de la mayor compañía en la industria de la defensa no le importó que el presidente olvidara su apellido: ella sabía que a pesar de darles un descuento a los contribuyentes, había conseguido un buen precio.

Al fin y al cabo, eran aviones indetectables. Y eso lo había entendido Trump.

Marillyn Hewson está por encima de la política. Sabe negociar con presidentes y senadores de cualquier partido: año tras año, la empresa que dirige desde el 2013 –Lockheed Martin– se ha llevado la mejor parte de los contratos de defensa de la potencia norteamericana. Durante el 2019 tendrá que cumplir además con la entrega de 77 aviones F-35 para la Fuerza Aérea de Estados Unidos –aparte de los que tienen encargados Italia, Israel, Australia y Japón, entre otros países– y encima administrar su tajada de los 100.000 millones de dólares que el Congreso aprobó para la investigación y el desarrollo militar, que incluye lanzaderas de misiles múltiples y sistemas para reducir el impacto sonoro de aviones que superan la barrera del sonido.

Pero todo podría cambiar para ella: es una de las principales candidatas para ser este año la embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, un puesto que hasta el momento de cierre de este artículo no había aceptado de manera formal.

Al fin y al cabo, se trata de negociar. Algo que ella sabe hacer extremadamente bien.

 

11. THERESA MAY
62 años // Primera Ministra del Reino Unido

En la tarde del 13 de noviembre, los ministros británicos entraron, uno por uno, en el número 10 de Downing Street, donde se encuentra la residencia de la primera ministra de Reino Unido. Adentro les dieron el primer borrador completo para llevar a cabo el brexit. A la mañana del día siguiente, sin embargo, dos de los ministros del gabinete renunciaron en protesta –entre ellos el mismo secretario de brexit, Dominic Raab–, la libra esterlina se desplomó 1,7 % en relación con el dólar y la oposición tuvo un festín en el parlamento cuando se dedicó a despedazar cada detalle de la propuesta.

Theresa May no solo se juega el destino de Inglaterra con este tratado, sino toda su carrera política. No en vano, ha dicho que admira a Margaret Thatcher, la única otra primera ministra del Reino: como ella, May ha buscado conservar el temple, no ceder ni un milímetro en su plan y mantenerse inmune a los ataques del parlamento y de la prensa. “Es el mejor trato posible, el único trato posible”, dice siempre con el tono de una dama de hierro. Una voz que solo cambia cuando habla en entrevistas informales de lo único que extraña en medio de las tormentas políticas: no poderse sentar a ojear recetas en uno de los 150 libros de cocina que guarda en su casa.

 

12. BRIAN CHESKY
37 años // Fundador y CEO de Airbnb

El día en que Brian Chesky le dio a Fortune una entrevista completa, fue él quien terminó haciéndole preguntas a la periodista: qué le habían dicho los otros CEO que estaba entrevistando, cuáles eran sus gustos, a dónde le gustaría viajar. De hecho, parece que siempre él intenta aprender algo de las personas con las que charla. Lo hizo de sus jefes: con Cheryl Sandberg, en Facebook, aprendió a ser proactivo; con Jony Ive, de Apple, a mantener el foco, y con Bob Iger, de Disney, a estar cool y relajado.

Él es el creador de la plataforma más disruptiva de todas las que forman parte de la llamada “economía compartida”: Airbnb cambió las dinámicas del mercado inmobiliario en ciudades turísticas como Madrid, Ámsterdam, Lisboa y Barcelona; obligó a centenares de habitantes de barrios tradicionales a mudarse a las periferias y atrajo a inversionistas, que compraban pisos a precios irrisorios y valorizaban las propiedades a precios que estaban al borde de una burbuja inmobiliaria.

Ciudades como Nueva York y Ámsterdam tomaron medidas para protegerse de la especulación, y Chesky –que dice aprender de sus movimientos– se dio cuenta de que la decisión de incluir o rechazar propiedades en sus listas era un asunto político. Fue lo que sucedió hace unos meses, cuando la compañía removió las propiedades israelíes en Cisjordania. “Queremos balancear las necesidades de la sociedad con las necesidades de nuestros negocios”, dijo en Code 2018, “porque nosotros, las compañías del siglo XXI, tenemos que empezar a considerar nuestro impacto en la sociedad”.

 

13. FRANCESCO STARACE
63 años // CEO de Enel

Francesco Starace sabe que los cambios absolutos son posibles.

Él, por ejemplo, era un tipo que llevaba años sin subirse a una bicicleta. Sin embargo, cuando compró una casa en una playa cerca de Roma, se dio cuenta de que necesitaba una: la usó un par de veces para ir al pueblo y volver –lo cansaba caminar la cuesta de la colina en la que estaba su casa, por eso la había comprado–, pero antes de que se diera cuenta, ya era una obsesión: ahora, lleva cinco años seguidos corriendo en la Maratón de las Dolomitas, una carrera en la que compiten 9.000 aficionados en un circuito de 136 kilómetros que incluyen siete pasos de montaña.
“Cada vez que vas en bicicleta te vuelves diferente, mejor”.

Para él solo se necesita una chispa para cambiarlo todo: en el 2008 tuvo la idea de crear una subsidiaria de Enel –la empresa donde trabajaba– que estuviera enfocada en energías renovables, y después de estar frente a ella durante seis años, tomó las riendas de todo el grupo Enel para consolidarlo como el líder absoluto en energías renovables.
En la última reunión estratégica anunció una inversión de 10.600 millones de euros para el desarrollo de nuevas plantas solares, eólicas, termales y de biomasa. Un ejemplo es la de Villanueva, en medio de un desierto a 300 kilómetros de Monterrey, en México: más de 2.700 hectáreas con 2,5 millones de paneles fotovoltaicos que empezaron a funcionar en noviembre. El secreto, diría Starace, es dejarse llevar.

 

14. MARK ZUCKERBERG
34 años // Fundador y CEO de Facebook

Mark Zuckerberg es bueno cumpliendo metas. A principios de año, publicó en su perfil una promesa: correría 365 millas durante todo el año.

No tardó en comenzar a compartir sus avances: unos días después publicó una fotografía en la que aparecía trotando en un parque natural de California; luego, en marzo, publicó otra, con tenis y pantaloneta, en la plaza de Tiananmen, en Beijing. Y a finales de julio, en otro de sus posts, anunció que había cumplido su promesa.

Sin embargo, hay otros retos que han sido más difíciles de cumplir: en abril, durante la audiencia que el Congreso le hizo por la filtración de información a Cambridge Analytica, Zuckerberg, vestido con un traje azul marino en el que se veía incómodo, como un adolescente que extraña sus jeans, ofreció disculpas por haberles fallado a más de ochenta millones de personas, que esperaban privacidad en un medio donde no la tenían. Solo hasta ahora él, su compañía y los usuarios de redes sociales empiezan a entender el poder que tiene la información personal, un valioso activo cuando se trata de hacer análisis de mercados o de influir en decisiones democráticas.

Pero para la mayoría de personas, las disculpas de Zuckerberg parecen sinceras, tanto que el día de la audiencia en el Congreso, las acciones de la compañía crecieron un 4,5 %, una cifra que le permite, al fin y al cabo, seguir saliendo a correr tranquilo.

 

15. GIANNI INFANTINO
48 años // Presidente de la Fifa

Los 6.100 millones de dólares que recibió la Fifa por los derechos de televisión, la publicidad y los royalties de videojuegos relacionados con Rusia 2018, palidecen frente al verdadero poder del fútbol: un mundial tiene la capacidad de dinamizar la economía de una nación y puede llegar a tener la importancia de un foro económico mundial, pues es el único escenario donde el presidente de Rusia y el heredero al trono de Arabia Saudita pueden sentarse tranquilamente a jugar piedra, papel y tijera.

Y detrás de ellos, como juez neutral, estaba Gianni Infantino.

Cuando tenía diez años, el futuro presidente de la Fifa ya sabía cuál iba a ser su camino. “Quiero ser un futbolista, pero como no tengo el talento suficiente para eso, voy a ser un dirigente deportivo”, escribió en un ensayo de colegio que rescató el periódico alemán Rhone Zeitung. Al final, cumplió su sueño y a veces baja a la cancha a hacer 21 con jugadores como Figo y Paolo Maldini durante partidos de beneficencia. También, como dirigente, aprendió que las organizaciones tienen dos tipos de manejo: uno interno, en donde deben enfrentar escándalos de corrupción; otro externo, donde básicamente se trata de mostrarles el poder del fútbol a los dirigentes mundiales.

Este año convenció a Trump de que organizar el mundial del 2026 en Estados Unidos era una movida correcta y se aseguró de que la inversión de 10.000 millones de dólares de Qatar para el mundial del 2022 avanzara sin contratiempos. La única piedra en el zapato, por ahora, son las sanciones que las potencias del golfo Pérsico y Arabia Saudí le están imponiendo al anfitrión de la próxima copa mundial, pero Infantino no está preocupado, cree que el fútbol puede incluso crear un ambiente de paz. “Tal vez en un mundial con 42 equipos se necesite hacer algunos partidos por fuera de Qatar”, le dijo a The Guardian. “Compartir el mundial podría tener efectos positivos en toda la región”.

 

16. GEORGE SOROS
88 años // Presidente de Open Society Foundation

George Soros no estaba en casa cuando le pusieron una bomba en el buzón de su mansión, rodeada de bosque, a las afueras de Nueva York. ¿Dónde andaba? Imposible saberlo. La vida del hombre que durante décadas fue el banquero de inversiones más influyente de Wall Street y que creó toda una teoría filosófica sobre las dinámicas de la economía es totalmente hermética: apenas se sabe que hace ocho años jugaba partidos de tenis en la cancha de su casa con socios que lo dejaban ganar, como Bill Ackman, y que hace seis compró una parte del Manchester United, un movimiento que no resulta extraño para multimillonarios como él.

Lo que sí se sabe es que el último año no ha sido fácil para Soros. Su nombre, que había sido ligado tradicionalmente a valores de la economía liberal, empezó a ser atacado por gobiernos y políticos de ultraderecha por todo el mundo: en Estados Unidos afirmaron que él estaba financiando la caravana de migrantes que avanza por Centroamérica, y en Hungría y Turquía la campaña de desprestigio financiada por los mismos Estados fue tan agresiva que debió retirar las actividades de su fundación, la Open Society Foundation, de esos países.

“Lo único que puedo decir es que tengo mucha suerte con mis enemigos”, le manifestó a Financial Times. “Me hacen sentir que estoy más que listo para pelear de vuelta y defender lo que es correcto. Por eso, aunque no reclamo el derecho legítimo que tienen billonarios inescrupulosos para comprar publicidad o financiar a activistas que celebran sus aberraciones políticas, me reservo el derecho de señalar esas conexiones y criticarlos”.

En octubre, Soros transfirió 18.000 millones de dólares de su fortuna personal a la fundación, una transacción que le da a Open Society Foundation un poder que asciende a más de 20.000 millones de dólares. Las inversiones que se vienen es su manera personal de responder a sus críticos: desde programas que tienen que ver con políticas alternativas de drogas y derechos de la población LGTB, hasta becas que buscan fortalecer el periodismo independiente.

 

17. STEVE BANNON
65 años // Director de The Movement

Para Bannon no se trata de dinero, sino de valores: “Las crisis financieras las causan las élites culturales que van al Foro Económico Mundial y nos dicen a nosotros, la gente, que somos racistas y xenófobos”. Esas fueron sus palabras durante un foro organizado por partidos conservadores en Italia en septiembre de este año.

Estaba indignado. Y sus palabras las decía en serio.

En Estados Unidos, Bannon es un símbolo del movimiento nacionalista que eligió a Trump. Dirigió por diez años Breitbarb News –un medio de opinión que se define como el Huffington Post de derecha–, luego fue CEO de la campaña presidencial republicana y, finalmente, ocupó hasta mediados del 2017 el cargo de jefe de estrategia y consejero de Trump en la Casa Blanca. Durante el segundo semestre de 2018, Bannon estuvo dando vueltas por Europa, de país en país, reuniéndose con miembros de varios partidos europeos de extrema derecha, como Vox, en España; Fratelli d’Italia y Lega Nord, en Italia, y Rassemblement National –el partido de Marine Le Pen– en Francia. Sin embargo, según él, sus proyectos en Europa no tienen nada que ver con las estrategias de su exjefe.
“Mi única misión es unir a todos los movimientos patrióticos en Europa”, le explicó a The Guardian cuando le preguntaron por The Movement, una organización liderada por él que ofrece servicios de análisis de datos, encuestas y estrategia de redes sociales a todos los partidos nacionalistas europeos que toquen sus puertas. Su misión termina en mayo del 2019: lograr que el parlamento europeo quede con una mayoría de representantes nacionalistas y de extrema derecha.

Para muchos sería acabar con Europa. Para él, un fanático de Napoleón, sería salvar al mundo del liberalismo.

 

18. KIM JONG-UN
35 años // Líder supremo de la República Popular Democrática de Corea

Kim Jong-Un es un enigma. Resulta difícil consolidar la imagen del sonriente líder de Corea del Norte que a principios del 2018 llevaba de la mano al presidente de Corea del Sur para cruzar la frontera, con la del dictador megalómano que amenazaba con lanzar bombas nucleares a los Estados Unidos y que mandó fusilar a su tío con cañones antiaéreos. La del hombre que hizo diecinueve pruebas de misiles en el mar del Japón y el océano Pacífico y la del diplomático que ordenó a sus atletas de los Juegos Olímpicos de Invierno competir en conjunto con su peor enemigo: Corea del Sur.

Durante el 2018, Kim mostró su cara amable: comenzó las negociaciones para terminar por fin la guerra entre las dos naciones de la península y se reunió con el presidente de Estados Unidos para hablar de desnuclearización.
Muchos acusan a Kim de ser un déspota que mantiene a todo un país aislado del mundo exterior y en extrema pobreza, pero David von Drehle en The Washington Post tiene razón cuando afirma que el hombre “no es estúpido”. Detrás de sus sonrisas y gestos amables, hay un excelente jugador de póker. Por primera vez en 60 años, Corea del Norte está entrando a la comunidad internacional bajo sus propios términos y sin ceder terreno en su forma de gobierno; algo que logró gracias al poder de disuasión de sus misiles balísticos intercontinentales, que ya son capaces de alcanzar territorio norteamericano.

Al menos por ahora, el mundo entero se olvidó de las armas nucleares del little rocket man –como lo llamó Trump hace años– y prefiere pensar en las fotos de Soonggang y Gomi, los dos perros pungsan blancos como la nieve que recibió el presidente de Corea del Sur como un gesto de paz y que lograron una avalancha de likes en las redes del gobierno surcoreano.

 

19. EMMANUEL MACRON
40 años // Presidente de Francia

Hace mucho tiempo, que Emmanuel Macron no tiene tiempo de tocar piano.

Solo un mes antes de su posesión, en abril del 2017, le había dicho a ClassiqueNews.com que le gustaba interpretar canciones clásicas cada vez que tenía tiempo: “Me gusta en particular Robert Schumann, sus piezas tienen imágenes y sensaciones que no puedo encontrar en ningún otro lado”.

Cuando llegó a la presidencia, apoyado por una izquierda que, más que votar por él, lo hizo en contra de la ultraderecha, tenía retos enormes: disminuir el desempleo, fortalecer la industria nacional sin aumentar impuestos, crear aún más unión económica en la comunidad europea y tratar el tema de la inmigración y los atentados terroristas sin caer en la xenofobia. ¿Un joven economista creativo que ama la música, la literatura y que se casó con su profesora de francés? Parecía el tipo adecuado para hacerlo.

Sin embargo, en medio de los carros incendiados y los vidrios rotos que dejaron en París las protestas de los “chalecos amarillos” –el movimiento que surgió para reaccionar a un aumento en los precios de los combustibles– tienen a Macron con un índice de popularidad del 26 %, uno de los más bajos del mundo.

Y aunque dijo que aumentaría en 100 euros el salario mínimo –una forma muy popular de calmar por un rato la tormenta–, la presión del pueblo francés, que está acostumbrado a hacer historia saliendo a las calles, continúa y –según algunos analistas– podría llegar a equipararse a un movimiento de las dimensiones de un Mayo de 1968 del siglo XXI.

 

20. XI JINPING
65 años // Presidente de la República Popular de China

Jiayang Fan, escritora del The New Yorker, dice que al Politburó chino llegan dos tipos de personas: las que vienen del privilegio y las que vienen de la pobreza. Xi Jinping, sin embargo, de los dos es la excepción: hijo de un héroe de la Revolución China que vivió entre lujos hasta que Mao cayó en desgracia fue enviado en su adolescencia a una de las provincias más pobres, donde creció entre engrudo de cereal.

Por eso, sabe ganarse tan rápidamente los favores del Partido Comunista y la confianza de la gente.

Pero detrás de la cara sonriente con la que siempre sale en las fotos, Xi Jinping es consciente de que su misión forma parte de un legado milenario: la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda es una inversión que ya va por los 300.000 millones de dólares –una fracción del billón que China planea desembolsar en la próxima década– para construir puertos en países de economías tambaleantes como Pakistán y Sri Lanka, financiar rutas de trenes en el suroriente asiático, levantar oleoductos que van a conectar China con el Medio Oriente y apoyar otros proyectos de infraestructura en 60 naciones de Asia y África. Un plan que puede convertir a China en la única superpotencia mundial antes del 2030.

 

21. VLADIMIR PUTIN
66 años // Presidente de la Federación Rusa

Desde que era un joven agente de la KGB y vio con sus propios ojos cómo caía el muro de Berlin, Vladimir Putin ha tenido un solo objetivo: remendar aquella humillación y restablecer el poder de su país.

Sin embargo, sus verdaderas armas no están guardadas en inmensos hangares; de hecho, ni siquiera existen por fuera de un sistema computacional. Los virus informáticos que atacaron las centrales eléctricas de Ucrania durante la ocupación rusa de Crimea, por ejemplo, fueron capaces de cortarles el flujo de energía a 200.000 hogares; las más altas esferas del gobierno estadounidense no dejan de defenderse de los intentos de hackeos, y el virus NotPetya –creado para un ataque controlado por la FSB, el servicio de inteligencia ruso– produjo 10.000 millones de dólares en pérdidas cuando paralizó las operaciones de multinacionales logísticas como FedEx y Maersk.

“Rusia fue y será una potencia”, escribió en su primer ensayo como presidente, que publicó en 1999. “Pero esto depende de nosotros y de nadie más”. Con el poder militar en una mano y las herramientas de la FSB en la otra, está haciendo exactamente eso.

Publicidad

Publicidad