158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Es una leyenda viva del reguetón, pero su futuro está mucho más allá de la música.

El mapping al fondo de la tarima es una proyección de dorados, distintos matices de amarillo brillante que se mueven en círculos marcando el ritmo de un teclado que se escucha al fondo. De pronto, sobre esa proyección, Nicky Jam aparece en el escenario: vestido todo de negro, con una gorra echada hacia atrás y el micrófono agarrado apenas con un par de dedos. Entonces, por media hora de beats y de rimas, repasa los últimos años de su historia musical: Travesuras, Voy a beber, Hasta el amanecer, El amante, Superhéroe, El perdón, X, El ganador

Nicky Jam era un pionero del reguetón. Sus primeras canciones, en colaboración con Daddy Yankee, son un testimonio de las raíces del género. Toda su historia es palpable en la serie El ganador –actuada por él mismo y grabada en Medellín–, que fue lanzada por Netflix a finales del año pasado. Para él, es un testimonio de su caída y renacimiento a través de los productores colombianos que lo volvieron a impulsar. Ahora, después de El perdón y X –que según Billboard llegó a estar entre las mejores 50 canciones de 2018–, empieza una nueva etapa entre la música y el cine: acaba de confirmar su participación con un papel como villano en la nueva entrega de Bad Boys, que será protagonizada por Will Smith y Martin Lawrence.

El lugar del concierto es un espacio en Miami Beach a donde Nicky Jam llega para presentarse ante un público de doscientas personas para lanzar un nuevo reloj, producto de su colaboración con Hublot: el Big Bang Meca-10. Es un tipo sencillo: saluda de mano a la gente que está cerca, se toma las fotografías de rigor y continúa hacia una pequeña sala de entrevistas. Ahí no hay tiempo de preámbulos: el cronómetro está en cuenta regresiva para salir al escenario.

El Hublot Big Bang Meca-10 Nicky Jam

El género del reguetón ha evolucionado mucho desde sus primeros proyectos. ¿Está de acuerdo con la definición de “reguetón clásico?
Bueno, llevo más de 25 años cantando reguetón, y muchas de mis canciones creo que son verdaderos clásicos de este género. Entonces sí, respeto profundamente el término de reguetón clásico, y no solo eso, sino que me considero uno de los arquitectos de esta música. Para mí, el reguetón lo es todo. Toqué muchas puertas para que la música esté donde está hoy en día, y el hecho de que me reconozcan para mí demuestra lo grande que es mi cultura y la música urbana.

El reguetón es un género que viene de la calle, del barrio, pero los artistas tienen una relación cercana con el lujo. ¿Cuál es el mensaje que se transmite?
Hay que entender la mentalidad de la gente que viene de abajo, que viene del barrio. Cuando ellos se ponen las prendas y las joyas y todo eso, es como decir: “Yo también lo logré”. Es como un trofeo, ¿me entiendes? A veces, los trofeos pueden ser exagerados y grandes, como los relojes, que son un statement, determinan el estatus desde donde tú estás hablando. Un hombre con un reloj se ve muy bien, y las mujeres ahora están usando relojes con tamaños de los de hombre. No digo que se tengan que poner el mío, ¡pero de pronto les gusta!

Con El ganador, usted se animó a contar toda su historia. ¿Hay un proceso curativo para usted al compartir todo eso?
¡Claro! Eso era algo que tenía que hacer. Por encima de cualquier negocio, hice esa serie para que la gente supiera y entendiera muchas cosas de mí. Tú no puedes juzgar a una persona si no sabes por lo que esa persona pasó. Yo no los puedo juzgar a ustedes si no sé lo que han vivido, lo que ha sido su vida. Y número dos, hice esa serie porque quería sacarme todo eso de encima para empezar una nueva vida: fue bueno para mí, para mi mamá y para mi papá. Entonces, para mí es muy importante que mi historia salga. ¡Además en las entrevistas hablo menos, porque cuando me preguntan digo: en el capítulo siete hablo de eso! ¡Ya no me tienen que preguntar a mí! [risas].

¿Por qué el reguetón es exitoso? ¿Cree que se puede comparar con el pop en los años setenta o con el rock en los años ochenta?
El éxito del reguetón tiene que ver con el sonido, el sonido del reguetón es contagioso. Tiene un beat que te hace bailar, independientemente de lo que diga la letra. Yo respeto todo tipo de música, me encanta el rock, me encanta la balada, me encanta la salsa, pero reconozco que mi música tiene algo y es que aunque no te guste, empiezas a mover el pie. El reguetón tiene algo que es pegajoso y puede ser cualquier cosa, menos un ritmo aburrido. Como vivimos hoy en un mundo donde hay tantos problemas, creo que no vale la pena escuchar una canción que te dé depresión, tristeza o inseguridad; de vez en cuando tienes que escuchar algo loco que te haga olvidar de todas esas cosas.

DONJUAN estuvo en el lanzamiento del Meca-10 Nicky Jam por una invitación de Hublot.


REVISTA DONJUAN
EDICIÓN 143 - ENERO 2019

Publicidad

Publicidad