158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Hablamos con Darío Grandinetti, actor argentino conocido por su aparición en la película Relatos salvajes, quien estuvo en el pasado Festival Iberoamericano de Teatro con la obra Novecento.

Este argentino casi fue futbolista, pero en lugar de eso se dedicó a la actuación. Hoy día es uno de los grandes en el cine argentino, apareciendo en películas como Relatos Salvajes y Hable con ella, del director español Pedro Almodóvar. 

¿Por qué dejó el colegio?

Porque me aburría y porque quería trabajar, me habían pasado algunas cosas en la vida y yo sentía que estaba en desacuerdo con todo, estaba rebelde con todo, parecía que el mundo estaba contra mí. Cuando eres pequeño y tus padres se separan no es sencilla la cosa y eso me causó a mí una crisis como a tantos otros.

Usted hizo dos películas con Fito Páez. ¿Qué tal es Fito como director?

Es alguien que sabe muy bien lo que quiere, corre riesgos, es sensible, respetuoso, generoso, todas para mí cualidades que no son fáciles de encontrar en un director.

(Entrevista con Gustavo Alberto Lenis, director de la Aeronáutica Civil)

La gente dice de usted que es un actor disciplinado, sensato pero también un poco obsesivo. ¿Es cierto?

¿Quién dijo todo eso? La verdad es que soy bastante obsesivo en general, entonces también lo soy para mi trabajo. Supongo que es porque me importa mucho este oficio porque creo que no es fácil y que es algo que hay que hacer con mucho cuidado y respeto.

 

Al Festival llegó con Novecento, que es originalmente una novela de Alessandro Baricco. ¿Qué le llamó la atención?

Lo primero que a mí me fascinó fue pensar que esa historia podría haber sido cierta, porque está enmarcada en un tiempo muy real y concreto de la humanidad, que abarca las dos guerras.

¿Usted realmente lo que quería ser era futbolista?

Bueno, sí, como muchos niños argentinos. Lo que pasa es que a mí la verdad me duró mucho más tiempo que la niñez. Pero a determinada edad yo hacía una serie de cosas que al teatro le venían muy bien, pero no al fútbol: acostarme tarde, fumar, beber, salir de noche y esas cosas, que para jugar al fútbol no están bien.

(Entrevista con Chris Carmichael, el coach personal de Lance Armstrong)

¿Es verdad que llegó al Newells?

Sí, pero no alcancé a jugar. Estuve a prueba un tiempo, me aceptaron, me dijeron que tenía que ir a firmar con mi padre, porque yo todavía era menor de edad. Me dijeron: te esperamos el lunes, yo dije muy bien, muy bien y no fui nunca más.

Dentro de poco se estrena la nueva película de Pedro Almódovar, es la segunda que usted hace con él ¿Qué significa eso para usted como actor?

Que un director te llame otra vez es una prueba de confianza. Los actores necesitamos sentir que el director confía en nuestro trabajo y en lo que podemos hacer, y si un director como Almodóvar confía en mí yo sólo tengo que hacer mi trabajo, no tengo que preocuparme de nada más.

Lea también:

-Entrevista con Roy Barreras, presidente del Partido de la U

Publicidad

Publicidad