158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

El poder del diseño: una entrevista con Santiago Carrasquilla

 - Autor: 

Es colombiano, hace diseño en Nueva York, hizo animaciones para lyric videos de U2 y ha trabajado con figuras como Thom Yorke.

Los trabajos de Santiago Carrasquilla son magnéticos. No importa si es un lyric video, como el que le hizo a U2; un afiche publicitario con letras que parecen salir de un rostro, como los que aparecieron en el metro de Nueva York durante una campaña del SVA, o la portada de un disco, como las que ha hecho para Space People y Gabriel Garzón-Montano. Al ver sus piezas es inevitable hacerse preguntas: ¿Por qué así?, ¿qué quiere decir?, ¿cómo lo hizo? Su estilo gráfico y su estética mutan: puede pasar de colaborar con un letrista tradicional argentino a construir un mural con 35.000 papeles de cigarrillos. Pero el deseo de experimentar permanece y parece ser lo que une todo.

Nació en Bucaramanga hace 31 años, vivió en Bogotá y salió de Colombia cuando tenía 10 años. Vivió en Suiza, en Los Ángeles y desde que tiene 20 se estableció en Nueva York. Su afán por buscar imágenes y hacerlas realidad lo cultivó desde pequeño. Su abuela materna era artista y también el papá de uno de sus mejores amigos del colegio. Le gustaba visitar las casas de ellos y buscar allí figuras en construcción, ver la forma como vivían las imágenes. Para potenciar su curiosidad estudió Diseño Gráfico en el School of Visual Arts en Nueva York y trabajó en la importante firma de diseño Sagmeister & Walsh, una de las empresas de diseño más importantes del mundo. Ahora tiene un estudio creativo propio, Art Camp, donde logró combinar todo lo que le gusta: diseño de imagen, animación y dirección de video.

Santiago Carrasquilla. Foto: Natalia Hoyos

Pone una alarma todos los días que le indica que debe subir a la terraza de su casa en Brooklyn, Nueva York, para ver cómo el sol se oculta. Los colores inesperados del atardecer le ayudan a asombrarse y a no dejar pasar por alto las cosas más simples. Por esto mismo cultiva sus propios vegetales cada verano. Busca el deslumbramiento, las imágenes que producen maravilla.

¿Recuerda las primeras imágenes que hizo?
Me gustaba dibujar lo que estaba viviendo. Paisajes de algún paseo, las playas… Me gustaba registrar las memorias y regalárselas a mis familiares. Casi siempre dibujaba para otros.

¿Qué más hacía cuando estaba pequeño además de dibujar?
Tocar redoblante, tocar guitarra...

¿Qué le hizo saber que era la imagen y no la música lo que quería hacer profesionalmente?
Cuando tenía 17 años, conocí al artista Kenny Scharf, vi en su casa cuadros de muchos de los grandes: Andy Warhol, Keith Haring, Basquiat, Ed Ruscha. Ver eso me confirmó que quería seguir por lo visual.

Sagmeister & Walsh son reconocidos por trabajar con marcas como Snapchat, BMW, Vitra, Levi’s, pero más por la capacidad que tienen de realmente imaginar, de experimentar. ¿Cómo llegó a trabajar allí?
Stefan Sagmeister es uno de mis ídolos y quería aprender de él. Me conseguí su email y le mandé una animación que decía todo lo que pondrías en un email para conseguir un trabajo: “Hola, me llamo Santiago, su trabajo me gusta mucho, me encantaría trabajar en su estudio…”. Era una animación de palabras escritas a mano, una especie de gif. Él lo vio, me puso en contacto con Jessica [Walsh], me entrevisté con ella y… Bueno, así fue el principio.

Algunos trabajos de Carrasquilla.

¿Qué fue lo que más disfrutó en ese trabajo?
Creo que la posibilidad de experimentar. Darme cuenta de que una gran parte del trabajo que estaban haciendo era hecho para ellos, self initiated work, es decir, no solo se concentraban en el diseño comercial, sino en producir piezas muy personales. También fue allí donde empecé a trabajar con video porque hice parte de The Happy Film, un documental de Stefan.

¿Qué hizo exactamente en The Happy Film?
Hice diseño gráfico, muchas filmaciones. También pasé unas semanas en Italia editando con Stefan la sección de las drogas de la película. Hice las gráficas, la tipografía…

The Happy Film muestra a Stefan buscando rediseñarse a sí mismo para encontrar la felicidad, y en ese documental demostró su versatilidad como artista…
Para un diseñador gráfico hacer una película es algo inusual y difícil. Él mostró ahí que es más que un diseñador, y para mí fue importante hacer parte de eso. También fue cuando aprendí sobre de la meditación, y es algo que aún hago. Fue muy significativo en varios niveles. En términos técnicos también aprendí a lidiar con editar grandes cantidades de material, con producir y, bueno, hacer video.

¿Art Camp, su estudio actual, ya existía o lo creó luego?
Cuando estaba trabajando en The Happy Film conocí a Jos Díaz Contreras, que hacía parte del equipo de producción de la película. Un amigo, Gabriel Garzón-Montano, quería que le hiciera unos videos, y yo le pregunté a Jos: “¿Será que podemos tener un estudio chiquito en el cual podamos hacer videos musicales? ¿Será que podemos sobrevivir haciendo videos y aprendiendo y haciendo técnicas extrañas y experimentando mucho?” Ese fue el inicio, en el 2016. Ahora trabajamos con más gente, ya tenemos un espacio... Pero la idea sigue siendo colaborar con las personas que queremos, ser muy honestos y directos con nuestro contenido y tener un espacio en el que la gente pueda crear de forma libre y donde las personas se sientan cómodas y apreciadas y donde todo se pueda decir. Seguimos con muchas ganas de hacer videos, de hacer comerciales, pero también diseño gráfico, branding y animación y libros. Hay un balance interesante, un poco de todo. Esa es la intención.

¿Cuál proyecto ha sido muy significativo para Art Camp?
Hacer un video con XL Recording, la disquera de Thom Yorke, de Radiohead, fue increíble. Nos dieron toda la libertad del mundo, siempre nos decían cosas chéveres y nos trataban bien. Además, nos dieron la información suficiente para lograr algo bueno, y eso siempre se agradece. También me emociona todo lo que hacemos con Gabriel Garzón-Montano, que es más amigo que cliente, porque podemos experimentar juntos.

Algunos trabajos de Carrasquilla.

¿Cómo fue el trabajo con Thom Yorke?, ¿qué hicieron para él?
Para Thom Yorke hicimos un video con una técnica mixta. El video es todo animado en 3D, luego se imprimió cada cuadro y sobre cada cuadro se dibujó. Éramos entre 12 y 15 personas y dibujamos durante tres meses seguidos. Fue una experiencia increíble experimentar a ese nivel. Pudimos probar mucho con el carboncillo encima de 3D y generó un estilo difícil de definir, que eso nos gusta.

Prefiere trabajar con amigos, ¿verdad?
Paso tanto tiempo trabajando que qué mamera estar con gente que no considero cercana a mí. Estar con amigos hace que mis días estén llenos de momentos agradables. También, desde un punto de vista de comunicación, llevo haciendo proyectos con las mismas personas tantos años que tenemos muchas experiencias acumuladas, entonces con muy pocas palabras digo lo que necesito y los procesos son más efectivos. Digamos con Jos, la otra mitad de Art Camp, nos compartimos todo; eso hace mejorar al equipo.

 

ANDREA URIBE YEPES
FOTOGRAFÍA NATALIA HOYOS
REVISTA DONJUAN
EDICIÓN 156 - FEBRERO 2020

 

Publicidad

Publicidad