158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Este artista colombiano entendió que el brillo es la clave del arte en la era del Instagram.

Mauricio Benítez no tiene afán. No le gusta estar demasiado ocupado, prefiere que su agenda no esté llena ni hace citas con nadie a una hora en punto. Sin embargo, siempre llega a tiempo: llegó a tiempo cuando le entregó el primer cuadro que le hizo a Juanes y cuando Cristiano Ronaldo, buscando al artista detrás de los famosos retratos hechos con cristales que aparecían en su Instagram, lo contactó para encargarle regalos que le quería dar a su familia. Llegó a tiempo también a la cita con Kris Jenner, la mamá de las Kardashian, para entregarle un retrato de ella hecho por él, y también cuando Tiffany Trump, la hija del presidente de Estados Unidos, lo llamó para que le cambiara el color de los ojos en una obra que ella le había encargado. Tiene más de 50.000 seguidores en la cuenta de Instagram donde publica las fotos de sus obras: balones cubiertos con cristales que ha hecho especialmente para Messi y para Cristiano o retratos de Marilyn Monroe, de Floyd Mayweather y de Drake. La única condición para ser retratado por él es ser o haber sido una estrella.

Pero nadie conoce a Mauricio Benítez por su nombre. Él, para todos, es Mr. Bling. Su nombre artístico y el nombre de su marca. Y prefiere que lo llamen así porque bling, en inglés, significa brillo, y para que exista una obra suya son necesarios más de 100.000 cristales, además de programas informáticos para crear las figuras y una maquinaria especial para pegar los brillos sobre una tela que sirve como base. A Mr. Bling no le gusta hablar sobre el costo de sus obras y tampoco las firma porque cree que no es necesario: como sucede con Fernando Botero y sus figuras voluptuosas, quien ve sus retratos de cristal reconoce que son de él. La firma es su trabajo, en cada brillo va su nombre.Es importante reconocer su dualidad: por un lado es un artista, pero por el otro es un empresario que trabaja intensamente para poner sus obras en las casas de la figura que él quiera, con el fin de ser reconocido por las celebridades más importantes del momento. Lo suyo es hacer del arte, un negocio. Por eso, cuando piensa en los retratos que le faltan por hacer, la lista se vuelve muy larga: actores de Hollywood, cantantes, futbolistas, jeques árabes. También, dice, le falta su propio retrato, que aún no ha hecho, pero es cuestión de tiempo para que cobre vida.

Antes de hacer estas obras usted trabajaba en el mundo de los textiles. ¿Cómo llegó al arte?
Mi familia siempre ha trabajado con textiles. Desde muy pequeño tuve la oportunidad de viajar por el mundo buscando moda para traer a Colombia e innovar. Mi formación es empírica, de esas en las que una cosa va llevando a la otra. Así pasó con los cristales también: una vez, un amigo me dijo que le trajera de Nueva York un catálogo de cristales y yo los vi y me encantaron, entonces terminamos comprando juntos la maquinaria más avanzada del mundo para hacer figuras con cristales. Empezamos a trabajar con marcas como Puma, Vans, Disney… Y así se fue dando todo. Crecí en Bogotá, pero cuando empecé a hacer el mercadeo de la marca Mr. Bling me di cuenta de que tenía que estar era en Medellín: comencé a ir a ferias como Colombiamoda y Colombiatex, donde para diferenciarme hice mi nombre en cristales y lo pegué en la pared de mis estands; luego decoré una silla, el televisor e hice una retrato con los mismos cristales. Cuando se acabaron las ferias me llevé todo a mi casa y un amigo me dijo que estos objetos podrían venderse. Yo inmediatamente pensé: “Si voy a hacer algo con esto, va a ser con celebridades”. Desde el principio visualicé lo que está pasando hoy.

Cristiano Ronaldo

¿Siempre tuvo una sensibilidad artística?
Sí, siempre la tuve. Dibujaba caricaturas desde chiquito, pero nunca exploté a fondo esa creatividad sino hasta cuando comencé el negocio de Mr. Bling.

Usted hace parte de todo el proceso, desde la concepción de la pieza hasta el momento de la entrega. ¿Qué momento disfruta más?
Yo me meto en todo, pero tengo que decir que los viajes. Llego a cualquier país con la obra y debo ir a buscar el marco, contratar un camión para transportar el cuadro, montarlo, ir a las reuniones con las celebridades, esperar a que la celebridad me avise si me puede recibir o no… Me gusta mucho ese momento.

La primera obra que le dio un reconocimiento fue el retrato que le hizo a Kate del Castillo, la protagonista de La reina del sur, ¿cómo fue ese acercamiento?
Kate me dio una mano grande porque hicimos una exposición en Miami. A ella le gustan las motos Ducati y yo hice una moto cristalizada. Ella ya tenía un cuadro mío de la Virgen de Guadalupe, ya sabía quién era Mr. Bling y con esa colaboración me ayudó mucho.

¿Alguna vez no ha podido llegar a una celebridad?
Una vez fui a México a reunirme con Alejandro Fernández y no lo logré. Me quedé con el cuadro en la mano y me tocó devolverme a Colombia con el rabo entre las piernas. Eso pasa a veces: hace poco, con Kris Jenner, tenía seis personas que me iban a llevar al cumpleaños de ella para entregarle el cuadro, pero ninguna de ellas apareció. Sin embargo, mi último día en Los Ángeles logré encontrarme con ella. Así uno aprende que, en este trabajo, toca tener planes A, B, C, D y Z.

Madonna

¿Y cómo reacciona cuando se encuentra con celebridades? ¿Se vuelve “fan”? ¿Le dan nervios?
No, no funciono así. Lo que pasa es que ellos ya saben quién soy yo. Porque, ¿cuántos cantantes hay? Millones. Pero, ¿cuántos Mr. Bling hay? Solo hay uno. Mr. Bling no tiene competencia.

Cuando no está trabajando, ¿qué disfruta hacer?
Soy motocrosista, me encanta ir a cine, estar con mi hijo y definitivamente viajar por el mundo, conocer, buscar nuevas posibilidades. Pero, honestamente, siempre estoy viendo ideas para mi proyecto, porque todo mi mundo gira alrededor de los cristales. Hablo de esto todo el día con todo el mundo y eso también es un pasatiempo.

Marilyn Monroe

En su Instagram @mrblingcolombia tiene 56.000 seguidores. ¿Las redes sociales le han servido para mostrar su obra?
¡Claro! Por ahí se generan muchos contactos y puedo mostrar mi trabajo. Yo también hago las Giras Bling, que es cuando voy para Arabia a reunirme con algún cliente; por ejemplo, me voy por Europa o por Estados Unidos y hago varias paradas para concertar reuniones. Yo pongo esa gira en mi Instagram y la gente me escribe para encontrarnos.

¿Le gustaría experimentar con otros materiales?
No cambiaría el cristal, pero sí me gustaría experimentar con otros materiales para aplicar cristal sobre ellos. Ponerlo sobre el mismo cristal, sobre madera, sobre cuerpos humanos, sobre metal, sobre cualquier superficie...

¿Cuál es el próximo paso para Mr. Bling?
Me gustaría hacer colaboraciones con otros artistas. He tenido la posibilidad de hablar con Fernando Botero para poder replicar sus obras, autorizado por él, y subastarlas en Christie’s. Así como puedo hacerlo con Botero, puedo hacerlo con quien tenga los derechos de Picasso o cualquier artista en el mundo. También quiero poner un cuadro en la Luna. Así de sencillo. Quiero ser la primera persona que ponga una obra en la Luna, esto nadie lo ha hecho y yo quiero hacer cosas que nadie ha hecho.

Capitán América

ANDREA URIBE YEPES
FOTOS: CORTESÍA MR. BLING
REVISTA DONJUAN
EDICIÓN 144 - DICIEMBRE 2019

 

Publicidad

Publicidad