158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

BMW Motorrad Days 2015 reunió a 40 mil motociclistas de todo el mundo en Garmisch-Partenkinchen, móntese y conozca mucho más del mundo BMW Motorrad.

¿Por qué cuarenta mil motociclistas de todo el mundo se reúnen en Garmisch-Partenkinchen cada año para rodar juntos durante un fin de semana? ¿Cuál es el secreto del BMW Motorrad Days? Estuvimos allá para responder un misterio que ya cumplió quince años.

Antes de viajar a Garmisch, recorrimos el BMW Welt y el Museo de BMW, en Múnich. Era martes y hacía un calor infernal. No voy a exagerar, pero imagínense, más o menos y guardando las proporciones, un parque de atracciones de Disney, pero para los amantes de los carros y las motos. El BMW Welt es un centro de exposiciones multifuncional de la marca que está diseñado para presentar todos los modelos actuales de BMW –entiéndase todos, incluyendo Rolls-Royce, MINI y Motorrad–, también para comprar todo tipo de equipamiento, para entregar de manera personalizada los vehículos a sus clientes y para servir como centro de eventos y conferencias. Por ejemplo, a principios de este año se presentó Coldplay en un concierto privado y albergó alrededor de mil asistentes. Y cruzando la calle, justo al frente, se encuentra el museo junto al imponente “cuatro cilindros” (las oficinas de la compañía) y el BMW Werk, la fábrica. Y si en el BMW Welt encuentra lo más sofisticado, en el museo, abierto en 1973, encuentra un viaje de regreso a través de casi cien años de historia de la compañía. Hay 25 áreas de exposición diferentes con más de 120 automóviles, motocicletas y motores expuestos que se distribuyen en un área de 5.000 m2 aproximadamente.

En la noche fuimos a Hofbräuhaus, una de las cervecerías más famosas de la ciudad, fundada en 1589 y ubicada en el centro histórico. Una hora antes, tal vez, cuando íbamos de camino en el taxi, pasamos por el Siegestor, el arco del Triunfo de Múnich que fue reconstruido luego de la Segunda Guerra Mundial, y por el Mandarin Oriental, uno de los hoteles más costosos de la ciudad. Según dijo el conductor, el costo por noche inicia desde los mil euros por persona. Con las cervezas llegó el banquete. Pretzelts gigantes, Wiener Schnitzel con salsa de grosella y arándanos (una milanesa de cerdo apanada), ensalada de papa con sal, vinagre y aceite (en el norte suelen agregarle mayonesa), pasta con queso y cabellos de cebolla gratinada (similar a los macarrones) y Leberkäse, un pastel de carne muy tradicional de la región de Baviera. Por supuesto, durante toda la semana de viaje también comimos toda clase de salchicha (para mí la ganadora es la Weißwurst, la blanca), paté de hígado, Obatzda (un queso de Baviera), estofado de gulasch de buey con col y ensalada de salchicha con pepinillos y rábanos. Luego hicimos city tour por toda la Maximilanstrasse, la “quinta avenida” de Múnich, la calle más cara de la ciudad y una de las más caras del mundo. Bordeamos a pie la Ópera de Múnich, tiendas como Fendi, Dior, Bally, Versace y Brunello Cucinelli, y llegamos hasta Marienplatz, la plaza en donde está ubicada la iglesia neogótica del Ayuntamiento y el famoso carillón, conformado por figuras de tamaño real que realizan la “Danza de Cooper” como conmemoración al acto que tuvo lugar en el año 1517 para celebrar el fin de la peste. Al día siguiente recogimos las motos y empezamos a rodar hasta Garmisch, con una escala en Füssen, donde dormimos una noche.

El viernes llegam os a Garmisch, más o menos al caer la tarde, para hacer el registro. Estábamos a menos de un día del BMW Motorrad Days, que se extendería hasta el domingo. El evento tuvo más de ochenta stands abiertos al público, incluido el showroom principal, para adquirir toda clase de equipamiento para motocicletas y usuarios como cascos, chaquetas, pantalones, botas y accesorios en general. Además, había zona disponible para la difusión de los rides de todas las comunidades de BMW en el mundo, tours guiados durante dos o cuatro horas por los alrededores de la ciudad, test drives, plazoletas de comidas y refrigeración; stands para la personalización de motos retro, venta de souvenirs, camisetas grafiti, una arena central para los shows y rumba diaria en el Party Teen, con artistas invitados. Aquí poco importan el caballaje, las revoluciones o los precios de las máquinas, lo que importa en realidad es juntarse con todos los aficionados para disfrutar de la verdadera esencia de compartir la marca como familia, como estilo de vida, como lo que es, no en vano su lema “Make LIFE a RIDE”.

El domingo, al término del evento, regresamos a Múnich. Durante el camino hicimos una parada en el Seehotel Leoni, un paraíso escondido al borde del lago Starnberg. A veces era difícil entender, por ejemplo, por qué los latinoamericanos llegaban a pagar hasta seis mil dólares en tiquetes aéreos, costos de hotel y alquiler de las motos, por estar sólo un fin de semana en un evento de estos. El misterio estaba resuelto: el BMW Motorrad Days es como el sexo, después de probarlo una vez, no va a querer parar. Hay que vivirlo, para sentirlo.

 

Esto fue lo más destacado del BMW Motorrad Days 2015

FREESTYLE

 

La arena central tuvo el placer de ver de nuevo en acción a Chris Pfeiffer, motociclista de freestyle profesional. Además de llevar sus acrobacias al máximo en su F800R, Pfeiffer aprovechó para hacer un par de jugadas en la nueva BMW C Evolution, la primera moto eléctrica de BMW.

STUNT MINI

 

El veterano Russ Swift hace a bordo de un MINI Cooper lo que usted no ha visto ni siquiera en Rápido y furioso, El transportador o Misión imposible. Tal vez ni James Bond podría equilibrar un carro en dos ruedas o parquear, haciendo un trompo, como lo hace Swift.

CLASSIC BOXER SPRINT

 

Se llevó a cabo la competencia de aceleración entre motos bóxer en una largada de doscientos metros. Participaron dieciséis bóxer de dos válvulas y ocho de cuatro válvulas, todas de diseño clásico.

MOTODROM

 

Tres hombres y una mujer se encargan de hacerle homenaje a uno de los espectáculos acrobáticos más antiguos del mundo en una pista circular con paredes altas de madera. Cualquiera diría que están locos.

ENDURO

 

Nos faltaron pantalones para hacerlo, pero la pista de enduro estaba disponible para poner a prueba todas las habilidades en terreno destapado.

VEA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA CRÓNICA

 

- Sígalo en @josedanig en Twitter

- Encuentra más crónicas en @RevistaDONJUAN

Publicidad

Publicidad