158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Tiene derecho a un abogado

 - Autor: 

Acaba de empezar la segunda temporada de Better Call Saul, una serie que a pesar de estar íntimamente ligada con Breaking Bad cada vez comienza a ganar más independencia. Hablamos con Bob Odenkirk.

Albuquerque, la segunda ciudad de Nuevo México, es un lugar en mitad del desierto donde los edificios son escasos y donde abundan –realmente abundan– los avisos de abogados. 

En un camino de 20 minutos desde el aeropuerto hasta la ciudad, se pueden contar a los lados de la autopista mínimo 15 avisos de firmas que ofrecen servicios de leyes: los genéricos (“¿Necesita un abogado?”), los creativos (“¿Se hizo daño? Llame a Bert”) y los especialistas (“Si tiene un accidente, llámenos: nos gustan las motos”). El taxista, con cara de seriedad, solo dijo que en ese estado había que pedir un abogado hasta para ir al baño. Y por eso no es raro que sea precisamente allí donde está ambientado Better Call Saul, la “precuela” con la que Netflix aspira a continuar desarrollando el universo de Breaking Bad y que fue nominada a siete premios Emmy el año pasado.

¿De qué se trata? Si usted vio Breaking Bad, seguramente recuerda a Saul Goodman –ese abogado que no teme defender o asesorar criminales– y quiere saber más del pasado de este personaje. Y si no se la vio, no importa: Better Call Saul funciona por sí misma porque cuenta la historia de Jimmy McGill, un abogado sin experiencia que poco a poco intenta encontrar su propio lugar en un medio de traiciones, tratos deshonestos, crisis familiares y complicadas decisiones éticas… hasta convertirse en Saul Goodman.

 

¿Por qué la serie es diferente a Breaking Bad?

El ritmo es menos frenético…, al menos en la primera temporada. Y resulta mucho menos oscura. Jimmy McGill no tiene cáncer y no vende metanfetamina. Simplemente lucha por ganarse el respeto de la gente. Y tal vez tenga un poco menos de violencia: la tiene, pero definitivamente es menos sangrienta que Breaking Bad.

¿Usted disfruta actuar el pasado de Saul Goodman?

Es muy divertido. Lo agradezco, porque Saul es el tipo de persona que uno debe evitar en la vida. Pero hasta en esas personas hay mucho más: presiones emocionales, contradicciones… Es un reto actuar a Jimmy, un personaje que quiere hacer lo correcto, pero que en la mirada y en su energía deja ver muchas inseguridades.

¿Es él un buen abogado?

Claro que sí: sabe negociar, sabe decirle a la gente lo que quiere, sabe causar distracciones y sabe encontrar salidas lógicas. Además, es un personaje que siempre está luchando por ser exitoso, porque este país te dice: “¡Maldita sea, tienes que triunfar y si no triunfas eres un perdedor!”. Todos queremos hacer parte de ese éxito. Ahí es donde está el espíritu de la serie.

 

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @chepejara

Lea también:

- Jessica Jones: la superheroína de Netflix

- 7 razones por las que todo el mundo tiene que ver True Detective

- Emma Watson, de la magia al hurto

 

Publicidad

Publicidad