158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿Cómo sobrevivir al apocalipsis zombi?

 - Autor: 

No va a ser tan divertido como en las películas. Pero en Colombia existe un lugar donde se podría poner a salvo la civilización.

Vaya a tierra caliente. Los zombis ya están muertos y en decadencia, y el calor ayuda mucho a acelerar su descomposición. Afortunadamente, la mayor parte de territorio nacional queda en zonas cálidas.

- Vaya a un lugar aislado. Pero no tanto. San Andrés parece tentador, pero tiene un gran problema de sobrepoblación en condiciones normales, y si algo sale mal, ya no estará aislado del peligro, sino encerrado en él. La mayoría de las islas colombianas son de fácil acceso y con seguridad allá llegará mucha gente –cuidado con los todo incluso–, y con ella, los problemas. - Al contrario de las películas, las ciudades pueden ser relativamente seguras. Pero en ellas, el principal problema no serían los muertos, sino los vivos.

El desorden social causado por humanos en sus cinco sentidos podría ser más peligroso que los ataques desordenados y aislados de los muertos. Ya sabemos cómo está la anarquía en Bogotá sin apocalipsis zombi.

- La selva podría ser una buena opción. Es caliente, aislada, con poca gente, pero con muchos depredadores que podrían ayudar a diezmar a los zombis, que por su lentitud y su estado de putrefacción se convertirían en presas fáciles. Sin embargo, la selva pura y dura también resultaría inconveniente para usted, que no está acostumbrado a vivir en ella.

- Según todo lo anterior, el mejor lugar para huir del caos podría ser Leticia, que tiene las ventajas de la ciudad, y está rodeada por la selva. No se puede llegar por carretera y eso es un verdadero problema. Por eso, sea precavido y aprenda a pilotar avión para llegar hasta allá. Si lo logra, podría ser la tierra prometida. La selva tiene suficiente madera para fortificar la ciudad. El río Amazonas podría ofrecer una oportunidad para huir en caso de que la ciudad sucumba. Habría que ponerse de acuerdo con los vecinos de Tabatinga, Brasil, para controlar los aviones que lleguen –si lo logran– y evitar sorpresas.

Publicidad

Publicidad