158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Vinos catalanes

 - Autor: 

Existen varias razones para comprar vinos hechos en Cataluña. Conozca algunas.

Si piensa en vinos españoles, seguramente se le ocurre la Rioja, la Ribera del Duero y las Rias Baixas de Galicia. ¿Y qué hay con Cataluña? En esa esquina de la península existe una diversidad impresionante. Y muchas etiquetas se consiguen en Colombia.

La clave de Cataluña es su diversidad: en una superficie un poco más grande que Santander hay una variedad de climas y suelos que permite diez denominaciones de origen distintas, sin incluir una en general y otra que reglamenta los cava, esos espumosos españoles que vieron su origen hace 150 años en esta comarca. Tal vez la región más especial es el Priorato: 176 km2 de viñedos montañosos que habían sido abandonados a finales del siglo XIX, pero que a finales de los años ochenta algunos enólogos lograron recuperar y que en los últimos años han dado origen a algunos de los mejores vinos del mundo, entre ellos L’ Ermita, una mezcla de garnacha y cabernet sauvignon que prepara Álvaro Palacios y que ahora es el vino más caro que se distribuye en Colombia.

Idus de Vall Llach: El Priorato es famoso por los vinos tintos clásicos y de guarda, como este tinto que mezcla cabernet sauvignon, syrah y merlot. Distribuye: www.vinosdelrio.com / Precio: $200.000.

(¿Por qué amar los vinos franceses?)

Pero el boom de los vinos catalanes es mucho más grande. Hay cepas casi autóctonas, como la xarel-lo o pansa blanca –una uva fresca y ácida que está presente en casi todos los vinos blancos de las regiones costeras, como Alella y Penedés–; la cariñena –que ayuda a darles cuerpo y estructura a los tintos–; y la garnacha blanca, una uva suave con sabores y aromas a frutas verdes. Hace unos años eran uvas que se usaban para apoyar los sabores de otras cepas más conocidas, pero las bodegas catalanas se atreven a revolucionar y aunque las etiquetas son limitadas –solo hay alrededor de 40 etiquetas catalanas, sin contar los cava, en el mercado colombiano– se pueden probar algunos experimentos interesantes.

Nota:

18 millones de botellas de vino catalán fueron comercializadas en todo el mundo durante 2014. A Colombia solo llegaron 75.000 y la mayoría de esas botellas corresponden a la categoría de vinos espumosos, o cavas.

Gratallops, de Álvaro Palacios: Otra mezcla tinta del Priorato, que además de cabernet sauvignon y syrah tiene garnacha y carignan. Viene de la misma bodega y de viñedos muy cercanos a los de L’ Ermita. Distribuye: www.zonak.com.co / Precio: $292.000.

Estones: Viene de la zona de Montsant, que rodea el Priorato. Este vino es una mezcla entre garnacha y mazuela (que en Chile se conoce como carignan): es un vino muy complejo, con matices a fruta madura y dulce, y mucha textura. Distribuye: www.closcolombia.com / Precio: $97.000.

Pansa Blanca – Marqués de Alella: Está hecho con una de las cepas características de los vinos catalanes: la xarel-lo, o pansa blanca. La zona de Alella queda muy cerca de Barcelona y la cercanía con el mar ayuda a crear vinos muy frescos. Consígalo en www.thewinestore.com / Precio: $56.000.

Petit Estones Blanc: La garnacha blanca es una uva que se usa para añadirles acidez y aroma a otras cepas blancas, pero en este vino –que proviene de viñedos del sur de Cataluña– tiene el protagonismo principal. Distribuye: www.closcolombia.com / Precio: $47.000.

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @chepejara

Lea también:

-4 vinos Cabernet Sauvignon de lujo

-Bag in Box, un vino en caja pensado para usted

Publicidad

Publicidad