158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

'Don Juanes' y la cerveza, un matrimonio con historia

 - Autor: 

"Quien bebe cerveza es rápido en dormirse; quien duerme bastante no peca y entra al cielo. Así que, ¡bebamos cerveza!"

 Fue una mujer la que llevó a la bebida y aún no he tenido la decencia de agradecérselo…” fue una de las frases más famosas del actor y comediante W.C. Fields, una cita de muchas pronunciadas por legendarios don Juanes alrededor de este licor.

Desde conquistadores, revolucionarios, hasta escritores, músicos y predicadores han declarado en algún momento de su vida su amor y pasión por una de las bebidas que cambiaría la historia, la cerveza, una tradición que aún se mantiene, incluso por personajes virtuales como Homero Simpson.

Los hay de todos los tonos y orígenes, por ejemplo, uno de los personajes más importantes en la historia es sin duda Martín Lutero, el padre de la contrarreforma en el Siglo XVI que, como dato curioso, amaba la cerveza y su preparación casera, al punto que se le atribuyen frases como: “Quien bebe cerveza es rápido en dormirse; quien duerme bastante no peca y entra al cielo. Así que, ¡bebamos cerveza!”

Pero en la otra esquina encontramos a personajes famosos por otro perfil y frases como “no pueden arrestarme, soy una estrella de rock”, de Sid Vicious, el legendario músico británico de la no menos legendaria Six Pistols que lanzó esta perla: “Sólo he estado enamorado en mi vida de dos cosas: un espejo y una botella de cerveza”.

Afortunadamente, otros don juanes en la historia han lanzado varias frases de mayor perfil filosófico, como el mismo Platón, el genio griego al que se le atribuye la lacónica frase: “fue un hombre muy sabio el que se inventó la cerveza”.

En la contraparte intelectual pero no menos famoso está Homero Simpson, el protagonista de la serie animada y uno de los personajes más famosos por su amor a esta bebida como su célebre consejo paternal a Bart: “Una mujer es como una cerveza. Ellas lucen bien, huelen bien y tu pasarías por encima de tu propia madre para obtener una”, o su momento filosófico: “Ah cerveza, el origen y la solución a todos los problemas de la vida” (Chúpate esa Platón).

La cerveza tampoco conoce estratos ni orígenes sociales, por ello personajes como Kaiser Wilhelm, el último rey de Prusia, afirmó en alguna ocasión: “Denme una mujer que ame la cerveza y conquistaré el mundo”. Aunque la frase es impactante y la lírica precisa Prusia perdió todas las guerras sucesivas.

Otros en cambio que si ganaron sus batallas y declararon su amor a la cerveza fueron el británico Winston Churchill que alguna vez afirmó: “A mucha gente no le gusta el sabor de la cerveza; sin embargo, eso no es más que un prejuicio” o Benjamín Franklin, el cerebro tras la revolución estadounidense con su “La cerveza es la prueba de que Dios quiere que seamos felices” o mejor aún su frase casi científica: “En el vino hay sabiduría, en la cerveza libertad, en el agua en cambio hay bacterias”.

Claro está, la cerveza es una bebida que inspira pasiones, amores y odios o como lo declararía el escritor del género de terror y suspenso más famoso del siglo XX, Stephen King, con su famoso: “Un hombre que miente sobre la cerveza hace enemigos”.

Pero claro también han existido personajes legendarios que han resaltado las bondades de la cerveza, su ánimo conciliador e incluso sus propiedades saludables como el otro padre de la independencia estadounidense Thomas Jefferson cuando dijo “Si se bebe cerveza con moderación, se suaviza el temperamento, alegra el espíritu y promueve la salud”.

Otro que también destaca el potencial de la cerveza como una bebida que aumenta las capacidades intelectuales de sus usuarios es el destacadísimo escritor de ciencia ficción Terry Pratchett, el segundo autor británico con mayores ventas después de J.K. Rowling (la creadora de Harry Potter) con su famosa frase “...creo que no he bebido la suficiente cerveza para entender eso”.

Y para resaltar la capacidad de cerveza como un tónico para enfrentar la realidad viene del mismísimo Abraham Lincoln, el presidente estadounidense que con fe en el género humano escribió “Soy un firme creyente en la gente. Si se les dice la verdad, se puede confiar en ellos para sortear cualquier crisis nacional. La clave es darles los hechos reales y cerveza”.

Por último, está la sabiduría popular de don juanes anónimos, cuyas frases alrededor de la cerveza han pasado a la historia como la suprema: “La realidad es una ilusión causada por la falta de una buena cerveza”.

Publicidad

Publicidad