158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

El arrechón y otras bebidas del pacífico

 - Autor: 

Probamos las bebidas que se ofrecen por montones en el festival Petronio Álvarez y creamos una guía para que sea todo un catador cuando se trata de tragos del Pacífico.

Una de las mejores cosas que nos dejó el festival de música del Pacífico Petronio Álvarez fue la resaca. Lo bueno de esta resaca es que no vino a nosotros cortesía de las destilerías de Escocia o de barriles franceses, sino de botellitas de plástico empacadas en el Cauca y en Chocó; llegó gracias a tragos con nombres y sabores tan particulares como el arrechón, el pipilongo y el tumbacatre.

Son bebidas propias del pacífico colombiano. No tienen la mejor presentación y puede ser una lotería saber si una marca es buena o mala a menos de que no tenga pudor en pedir una “pruebita”. No obstante, si alguna vez se aventura a viajar al Pacífico y quiere probar algo más que solo ceviche (o si es de allá y quiere saber un poco más sobre lo que toma a ojo cerrado en los conciertos del Petronio), le ofrecemos esta guía para guiar su camino a una borrachera autóctona y hacer de sus resacas una experiencia culturalmente rica.

VICHE

Padre y madre de las bebidas del Pacífico. Es un aguardiente hecho a partir de la caña. La elaboración tiene sus complejidades: una familia recogía caña, la lavaban en el río y la guardaban en un potrillo; luego, en un trapiche, molían la caña y el guarapo que sale de ella se fermenta por quince días en un tanque hasta que saque burbujas y tenga un olor fuerte; se hierve un bache de guarapo hasta quedar meloso y se revuelve con el guarapo fermentado, para luego guardar la mezcla otros quince días. Así se hace este aguardiente. ¿Y cómo se sabe si el viche es de calidad? Préndale fuego, y si su llama es fuerte y azul, ese es un viche que vale la pena tomar. “Eso que ven que la gente se lo toma como si nada, eso no es viche”, dice una de las matronas que lo prepara.

Es un licor fuerte y que puede variar en sus características, desde sabor hasta contenido de alcohol, según quien lo venda. Son bebidas artesanales, entonces esto aplica a todos los licores en esta lista. Nuestro experto en licores en la revista dice (extraoficialmente) que con algo de viche se hace un caipirinha fantástico. Probamos la receta y le damos toda la razón.

 


CREMA DE VICHE

Piense en una especie de Bailey’s, pero de un color amarillo crema y con ciertos sabores aromáticos. Consta básicamente del viche, leche y algunas plantas o especias. Ideal para las personas que no quieren sentir el golpe fuerte de las bebidas aguardentosas en su boca.

CURAO

También conocido como “viche curao”, consiste en un viche que se fermenta con bejucos del monte. Es de sabor más fuerte que el viche tradicional y, supuestamente, tiene propiedades curativas.

ARRECHÓN

Su nombre lo dice todo. Al igual que otros cocteles en esta lista como la crema de viche o el tumbacatre, el arrechón es una bebida base de viche que no es del todo “tradicional”: es originaria de Buenaventura y es casi tan vieja como el festival Petronio Álvarez. Su lista de ingredientes es tan amplia como para poner a sudar a un barman y la receta cambia según quién la haga (algunos de sus componentes son leche, leche condensada, cola granulada de varios sabores, borojó, miel, etc.), pero suele tener una textura espesa y un sabor dulce. Sin embargo, su promesa es siempre la misma: puede salvar cualquier matrimonio de la mujer más frígida o del hombre más impotente; con nombres como el “mil polvos” y el “abrepiernas”, es el elixir de toda arrechera, y conocimos varias personas que dan fe de eso.

 

TOMASECA

Después de hecho el viche, las matronas del Pacífico salían a recoger una variedad de plantas medicinales del campo que mezclaban con la bebida y dejaban reposar. Con algo de dulce de panela, nace entonces la tomaseca. Sacarles más detalles sobre lo que ellas definen como “plantas medicinales” es imposible (“si les digo, me tiro el secreto", dice una). Sin embargo, se sabe que trae algunas especias como la canela, la pimienta y la nuez moscada. Hay que aclarar que su principal uso no es afrodisíaco: era una bebida creada para las mujeres que daban a luz, ayudando en su proceso de recuperación e incluso aliviar malestares como los cólicos). Todos estos ingredientes son suficiente para darle un sabor característico a la bebida, entre una esencia aromática y un golpe picante. Esta bebida es un favorito personal.

PIPILONGO

Una bebida parecida a la tomaseca en su sabor picante, pero se diferencia en que su condimento principal es la mata de pipilongo, una planta a la que se le atribuyen desde propiedades curativas hasta decir que es uno de los mejores afrodisíacos que hay. Si la botella de pipilongo no lleva la mata adentro cuando se la ofrecen, le están viendo la cara.

TUMBACATRE

Sorpresivamente, también se hace a base de viche, con chontaduro y bejuco. Es una bebida que no está hecha para levantar al enfermo, pero que dice ser capaz de levantar otras partes del cuerpo. Su sabor es para los amantes del chontaduro, si bien su textura es la más rara de todas (también cremosa, parecida a la del Bailey’s). Lastimosamente no encontramos un catre para poner a prueba sus efectos.

 


¿Dónde conseguirlos?

No se preocupe: no tiene que esperar hasta el próximo festival, o viajar hasta Guapi o Buenaventura para probar estos licores. En la ciudad de Cali es todavía posible conseguirlos en las galerías (plazas de mercado), particularmente cerca a la galería La Alameda. También hay varios sitios que venden por encargo y que pueden ser encontrados por internet.

Publicidad

Publicidad