158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

No soy vegetariano ni vegano, pero no necesito serlo para decir que este es un buen restaurante.

¿Yo vegetariano? ¿Yo vegano? ¡Mmm...! Difícil. Ojalá algún día lo lograra.

La verdad sea dicha, me cuesta mucho acercarme a un restaurante veggie y no por otra cosa diferente a que la gran mayoría de locales con este sello me aburren un poco por su falta de creatividad, por la ausencia de un golpe de fogón.

Sin embargo, desde hace algo más de un año, gracias al boca a boca de los glotones, me llegó un sabroso rumor: “¡Vaya a Casa Lėlytė y me cuenta!”, me decían. Y fui y volví una vez más y aquí estoy para contarles.

Sí, sí está chévere. No solo es un lugar muy agradable en Chapinero Alto con un bar muy bien montado (y con una coctelería deleitosa), sino que también está rico. Bastante rico.

Casa Lėlytė me sorprendió gratamente. Digamos que es la propuesta personal –y de alta cocina– de la chef María Angélica Bernal, quien se pilló toda esa movida en Nueva York y quien no solo la replicó aquí, sino que la adaptó a nuestra oferta en productos. “Cocina vegetal y de la tierra”, dice ella. Vegetariano gourmet, digo yo. Buena técnica, alto sentido de la alquimia y mucho sabor.

Solo para la muestra, voy a recomendar tres platos que pagan la silla:

El primero, una pequeña obra maestra de nuestros tiempos: la tira de sandía a la leña, sobre una cama de ricota de almendras y orégano, bañada en un pesto de cilantro, reducción de vino tinto, ñoquis de yuca y hojas de capuchinas. Una de las más grandes sorpresas que he tenido en los últimos años.

El segundo, la sopa de miso con noodles de zucchini, con unas espinacas parrilladas, con unas gyozas de berenjenas quemadas, con un queso curry de marañón y con unos hongos a la parrilla. ¡Platazo!

Y tercero, la barbacoa de remolachas ahumadas, servidas sobre amaranto soplado (y tapadas por unas rúgulas), con salsas BBQ de tomate de árbol y de queso Paipa. ¡Bien!

No soy vegetariano ni vegano, pero no necesito serlo para decir que Casa Lėlytė –la palabra Lėlytė es lituana y significa ‘capullo’– es un buen restaurante. Y asequible para el bolsillo.

Me imagino que este veggie fine dining (donde también, ni más faltaba, hay una hamburguesa de campeonato) debe ser un secreto bien guardado entre la comunidad de vegetarianos y, seguro, lo deben atesorar. Así que, para los que aún no lo son ni lo saben, este restaurante es altamente recomendado.

Tira de sandía a la leña, rellena de ricota de almendras y orégano, servida con pesto de cilantro, reducción de vino tinto, ñoquis de yuca a las finas yerbas y hojas de capuchina.

Cheesecake de cubios y uchuvas.

Ensalada acevichada, palmitos parrichados, mix de tomates cherry, leche de tigre, cancha española, picadillo de cebolla y cilantro.

Casa Lėlytė
Calle 64 # 3A-29 (Chapinero alto, Bogotá)
Tel. 309 96 33

 

MAURICIO SILVA GUZMÁN
REVISTA DONJUAN
EDICIÓN 148 - JUNIO 2019

Publicidad

Publicidad