158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Estos 5 vinos son ideales para acompañar la comida predilecta de muchos comensales: la carne asada.

Tal vez sea una coincidencia que una cepa poco conocida como el tannat sea el ícono de los vinos uruguayos, y –al mismo tiempo– vaya tan bien con la comida predilecta de este país: un pedazo de carne. 

Hay que partir de una gran verdad: pocos vinos combinan tan bien con un pedazo de carne recién asada como los que están hechos con tannat. Sucede por una razón muy simple: la marcada acidez y la carga densa que aporta la textura de esa cepa complementan la carne y refrescan el paladar, las dos sensaciones que se buscan cuando se intenta atacar un bife de chorizo.

Los puntos en común entre el tannat y el Uruguay –el país que lo adoptó como cepa ícono– van mucho más allá del aspecto gastronómico. Ese lugar común que crearon los periodistas deportivos para representar al talante uruguayo, la temida “garra charrúa”, es una metáfora que funciona perfecto para describir las características de este vino: astringente, fuerte, ácido, seco y con aromas vegetales.

La bodega Narbona, que empezará a comercializar sus vinos en Colombia a finales de este año.

(Vinos catalanes)

Tal vez no suene tan atractivo, pero es un vino ideal para el público de este país. Según Harry Mateus, gerente de la distribuidora Vinalium, los colombianos están predispuestos al tannat: “Como aprendimos a tomar vino con el cabernet sauvignon, una cepa tan tánica no es para nada extraña”.

Tradicionalmente esta uva –que es originaria de los Pirineos franceses– se usaba para darles acidez y carácter a mezclas tintas con merlot o cabernet sauvignon. Pero a lo largo de todo el siglo XX, los uruguayos lograron domar la cepa: podarles las hojas a las parras, cosechar más tarde para exaltar el sabor frutal de la uva y madurar al vino con madera fue la clave para los vinos hechos hoy ciento por ciento con tannat.

Ahora que los uruguayos lograron convertir al tannat en una tendencia –y en un vino que va muy bien con la carne–, los argentinos también están intentando domar la cepa y descubrirle nuevos aromas al plantarla en los viñedos más altos del país, en la provincia de Salta. Sin embargo, los tannat que por ahora se consiguen en Colombia son totalmente uruguayos.

Los viñedos de la bodega H. Stagnari, en la región de Canelones, a solo 15 minutos de Montevideo.

(¿Por qué amar los vinos franceses?)

Tres datos sobre el tannat

–En Uruguay hay 9.000 hectáreas de viñedos y 6.000 están plantadas con tannat.

–La principal área de cultivo es la zona de Canelones, muy cerca de Montevideo.

–El tannat se ha adaptado bien a otras zonas del mundo, en Perú y en el estado de Arizona, en Estados Unidos.

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @chepejara

Lea también: 4 vinos Cabernet Sauvignon de lujo

Publicidad

Publicidad