<
alo

¡Suscríbase ya!

¡Ahorre hasta un

32%

por un año!

alo

Wall Street

El tacaño más rico del mundo

Foto: Archivo El Tiempo

Tiro rico

El pato de la piscina repleta de monedas de oro

Si fuese un pato de verdad, Tío Rico McPato sería el número 4 de la lista de billonarios que publica Forbes todos los años. Sus 33.500 millones de dólares de fortuna lo ubicarían solamente después de Carlos Slim, Bill Gates y Warren Buffet. A sus 81 años, el pato más rico y tacaño del planeta sigue amasando monedas en el edificio más alto de Patolandia, donde reside.

Eso asumiendo que esa sea su fortuna, pues a lo mejor Forbes está bastante desfasado en su cálculo. Según su contador, su bóveda en Patolandia contiene la siguiente cifra, en monedas y billetes: 607 tillones 386 zillones 947 trillones 522.000 millones de dólares y 36 centavos. Eso lo ubicaría, por mucho, en el primer lugar de la lista. En cualquier caso, la fortuna de McPato ha crecido de manera sustancial, pues este año ha sido particularmente bueno. El precio del oro -su mayor inversión-  se ha disparado a raíz de la reciente crisis de los mercados de capitales causada por la debacle en Grecia. Eso le ha permitido aumentar la frecuencia de su deporte favorito, que consiste en realizar saltos mortales entre sus monedas y billetes. El que no debe estar muy feliz es el Pato Donald, su sobrino, que en múltiples ocasiones es obligado por su tío rico a pulir, una a una, las monedas de oro de la bóveda.

McPato no recibió educación formal, pero por su hobby de cazador de tesoros se ha vuelto un buen arqueólogo. Adicionalmente, sus aventuras de cazador de tesoros comienzan por lo general con un libro, estudiando sobre alguna leyenda dorada que le permita seguir creciendo su fortuna. Gracias a ello, McPato ha amasado una importante colección de libros, incluyendo bitácoras españolas y holandesas de los siglos XVI y XVII. Estas aventuras, además de sus múltiples viajes de negocios, le han permitido aprender varios idiomas.

La tacañez de McPato está explicada en sus orígenes. Nacido en Escocia, comenzó como embolador de botas en su país natal. Cuando le pagaron con una moneda de diez centavos americanos, decidió que iba a emigrar a Estados Unidos para amasar una enorme fortuna. Y lo logró. No en vano es el miembro más acaudalado del Club de Billonarios de Patolandia.

Publicidad