Logo DonJuan

GALERÍA DE PORTADAS Edición 85
portada

Todo terreno

Cómo usar la natación para estar en forma

Fotografía: Getty

Natación

Es uno de los deportes más completos y con menos posibilidades de lesiones que existen. No hace milagros, pero si usted tiene disciplina puede mejorar su estado físico en unas cuantas piscinas

Desde la prehistoria, los humanos han utilizado la natación como forma de transporte, relajación y deporte. Como competencia se empezó a practicar alrededor del año 1800 en Alemania y su masificación estuvo ligada a la construcción de piscinas públicas en todo el mundo.

Existen cuatro estilos básicos de nado: libre (el más común, mirando al fondo del agua), pecho (mirando al frente, con el pecho entrando y saliendo del agua), espalda (mirando hacia arriba) y mariposa (con los brazos girando sincronizados). Dominarlos sirve para tener una práctica más variada y ejercitar más músculos, pero hace falta un profesor para aprender las técnicas correctamente.

Si usted inicia una rutina de natación, haga lo posible por nadar cuatro veces a la semana, una hora diaria. No espere milagros: lo primero que va a mejorar es la capacidad respiratoria y la resistencia y solo después de varios meses de práctica constante se empezarán a notar los músculos más marcados. La natación quema la grasa, acentúa pero no aumenta la masa muscular.

Las claves para nadar bien son la fuerza y la reducción de la resistencia del agua. Por eso, es importante usar elementos como gorros de baño y vestidos ajustados. Dominar una técnica correcta de respiración, flotación y movimientos es clave para evitar el cansancio -si no sabe, no se avergüence de hacer un curso para adultos-. A menos que usted esté compitiendo, no se preocupe por nadar rápido sino por nadar bien: no dé brazadas exageradas, patalee suavemente, inhale por la boca sin tragar agua y exhale por la nariz.

Casi todos los clubes de Colombia, tanto privados como de cajas de compensación, tienen piscinas; también muchos conjuntos residenciales, sobre todo en climas cálidos. Sin embargo, no todas las piscinas son buenas para practicar la natación: la profundidad debe ser de al menos dos metros y su largo mínimo de 25 metros para que la práctica sea completa: en una más pequeña no se alcanzan a dar suficientes brazadas para que el ejercicio valga la pena. Marcar los carriles también ayuda a nadar mejor.

Fotografía: Getty

Publicidad