Edición 146

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿De qué sirve resolver un algoritmo si una de las acciones más fascinantes de un robot es cocinar una buena hamburguesa?

Seis dólares pueden comprar una buenahamburguesa, pero también pueden comprar  un gran espectáculo. Sucede en el Creator, un restaurante en San Francisco (EE.UU.) cuya atracción no es la comida, sino la máquina de casi seis metros de largo con tubos llenos de pan, vegetales y condimentos, 350 sensores y 20 microcomputadores, todos enfocados en hacer una sola cosa: hamburguesas. Ingenieros de varias disciplinas diseñaron esta maravilla culinaria capaz de hacer 120 hamburguesas por hora, armando el plato de principio a fin sin necesidad de intervención humana.

Y, para aclarar las dudas, todos los comensales han salido contentos.

Varios restaurantes, y especialmente aquellos enfocados en comidas rápidas, están empezando a dar ese salto. En los últimos años, el mundo conoció un robot capaz de armar pizzas –el proyecto de la compañía Zume Pizza– y al Spyce, un restaurante en Boston especializado en bowls que se preparan de manera automática tras hacer el pedido en pantallas led.

Como ya había advertido un estudio de la Universidad de Oxford, si bien los chefs de prestigio y comida de autor como Jamie Oliver no serán reemplazados por una máquina, al menos en los próximos 20 años (las probabilidades apenas alcanzan un 10 %), los cocineros más simples y hasta los meseros tienen un riesgo altísimo de que un robot se quede con sus trabajos (96,3 % y 93,7 %, respectivamente).

Por ahora estos robots, que son más parecidos a una máquina de Rube Goldberg que a un aparato realmente futurista, son la minoría en la industria; pero es solo cuestión de tiempo para que su comida se procese en bits.

los panes, recién horneados, son empujados por tubos al vacío y cortados por un cuchillo vibrador.

la carne, libre de hormonas, es armada y cocinada en fibras verticales para una textura suave.

Las salsas son medidas milimétricamente y los vegetales frescos son cortados en segundos.

Publicidad

Publicidad