Edición 128

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

FIBRA DE CARBONO: EL NUEVO ESQUELETO

 - Autor: 

Entre los carros autónomos y los eléctricos, este material está formando el auto móvil del futuro.

El futuro siempre es caro y ese es el verdadero problema. Por el mundo hay millones de inventos, millones de soluciones y millones de pequeñas revoluciones tecnológicas que mejorarían nuestro entorno drásticamente. ¿Entonces, por qué no las tenemos ya? Porque cuestan mucho y no son rentables. El ejemplo: la fibra de carbono.

 

Desde que Tesla con sus carros semiautónomos y eléctricos captó las miradas de los futuristas y soñadores de la industria automotriz esos temas se convirtieron en los más debatidos. Sin embargo, de una manera más silenciosa, fabricantes como McLaren llevan investigando con nuevos materiales. En 1981 construyeron el primer chasis de fibra de carbono para un carro de Fórmula 1 y empezaron a probar las ventajas de este material, mucho más ligero y resistente que los metales que se siguen usando. Por ahora es un lujo que solo pueden tener casas matrices como Ferrari, Lamborghini, Koenigsegg o BMW.

Cada fibra de carbono puede medir entre 0,001 y 0,0005 centímetros y se debe mantener a una temperatura de 0 °F.

A diferencia del metal, la fibra de carbono es una unión de fibras que se juntan como en una tela y forman una lámina que luego se pone sobre un molde plástico. En la ensambladora de Lamborghini, según Ezra Dyer, periodista de Popular Mechanics, este proceso se sigue haciendo a mano. El precio, por kilo, de la fibra de carbono, según un informe de Goldman Sachs, está alrededor de los 40 dólares, mientras que el del acero es de 2 dólares por kilo. No obstante, la reducción en el peso total del carro, casi un 60 %, disminuye el consumo de combustible y permite utilizar motores más eficientes, hasta favorece a los eléctricos porque necesitan menos potencia para mover los carros y la fabricación es más económica. ¿Cuándo se masificará el uso de este material? Según el MIT Technology Review tendremos que esperar unos diez años.

Publicidad

Publicidad