Edición 125

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Si está cansado de las filas en los aeropuertos, los vuelos sobrevendidos o de comer minisándwiches en las salas, lo invitamos a que considere la opción de comprar o alquilar un avión privado.

Uno de los símbolos de campaña de Trump, aparte de su gorra roja horrible, fue su avión privado. El Boeing 757 en el que se movilizó por todo EE. UU. le sirvió no solo como medio de transporte, sino como telón de fondo de muchos de sus discursos. Más que una anécdota, esto representa un cambio para esta industria. Según el Sunday Herald, de Chicago, este segmento de la aviación va a ser uno de los más beneficiados con la llegada al poder del magnate neoyorquino.

El futuro de este avión, y de todos los de Trump, es incierto. El presidente electo de los EE. UU. anunció que ninguno de sus hijos podrá utilizar estos aviones, salvo que pongan su propio dinero para moverlos. Además, que ocupar un cargo público, no los puede ni vender ni arrendar, así que les esperan cuatro años, por ahora, en un hangar expuestos a oxidarse.

Desde que Barack Obama arribó al poder y a raíz de la crisis del 2008, los aviones privados tuvieron una caída en las ventas. El propio presidente Obama atacó este medio de transporte al considerar que no era ético que los banqueros de Wall Street llegaran a Washington en sus aviones privados para pedir ayudas económicas del gobierno federal, con las cuales buscaban rescatar a los bancos que se encontraban a punto de quebrar. Esto, según Obama, iba en contra de la imagen de austeridad que se quería dar ante los contribuyentes.

Boeing introdujo el BBJ MAX 7 para competir en el segmento de los aviones privados. Aunque ya estaba en este segmento, el fabricante norteamericano renovó sus aviones aportando más lujo y mayor eficiencia. El alcance de este avión es de 7.000 nmi (es decir, puede ir de Dubái a Nueva York).

Sin embargo, fuera de la política y la macroeconomía, la buena noticia es que no hay que ser un multimillonario como Trump para tener un avión privado. El modelo Uber también llegó a los aviones. Aplicaciones como Lunajets o JetSmarter ponen a su alcance varios aviones privados desde la comodidad de su celular. JetSmarter ofrece los servicios clásicos de chárter (alquilar un avión para uno solo); el servicio de Shuttle, que es reservar un asiento en un vuelo ya existente (se divide la tarifa total entre todos los pasajeros), o una membresía, que consta de un determinado número de horas de vuelo que se compran para volar al año; esto da acceso a cualquier vuelo o servicio que preste JetSmarter.

Cessna es una de las marcas con más trayectoria en este segmento. Se caracteriza por el balance entre el lujo y la funcionalidad. Este modelo, el X+, tiene un rango de 3, 460 nm, velocidad crucero de 528 ktas y capacidad para 12 pasajeros, toda una junta directiva o una buena cantidad de amigos.

Para que se haga una idea, un trayecto entre Bogotá y Cartagena en un vuelo chárter puede estar alrededor de los 8.500 dólares para 8 pasajeros, mientras que un pasaje en primera clase, para el mismo trayecto, cuesta aproximadamente 390 dólares. Si el presupuesto le alcanza, considere darse un verdadero lujo y volar como un magnate.

 

Si quiere saber más del autor, sígalo enm Twitter como @felipeg269

Lea también:

-Icon A5, un jetski para volar

-Tres supercars que todo hombre desearía tener

-La historia del Camaro

Publicidad

Publicidad