donjuan

¡Suscríbase ya!

¡Ahorre hasta un

32%

por un año!

donjuan

Swing

Los objetos esenciales de Riccardo Gabrielli, director de La Lectora

Fotografías: Sebastián Jaramillo

Riccardo Gabrielli

Se acaba de estrenar su segundo largometraje y Riccardo Gabrielli se siente pleno: el cine es su oficio y también su hobby.

Gabrielli acaba de cumplir con un fetiche en Los Ángeles: desayunar en Bob's Big Boy, la cafetería de la primera escena de Pulp Fiction, en la misma mesa en la que los matones interpretados por John Travolta y Samuel L. Jackson discutían su futuro en pantaloneta; desayunó y volvió a Fotokem, el estudio en el que finalizaba su nuevo proyecto: La lectora, una adaptación de la novela de Sergio Álvarez que quería hacer desde que la leyó, diez años atrás.

Hijo de padre italiano y madre colombiana, Gabrielli nació en Alemania, creció recorriendo el mundo y gracias a la cámara fotográfica que llevaba a todo lado comprendió el valor de la imagen. Estudió cine en la Universidad de California y volvió a Colombia en 2004 para hacer su ópera prima, Cuando rompen las olas.

Más tarde lo invitaron a una convocatoria de nuevos directores en Fox Telecolombia, dirigió Tiempo final y su carrera se disparó: estuvo también al frente de El capo, La mariposa y Kdabra, "a partir de El capo, que hice como si fuera una telenovela, se empezó a hablar de series". Ahora espera conmover el panorama cinematográfico nacional con La lectora.

LOS OBJETOS

- 4 chihuahuas: Spike (no por Lee o Jonze, sólo porque le gusta el nombre), Mowgli (como el niño de la selva), Cloe y Vida.

- 17 días tardó en rodar La lectora.

- Su objeto más preciado es un ángel que lo acompaña desde su niñez. Se imagina que se lo regaló su mamá y nunca falta en su mesa de noche.

- Desde niño escribe con plumas y no es capaz de hacerlo de otra forma. Con esta, un regalo de su esposa, firmó todos los contratos de La lectora.

- Le gusta la jardinería, y este es uno de los muchos bonsáis que sembró en un jardín de su casa.

Fotografías: Sebastián Jaramillo

Publicidad