Logo DonJuan

GALERÍA DE PORTADAS Edición 85
portada

Subasta

Retrsopectiva de Henri Cartier-Bresson en el MoMa: un plan imperdible

EFE - Foto: Archivo particular

Si está pensando en visitar Nueva York en los próximos meses, esta retrospectiva del fotógrafo francés se convierte en un plan imperdible.

Más de 300 trabajos del fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson configuran la próxima exposición del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, que constituye la primera retrospectiva en Estados Unidos, desde hace 30 años, del padre del moderno fotoperiodismo. Con "Henri Cartier-Bresson: The Modern Century", el MoMA muestra al público, del 11 de abril al 28 de junio, parte de la carrera del maestro francés, con muchas fotografías inéditas que el artista realizó entre 1929 y 1989.

La quinta parte de las más de 300 instantáneas en blanco y negro expuestas y que Cartier-Bresson (1908-2004) tomó en esos años nunca se habían visto en público, pese a formar parte de las décadas más prolíficas de su carrera. El comisario de la muestra y jefe del departamento de fotografía de la institución, Peter Galassi, recordó que el MoMA realizó la primera exhibición de Cartier-Bresson en 1947 y agradeció la colaboración de la fundación parisina creada dos años después de su muerte y con su nombre, pues ha prestado 220 instantáneas. Esas fotografías, recuperadas por el tesón de Martine Franck, esposa del artista, se unen a la impresionante colección que el museo neoyorquino tenía ya en sus fondos.

"Sólo una pequeña fracción de sus fotografías son famosas, tiene cientos, quizás miles, que son virtualmente desconocidas", señaló Galassi, que también ha contribuido a la edición de un libro que para la ocasión ha hecho el MoMA. Otras forman parte de las que publicó en revistas como "Life" y "Paris Match", que también han colaborado con el MoMA. Galassi ha organizado esta exposición en 13 secciones, empezando por 34 fotos tomadas a principios de los años '30 con una cámara Leica, y que, según el comisario de la muestra, permiten apreciar la manera en que "el joven y rebelde surrealista utilizó la rapidez y movilidad que daba esa cámara para inventar un nueva rama de la creación mágica".

En esa sección están algunas de sus instantáneas más conocidas, como las de la estación de trenes de St. Lazare, en París, y en las que los expertos explicaron que desarrolló la técnica de congelar el movimiento, mientras que en otras, como las tomadas en un viaje a España, mostraban el surrealismo de algunas escenas de la vida diaria. De ese grupo forman parte fotos tomadas en las ciudades españolas de Madrid, Sevilla, Alicante o Valencia, y otras captadas en México. En la siguiente sección, el MoMA ha colocado 18 fotos que son el inicio de Cartier-Bresson en su larga carrera como fotoperiodista, una disciplina de la que se le considera el padre y que se centra en los años inmediatos al fin de la Segunda Guerra Mundial y a las enormes transformaciones políticas que vivió Asia, un continente en el que él vivió durante tres años hasta 1950.

El MoMA se ha inclinado por una organización temática de las siguientes secciones, en especial de las que exploran las impresiones de los viajes del maestro por Asia, Europa y su Francia natal, con su particular visión sobre la época y de las personas de entonces, como de los paisajes marcados por la presencia del hombre. La mirada de Cartier-Bresson se volvió también hacia el nuevo orden mundial salido de la Segunda Guerra Mundial y a sus representantes, Estados Unidos y la entonces Unión Soviética.

"Cartier-Bresson hizo más fotos de EEUU que de ningún otro país del mundo a excepción de Francia, pero sus fotografías americanas son de las menos conocidas", según los expertos. Un conjunto de trabajos vistos desde la observación neutral, pero que "incorporan críticas y exponen la vulgaridad, el racismo o la avidez estadounidense" y "la dimensión lúgubre e inhóspita de la vida soviética", en diferentes etapas. En 1958 el fotógrafo francés quiso capturar el programa de industrialización forzosa realizado en China por Mao Tse-tung, y de un viaje de cuatro meses al país asiático salió una serie de instantáneas que retratan el comunismo chino.

La exposición también incluye una selección de 34 impresionantes retratos que "colocan a Cartier-Bresson como uno de los mejores retratistas del siglo XX", indicó el MoMA. Son los rostros, a menudo en sus casas, de personalidades como Pierre Bonnard, Henri Matisse, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Albert Camus o Coco Chanel, en Francia, y de William Faulkner, Truman Capote, George Balanchine o Louis Kahn, en EEUU.

Publicidad