Servicios Públicos

¿Cómo crear una fragancia?

Fotografía: Archivo particular

De la mano de Carolina Herrera, el paso a paso de la elaboración de su 212 VIP Men.

1. Para crear la fragancia 212 VIP Men, Carolina Herrera se tomó las cosas con calma. En concreto, dedicó dos años para tener el producto terminado. Pero todo ese trabajo arrancó simplemente con una pregunta: ¿Cómo evocar un ambiente festivo sin vodka? Porque lo que Carolina Herrera quería encerrar en el envase no era el aroma de unas materias primas, sino el del espíritu de las fiestas más exclusivas de Nueva York. El primer paso estaba listo.

2. El siguiente paso consistió en buscar un equipo de personas que supieran convertir en aroma algo que, en teoría, no se puede embotellar. Carolina Herrera se reunió con David Apel, uno de los perfumistas más reputados de Nueva York, con quien pensó en los ingredientes a los que recurrirían para crear la fragancia.

3. El punto de vista masculino era indispensable, pero también el femenino. Por eso, Carolina se reunió con la perfumista Emilie Copperman, con quien daría el tercer paso para crear 212 VIP Men. "A fin de cuentas, las fragancias son para seducir y era esencial saber qué pensaba una mujer sobre la fragancia", dice Carolina Herrera, cuyos perfumes siempre han empleado esencias naturales, pero que en esta ocasión decidió combinar con algunas sintéticas para lograr exactamente lo que buscaba.

4. El cuarto punto fue trabajar con los ingredientes. Para ello, se basó en el caviar lima, que le da un toque afrutado que contraste con las demás esencias. El otro ingrediente principal es el vodka frío con un poco de menta helada que brinda las notas de frescura. Por último está la madera de Kingwood, que aporta un toque tropical y terroso que perdura toda la noche.

5. Finalmente está el frasco, que tiene que lograr de manera visual lo que el contenido consigue con el aroma. Como la inspiración de todo es Nueva York, se buscó que el recipiente evocara el icónico skyline de la ciudad, con sus rascacielos imponentes, pero sobrios, elegantes e inmediatamente reconocibles.

6. El resultado final.

Publicidad