¡Ahorre hasta un

32%

por un año!

alo

Plato Fuerte

Tres nuevos restaurantes en Bogotá para ir a la fija

Fotografías: Filiberto Pinzón

La Mar con comida peruana, Casa con una arquitectura de monumento nacional y Allan, el nuevo de los Rausch, son la nueva oferta gastronómica en la capital.

LA MAR

No hay necesidad de ir a Lima para tomarse un "cholopolitan".

Fotografías: Filiberto Pinzón

La comida peruana es una de las favoritas de los bogotanos y La Mar viene a tomar un lugar privilegiado en este segmento bajo la batuta del gran Leo Katz. A pesar de estar en el pueblo colonial de Usaquén, este restaurante se distingue por su arquitectura contemporánea: ladrillo, madera y una pequeña cava de vidrio, techos altísimos, iluminación natural, música tropical y mucho color generan un ambiente festivo que invita a comer bien al calor de unos buenos tragos.

La carta está concentrada en las distintas variedades de cebiches, causas y tiraditos, preparados con un auténtico toque peruano -leche de tigre, papa y muchos mariscos-. Sin embargo, La Mar va mucho más allá de los frutos del mar: planchas, arroces, pastas, sopas, sudados y otras carnes se unen a un "menú underground" que ofrece opciones vegetarianas y platos para todos los gustos y credos.

Además, el enorme bar complementa el surtido de diferentes licores y vinos con una serie de cocteles únicos que, desde su nombre, saben a fiesta: Señorita Laura, Váyase por la sombrita, Perubólica y Cholopolitan son algunas de las combinaciones de frutas exóticas con pisco que retan tanto al paladar como al hígado y que, con mucho humor, recuerdan lo mejor de la cultura popular peruana.
dirección

Dirección: Calle 119B # 6-01

CASA

El placer de comer en un monumento nacional.

Guillermo Bermúdez, uno de los arquitectos más importantes del siglo XX en Colombia, construyó en 1952 esta casa para vivir con su familia, en la que desarrolló un estilo absolutamente innovador para la época. En 1962, la casa ganó el premio de vivienda en la primera bienal colombiana de arquitectura y unos años después fue declarada monumento nacional, obligando a conservar su uso residencial y su diseño intactos.

José Alejandro Bermúdez, su hijo, consiguió la licencia para restaurar la vivienda y adecuarla como restaurante, respetando todos los detalles originales y haciendo modificaciones mínimas -instalaciones eléctricas y tuberías, remodelación de los baños y la cocina y eliminación de los armarios-, dejando un espacio que lleva a los comensales a viajar 50 años atrás y sentirse como en una verdadera casa, acogedora y sencilla.

La comida, por su parte, tiene el sello de DLK, la compañía responsable de restaurantes del mismo sector como La Brassèrie y Di Lucca. Con un chef italiano y dos peruanos, Casa tiene una carta sin artificios: acá no hay fusiones ni conceptos rebuscados, simplemente es comida mediterránea fresca, platos que no necesitan mayores explicaciones para disfrutarlos.

Además, Casa ofrece un "menú de arte" en asocio con la galería La Cometa: los cuadros y esculturas que decoran el restaurante son obras de artistas de la talla de Édgar Negret, complementando así una carta absolutamente moderna.
dirección

Dirección: Carrera 13 # 85-24

Fotografías: Filiberto Pinzón

ALLAN

El nuevo juguete culinario de los hermanos Rausch.

Hace seis años, los hermanos Rausch establecieron a Criterión como uno de los mejores restaurantes del país. Ahora decidieron evolucionar el concepto de la cocina francesa que los hizo famosos y llevarlo a un estilo minimalista bajo el nombre de Allan.
Lo primero que se nota en este nuevo restaurante es la cava transparente de la fachada: más de 550 botellas de vino son las verdaderas anfitrionas de un pequeño espacio en el que el vidrio genera una atmósfera apacible y lleva a vivir una experiencia gastronómica fuera de lo común.

A diferencia de Criterión, la presentación de los platos de Allan es más moderna y se inscribe dentro de una arquitectura pulcra, rodeada de jardines verticales y llena de luz. Allan está ubicado en el primer piso del hotel Avia y ofrece desayunos entre las 7 y las 11 de la mañana, con opciones como huevos revueltos con salmón ahumado, omelette con langosta a la thermidor, vol au vent con huevos, hongos salvajes o calentao al estilo Rausch.

Los almuerzos se sirven entre las 12 del día y las 4 de la tarde. Entradas como foie gras, fricassée de escargot, ostras con gelatina de Bloody Mary o mozzarella di buffala son el preámbulo de pescados, mariscos y carnes preparados con el mayor cuidado y de postres con un toque de cocina molecular.

Para respetar el espacio del restaurante, el bar está ubicado en la terraza del hotel.

Dirección: Calle 93 # 11A-31

MÁS:

- Galería de fotos: Allan, La Mar, Casa

- La Despensa, el restaurante de uno de los mejores chefs de Amércia en Bogotá

- Horacio Barbato, un restaurante que apunta a lo clásico y no a la moda

Publicidad