Logo DonJuan

GALERÍA DE PORTADAS Edición 85
portada

Plato Fuerte

Donjuán, un nuevo restaurante en Cartagena

Fotos: Archivo particular

Donjuan

Su carta es como una biografía de múltiples viajes, con siete entradas frías y siete calientes, trece platos fuertes y cuatro postres. Su nombre, sin duda, es un don.

Mientras estudiaba inglés en Vancouver, la capital gastronómica de Canadá, Juan Felipe Camacho López tenía 24 años y entró a estudiar cocina en un centro comunitario. Había pasado algunos semestres estudiando ingeniería civil, pero no le gustó. En esos años vivió con sus dos hermanos en Bogotá y el que llegara primero a la casa cocinaba. Desde entonces no había tenido relación con la cocina, pero en Vancouver todo cambió, buscó escuelas en todo el mundo y terminó en el País Vasco.

Trabajó durante cinco años en Arzak, Martín Berasategui, Akelarre y Kursaal y creó en Cartagena el restaurante 8-18 hace seis años con varios socios, pero siempre quiso tener su propia cocina, vendió su parte, ahorró y creó la carta de Donjuán, que es una especie de autobiografía. Su idea es que las cosas sepan a lo que son. Hace años comió un bogavante canadiense en Tenerife, y desde que llegó a Cartagena ha buscado al pescador artesanal de las islas que pueda darle una langosta con ese sabor y no descarta la posibilidad de incluir algún día en su carta una lechona, el plato típico de su ciudad natal: Ibagué.

Donjuán tiene siete entradas frías y siete calientes, trece platos fuertes y cuatro postres, una plantilla que se renovará máximo cada cuatro meses ligeramente con ingredientes que siempre estén disponibles. Ahora hay pulpos laminados con maracuyá, aceite de oliva y cilantro; muelas de cangrejo de Santa Marta, entrecôte, dos solomillos de res y dos de cerdo.

¿Y el nombre? Un poco antes de abrir el restaurante, no sabía cómo llamarlo y necesitaba decidirlo para el papeleo correspondiente. Llamó a su mamá y ella le dijo, "No te preocupes, tú tienes un don, Juan".

Publicidad