Plato Fuerte

Bistronomy, la nueva joya de los Rausch

Por Mauricio Silva Guzmán Fotografías: Sebastián Jaramillo

Bistronomy

La unión de dos palabras, bistró y gastronomía, le da vida al nuevo local de los Rausch. Una cocina clásica, con técnicas de vanguardia, relajada y muy asequible en términos de bolsillo.

Con apenas dos meses de vida, difícilmente tiene una mesa libre. Y eso, en principio, significa dos cosas: o que es el lugar de moda en la ciudad (que sí), o que está muy bien (que también). Se llama Bistronomy y es la nueva apuesta de los hermanos Rausch en Bogotá.

La unión de dos palabras, bistró y gastronomía, le da vida a un concepto que, básicamente, busca que la cocina elaborada sea mucho más factible en términos de que siga siendo exquisita pero no fastuosa; que utilice los nuevos juguetes tecnológicos para su elaboración, como la cocina al vacío; y que sea asequible en términos de bolsillo. En otras palabras, que no cueste un ojo de la cara ni hacerla ni venderla.

Y la interpretación en este caso es perfecta. La gran mayoría de los platos son muy ricos -ninguno baja de rico-; y el look del lugar, repleto de maderas, cariño, mesas generosas, galería de vinos, vajillas y servilletas coloridas, cacerolas caseras que aterrizan en la mesa e invitan a compartir, sumado a las relajadas pintas de los meseros, hace que el sitio sea afectuoso y acogedor.

Vamos al grano: imperdible y para siempre pedir como entrada mientras se acaricia el paladar, el paté de hígados de pollo, acompañado con mermelada de cebolla y alcaravea. También como entrada, están las sabrosas salchichas que pueden ser o de Toulouse, o de Italia (esta es picante), con lentejas estofadas en vino tinto.

Como platos fuertes: el sándwich de sobrebarriga a la criolla con huevo frito; el lomo de cerdo cocido en mantequilla con ajos, acompañado con repollo morado y salsa de mostaza a la antigua; y el fettuccini negro con langostinos y salsa de vino blanco. Pero hay más, mucho más, y vale la pena repetir la visita. ¡Muy chévere!

Carrera 6A No. 119-24.
Bogotá. Tel. 629 2591.
Recomendado: el paté de hígados de pollo, acompañado con mermelada de cebolla y alcaravea.

Por Mauricio Silva Guzmán
Fotografías: Sebastián Jaramillo

Publicidad