Edición 125

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Una de las fantasías más comunes no es tan rara en la vida real como se pensaría. Pero cuídese de no arruinarla.

“He tenido tríos con mi esposa y otras cuatro chicas (no todas al mismo tiempo, obviamente)”, cuenta un hombre con mucha suerte. “Un momento memorable fue cuando mi esposa le estaba haciendo un oral a una amiga mientras yo la penetraba por detrás. Su amiga se rió y dijo ‘coge a tu chica más duro, que se siente bien’. Todos nos reímos y tuvimos que tomarnos un descanso. El sentido del humor es importante en estas situaciones”. Por si no lo sabía, los tríos son bastante divertidos.

Un sujeto cuenta que desde que tuvo su primer trío con su esposa y otra mujer hace un mes, ha repetido más de veinte veces. La sexóloga Martha Mejía dice que de diez hombres que atiende, “nueve tienen como fantasía un trío con dos mujeres al mismo tiempo”. Y aunque algunos se ponen serios cuando su pareja les propone lo mismo con los sexos invertidos, muchos con los que hablamos admiten tener placer de ver a su pareja disfrutar junto a otro hombre. Es cuestión de gustos.

Por supuesto, no todo es color de rosa en los tríos. Los mejores consejos que dieron los hombres y mujeres que han “coronado” es nunca depender del alcohol o de las drogas para pasar un buen rato, nunca tratar con demasiada fuerza que pasen las cosas y saber coordinar a los participantes y las posiciones (que no son pocas, con suficiente creatividad).

Mejía, por su parte, recomienda que la pareja se tenga confianza, que la otra persona que completa el trío sea alguien ajeno al círculo social (Tinder es una buena opción) y siempre dejar bien establecidas las reglas del juego, qué se puede y qué no se puede hacer. Sin esto, un ataque de celos es casi inminente.

Una chica cuenta: “Mí primer trío ocurrió cuando una pareja de amigos me preguntó si estaba interesada. Parecía que confiaban el uno en el otro y la única regla era que él no podía venirse dentro de mí. Todo lo demás estaba permitido. Ella me empezó a hacer un oral, y yo le di un blowjob a él. Todo iba bien hasta que su novio me empieza a penetrar. Ella estalló, saltó y dijo ‘¡no! Deja de cogerla, no puedo ver eso’. Obviamente no pudo lidiar con ver a su novio con otra mujer. Ese fue mi único mal trío. Todos los demás han sido fantásticos”. Por eso, si no le va bien en su primer trío, no se preocupe. Es cuestión de práctica.

Publicidad

Publicidad