Edición 138

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Manual de urbanidad para el buen uso del celular

 - Autor: 

¿Se reconoce en alguno de estas recomendaciones o reconoce a los demás?

El celular nos ha abierto las puertas a un mundo sin límites. Con solo el dedo índice bailando sobre la pantalla, podemos pedir una bicicleta a Estados Unidos, hablar con un amigo que vive en Mongolia, grabar el video de un ave en cámara lenta, revisar las acciones de la bolsa, leer la biblia más antigua que existe e inscribirnos en un curso intensivo de húngaro. Todo eso y mucho más se pueden hacer gracias a este aparato que, en una suerte de dos por uno, da cuenta del progreso tecnológico que hemos alcanzado, y al mismo tiempo nos enseña que en materia de urbanidad seguimos siendo los mismos bárbaros de siempre.

Es cierto que hoy es imposible vivir sin celular. Sin embargo, hay quienes han llevado la dependencia del aparato a extremos enfermizos, egoístas, groseros y hasta grotescos. Pensando en ellos, hemos elaborado este sencillo Manual de urbanidad para el buen uso del celular.

Manual de urbanidad para el buen uso del celular

1. Si va a pelear con su novio o a insultar a la señora del banco que le quiere vender un crédito exprés desde hace ocho días, busque un lugar donde no incomode y, cuidando el volumen, ¡despáchese!

2. Jamás le hable a alguien con los audífonos puestos. No importa si no está escuchando música.

3. No deletree en voz alta el mensaje que está enviando por Whattsapp. Quien lo hace parece un niño que está aprendiendo a leer sus primeras frases en una cartilla: “la vaca muge”, “Mi perro se llama Pepe”.

4. No desperdicie la memoria de su teléfono en fotos insulsas. No todo momento es especial, un “momento Kodak”. Por favor, no ponga a posar a todo el mundo, como si estuviera haciendo un estudio fotográfico: “Ahora una con Lucas, pero sentado, y el bebé en el centro”, “Ahora Lucas con el bebé en los brazos, y Johanna pegada al bebe, pero no tanto”.

5. No toda la comida es fotogénica, y si lo es, recuerde que no queremos ver más un pulpo en salsa de cualquier cosa en Instagram.

6. Cuando llegue la comida en un restaurante, tome la foto del plato rápido. Tiene un minuto de gracia. De ahí en adelante es prohibido.

7. No se copie de la foto que está haciendo otra persona, como quien espera en la fila su turno de posar con una celebridad. ¿Se entiende, no?

8. Por favor, no lleve el concepto de manos libres al delirio. Como esos tipos que casi siempre caminan con los pies hacia afuera mientras van por la calle vociferando, manoteando, indicando con el brazo lo que la otra persona, al otro lado de la línea, no puede ver.

9. Limite el uso del speaker a lo estrictamente necesario.

10. Maneje el volumen de su voz. Si ya le han dicho que grita y usted no se ha dado cuenta, es hora de pedir cita al otorrino.

11. Por caridad, si va a un concierto no lo grabe todo. Disfrute la función y deje que los demás también la disfruten.

12. Si está tomando una foto en un espacio público, deje pasar a las personas. Espere. No sea de los que se demoran diez minutos.

13. No mire el celular de reojo mientras habla con alguien mirándolo a los ojos. Es muy descortés.

14. Aprenda a escribir mensajes largos. Olvide las metralletas tipo: “Hola. Send. Cómo estás. Send. ??. Send. Oye. Send. Te quería decir. Send. Finalmente mañana no hay reunión. Send”.

15. En la medida de lo posible no coloque el celular sobre las mesas, con la pantalla hacia arriba, en especial durante una cena.

16. Si le están mostrando una foto, no mueva el dedo para ver el álbum completo: no sea chismoso.

17. No mendigue cargador por más de una semana.

18. Si usted va en bus y no tiene audífonos, no ponga sus canciones de bachata, vallenato y reggaetón durante todo el trayecto. Los demás no quieren oírlas. No sea tacaño, hay audífonos desde 2 mil pesos.

19. Si a la entrada de un concierto, una obra de teatro, una sala de cine, una conferencia, etc., le piden el favor de poner el celular en silencio: PÓN-GA-LO EN SI-LEN-CI-O. Si no entiende este último punto, este decálogo no le servirá de nada pues usted es un menso sin remedio.

 

Publicidad

Publicidad