Edición 128

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Una cámara, ¿el juguete sexual del siglo XXI?

 - Autor: 

Para algunos, arruina el humor en la cama; para otros, nada mejor que sentirse como estrellas porno.

Piense en la cámara como el juguete sexual del siglo XXI: le permite probar algo nuevo que le da algo de picante a las situaciones de cama (debe de ser por la idea de volverse un actor porno con solo un celular) y cambia radicalmente, para bien o para mal, su desempeño. Quizá para impresionar y verse mejor en pantalla.

“Me es difícil actuar completamente natural cuando me están filmando. Me doy cuenta de que miro a la cámara y gimo un poco más”, dice una chica a quien le gusta hacer varios cortometrajes con sus novios. “Eso es algo que no me gusta”.

Otras personas también dijeron que ser grabados “con las manos en la masa” no les producía ningún tipo de vergüenza; al contrario, los excitaba más. La mayoría de las parejas los hacen para darle algo de material sexi a su pareja para cuando están lejos, o para ver cómo se ven ciertos actos, como un blowjob, desde una perspectiva diferente; hay gente a la que ni le importa el producto final. “No estoy segura de por qué, pero ver los videos nunca me ha interesado”, comentó una mujer. “Disfruto filmándolos y me excito con la idea de que él se masturba viéndolos”. Si se pregunta, las dos poses más cinematográficas según los encuestados son los blowjobs y de perrito. Hay demasiados planos para experimentar, y al menos la mano de alguien anda libre para sujetar la cámara.

Por último, tiene que cuidar quién lo ve. Hay parejas a las que les gusta subir estos videos a la web (más de las que imagina; una chica comentaba que apenas perdiera algo de peso haría unos buenos videos para subirlos en un sitio porno), mientras hay otras que lo muestran solo a algunos amigos en momentos de ebriedad. Pero si quiere mantener sus partes privadas realmente privadas, cuídese. “Nuestra roommate accidentalmente vio parte del video cuando tomó prestada nuestra cámara”, dijo una persona. “¡Ella estaba tan avergonzada como nosotros!”.

Publicidad

Publicidad