Edición 115

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Especial multimedia

CHIVAS THE VENTURE

Volver al especial

Conozca cómo se financia un nuevo proyecto

 - Autor: 

¿Necesita dinero para comprar el carro en el que pasea su jefe? Le sorprendería saber de dónde puede sacar fondos para cualquier proyecto, siempre y cuando tenga la chispa para contárselo al mundo.

 No estamos seguros de que Noboru Bitoy sea su nombre real, pero así se hace llamar en la popular página de emprendimiento KickStarter.com, donde el año pasado publicó una iniciativa para poder ir a comer un burrito y contarle al mundo si estaba rico. Hasta ahí nada raro, Internet a veces parece un manicomio… Lo extraño sucedió cuando su petición para conseguir ocho dólares logró recaudar un total de U$ 1.050 (al parecer hay muchos fanáticos de este tipo de platillos).

¿Había encontrado este entusiasta de los burritos una nueva mina de oro? Sí y no. Sin duda este tipo de iniciativas financiadas por la comunidad pueden llegar a ser muy rentables, pero no son nuevas.

Muchos años atrás, en el Siglo XVIII, a dos ilustres europeos se les ocurrió que sería buena idea publicar un libro con todos los descubrimientos científicos a la fecha: La Enciclopedia de Ciencias, Artes y artesanías de Diderot y D'Alembert. Al no contar con los fondos suficientes para imprimirla, decidieron reunir el dinero invitando a los integrantes del sindicato de libreros de Francia a pagar por la enciclopedia antes de que fuera producida.

El Micromecenazgo o Crowdfunding es el mecanismo para conseguir financiación de proyectos por medio de aportes económicos de un número de personas. ¿Cuántas? Tantas como logre enganchar para que crean en usted y sus sueños.

No tiene que leer la historia de la Ilustración Francesa para saber qué fue lo que les funcionó a Diderot y D’Alambert o encontrar en Facebook a Bitoy para que le explique cómo logró que 258 incautos lo apoyaran, algunos pagando incluso hasta 50 dólares, ¡Por un burrito! Con una simple conexión a internet usted puede crear una cuenta en alguna de las múltiples plataformas que le facilitan el trabajo de dar a conocer su proyecto para que sea patrocinado: le ahorran el trabajo de ir puerta a puerta convenciendo a cuanto vecino tenga para que le dé un impulso económico, o le disminuyen el tiempo de espera a que la herencia de esa querida tía quede en su cuenta bancaria para independizarse y crear su propia compañía.

A la que mejor le va es GoFundMe.com, que recogió el año pasado la poco despreciable suma de 470 millones de dólares para iniciativas que en su mayoría tienen un componente social.

Pero si lo suyo es el emprendimiento, crear empresa y superar a todos sus jefes, la página de Crowdfunding que más se adapta a usted es KickStarter.com. El mecanismo es sencillo: conciba una idea y luego saque al encantador de serpientes que lleva dentro para venderla. No olvide ofrecerles una ñapa a aquellos que decidan apoyarlo, eso sí, dependiendo de la cantidad con la que estén dispuestos a contribuir.

¿Aún le suena a “mendigar” en internet? No se confunda. Grandes empresas han surgido con este sistema. Un ejemplo de esto son los creadores del reloj de papel electrónico Pebble: una idea que ya lleva más de 10 millones de dólares recaudados y que inicialmente solo pretendía conseguir 100 mil dólares.

El inglés no debe ser un problema para iniciar. En Colombia también hay plataformas para Crowdfunding como Idea.me, que a través del financiamiento colectivo busca generar impacto social, educativo y económico en América Latina; Little Big Money para las ideas con repercusión social y ambiental; y La Chèvre, que le apuesta a las industrias creativas del país.

¿Le hacía falta el dinero para darle rienda suelta a sus ideas de negocio? Ya no tiene excusa: el Crowdfunding lo puede convertir en el próximo Mark Zuckerberg latinoamericano. Conquistar el mundo empresarial solo dependerá de su creatividad para emprender.

Publicidad

Publicidad