¡Ahorre hasta un

32%

por un año!

alo

Interés DJ

Lo que nos dejó el mundial Sudáfrica 2010

Por. Luis Quintana. Foto: Reuters

Mundial de escándalos, vuvuzelas, un pulpo vidente y pocas sorpresas en lo deportivo, donde se impuso el gran favorito. Aquí, una recopilación de elementos que rodearon el mundial de principio a fin.

Por primera vez la cita futbolística más grande del mundo llegó a África y por primera vez España se coronó campeón. El de Sudáfrica fue un mundial marcado por escándalos, vuvuzelas, un pulpo vidente y pocas sorpresas en lo deportivo, donde se impuso el gran favorito. A continuación una recopilación de elementos que rodearon el mundial de principio a fin.

LA VUVUZELA. La trompeta plástica se convirtió en un epicentro de amores y odios. En Sudáfrica se vendió por millones, con precios que iban desde los 20 rand ($5.000 pesos) hasta los 60 rand, y que hacían de los estadios unos verdaderos enjambres de abejas. El ruido excesivo de este dispositivo fue criticado desde el primer partido y a la FIFA llegaron propuestas para que se prohibiera, a lo que Joseph Blatter, presidente del ente organizador, siempre respondió con el argumento de que la vuvuzela era parte de la cultura sudafricana. Y tras el mundial no hay duda que lo es.

Las vuvuzelas fueron creadas para imitar el sonido de los elefantes y en la década de los años setenta eran de metal. Se popularizaron cuando llegaron de China las elaboradas con plástico, y se apoderaron de las tribunas del fútbol local. Algunos estudios como el de la Universidad de Pretoria, afirman que una sola trompeta de estas puede llegar a producir hasta 138 decibeles, ruido superior al límite establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 55 decibeles.

El legendario torneo de Wimbledon, que se disputó en tiempos de mundial y fue ganado por Rafael Nadal (otro triunfo español), se declaro como "zona libre de vuvuzelas", e hizo evidente el 'temor' de que la celebración con esta trompeta conquiste otros deportes.

La vuvuzela también fue un fenómeno mediático. El gigante de los videos en la red, Youtube, instaló en la interfase de sus videos un balón de fútbol, que al ser 'cliqueado' reproducía el sonido de la corneta. La vuvuzela también fue protagonista en aplicaciones para teléfonos móviles y otras páginas web.

UNA POLÉMICA LLAMADA JABULANI. Desde el mundial de Corea-Japón en 2002 con la 'Fevernova', la discusión sobre la pelota oficial del mundial es cada vez mayor, y Sudáfrica 2010, con la Jabulani, ha sido el punto más alto de esta polémica hasta ahora. Desde antes de comenzar la competencia las críticas se hicieron notar. El arquero español Íker Casillas lo calificó como "pelota de playa", mientras que el portero brasileño Julio Cesar dijo "la pelota es horrible, parece a las que compras en un supermercado".

Que es muy liviana, que no se sabe a dónde irá a parar, que es imposible de dominar, que rebota mucho... los argumentos de los jugadores fueron más en contra que a favor. Pero la Jabulani estuvo en boca de todos después de que Estados Unidos le empató a Inglaterra en el primer partido del Grupo C, con un error garrafal del portero Robert Green, al que muchos de sus compañeros no dudaron en eximirlo de la culpa y atribuírsela a la inconsistencia del balón.

La polémica con la esférica fue tal que hasta la NASA realizó una prueba para determinar el carácter aleatorio de la Jabulani. El estudió concluyó que cuando el balón viaja a más de 72 kilómetros por hora, el recorrido se vuelve 'impredecible' por el efecto aerodinámico denominado como "nudillo". Adidas, la marca fabricante de las pelotas del mundial desde 1970, no se involucró tanto en la querella sobre su balón, al que denominó desde el principio y junto con la FIFA, como 'perfecto'.

Se llamó Jabulani porque significa "celebración" en Zulú, uno de los once idiomas oficiales de Sudáfrica, hablado por el 25% de la población. Lo componen ocho paneles tridimensionales, tiene 11 colores diferentes y pesa 440 gramos.

EL PULPO PAUL. Zakumi podrá ser la mascota oficial de Sudáfrica 2010, pero el pulpo Paul fue el animal más popular del certamen. La fama para este cefalópodo del acuario Sea Life, de Oberhausen (Alemania), llegó por su capacidad para predecir los resultados de la selección germana. A pesar que había errado en su pronóstico de la final de la Eurocopa 2008, donde dio como ganador a Alemania y no a España, en este mundial el pulpo acertó los ocho vencedores de los encuentros que le tocó vaticinar. Es decir, le atinó a todo.

Pero ni sus dueños ni medio mundo llegaron a imaginar que la fama del molusco se expandiera a límites insospechados. Paul fue más que el tema de conversación del almuerzo. Su revuelo mediático fue tal que sus pronósticos fueron transmitidos por televisión, y el de la final fue difundido por 600 cadenas incluido las 'Breaking News' de CNN. Como si fuera poco, el día de la final, Paul e Íker Casillas fueron los nombres más mencionados en Twitter, y se consolidó como un fenómeno viral que generó la creación de cientos de juegos en Internet que 'adivinan' el futuro de los visitantes.

Los vaticinios del pulpo fueron puestos en duda por la comunidad científica, específicamente por los biólogos, que alegaron que el secreto de Paul es la atracción por los colores brillantes. No obstante, el misterio nunca tuvo respuesta definitiva, y se mantendrá así porque el molusco no hará más predicciones de ningún tipo.

Paul es un pulpo capturado en aguas inglesas hace dos años y medio y pesa 700 gramos. Dicen que no ha tenido vida sexual; le queda menos de un año de vida y a menos que derrote a la naturaleza, no estará para hacer pronósticos en cuatro años cuando la contienda futbolística llegue a Brasil. Durante el mundial el pulpo tuvo varios 'contendores' alrededor del mundo, pero ninguno con su capacidad de acierto: Mani, un perico de Singapur; Jimmy, un cuy de Perú; un Oso Panda en Tailandia y un cocodrilo en Australia. Zakumi, sacúdete en tu cripta.

...

Publicidad