donjuan

¡Suscríbase ya!

¡Ahorre hasta un

32%

por un año!

donjuan

Interés DJ

El triste final de Lina Marulanda

Por Daniel Pardo Fotos Hernán Puentes

Los últimos meses de la modelo y presentadora paisa que falleció el 22 de abril de 2010.

A RAÍZ DEL PRIMER ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE LINA MARULANDA, REVIVIMOS ESTE TEXTO ELABORADO POR DANIEL PARDO SOBRE LOS ÚLTIMOS MOMENTOS DE LA MODELO Y PRESENTADORA ANTIOQUEÑA.

Carlos Oñate tenía una sorpresa para Lina. Reservó la mejor mesa en uno de los restaurantes más sofisticados de Nueva York, el South Gate, un espacio alto y ancho con un bar de travertino anaranjado, paredes decoradas con espejos entrecruzados y ventanales de piso a techo con vista al Central Park. Una vez fueron instalados en su mesa esquinera, la gerente del restaurante, Marcela Pulido, una bogotana que vive en Estados Unidos hace cuatro años, le hizo una seña a Carlos sin que Lina se diera cuenta. Carlos se paró y fue a donde Marcela le había indicado.

-Estoy nerviosísimo -le dijo Carlos a Marcela, a quien había contactado gracias a una amiga común de la infancia.

-Fresco -dijo Marcela- que nosotros nos encargamos del resto. Muestre el anillo.

Carlos se sacó de la media un anillo sencillo con un diamante en la mitad, se lo entregó a Marcela y volvió a la mesa donde lo esperaba su novia Lina, que por ese entonces ya tenía el pelo teñido de negro. Después de cenar, la pareja salió a fumarse un cigarrillo, y mientras tanto Marcela tomó la cámara que Carlos había dejado en la mesa.

Lina y Carlos volvieron a entrar y se sentaron. Acto seguido, un mesero trajo un plato con un pot de crème en la mitad, una caja de chocolate a un lado que por dentro tenía pepas de chocolate y el anillo, y un aviso en salsa de chocolate que preguntaba "Will you marry me?". Lina se puso feliz, abrazó a su futuro esposo, se puso a llorar y llamó a sus amigos y su familia para contarles. Marcela, escondida detrás de una mata, registró todo con la cámara de Carlos. La pareja duró alrededor de tres horas en el restaurante y, según Marcela, se veían radiantes.

La semana pasada, cuatro meses después de la visita de Lina a South Gate, Marcela tuvo que hacer una lista de las celebridades que han pasado por el restaurante que maneja, entre ellas Nicole Kidman y Bono. También puso a Lina Marulanda, la modelo colombiana que se suicidó el pasado 22 de abril, con una frase a un lado que decía "May She Rest In Peace". "Cada vez que paso por la mesa -dice- siento un escalofrío".

Lina Marulanda y Carlos Oñate se casaron el 23 de noviembre de 2009 en un centro de convenciones en Bogotá y celebraron con la música en vivo del reggeatonero J. Balvin, uno de los favoritos de Lina. En abril de este año la pareja estaba en proceso de separación.

El jueves 22 de abril Lina Marulanda tuvo una cita en su casa a las nueva de la mañana con su contadora, Carolina, para revisar el estado de cuentas de Turmalina & Durando, una joyería que Lina puso en Bogotá. A eso de las diez de la mañana, Lina se encerró en su cuarto mientras sus padres, que estaban de visita desde Semana Santa, desayunaban en el comedor. Cuando sonó el ruido de un espejo rompiéndose en el baño, Carolina y los padres fueron a golpear al cuarto, pero Lina no respondió. Segundos después, el portero los llamó. Lina había saltado por la ventana de la ducha.

El apartamento está en el Antiguo Country, una zona residencial tranquila de estrato seis plagada de edificios de ladrillo. La portería del edificio, el cual tiene un parque con columpios al frente y se llama Balcony 86, tiene techos altos y un ventanal pegado a la rampa exterior del garaje, en la que cayó Lina a las 11 y 35 de la mañana. El portero, que se sienta en un amplio escritorio que mira a la rampa, sintió la caída como si hubiera sido encima de él. Su reacción inmediata fue llamar al apartamento. Minutos después, todos los medios, incluido un helicóptero de RCN, estaban allí reportando que Lina Marulanda se había suicidado. 

La ronca voz de Marulanda todavía le desea un feliz día a quienquiera que llame a la sucursal de Turmalina & Durando en Bogotá, el negocio de joyas que ella decidió acabar después de ver que la fórmula empresarial no había dado resultados. Cuando resolvió volverse empresaria, en 2007, Lina invirtió gran parte de sus ahorros en la franquicia bogotana de la joyería caleña de Juliana Fajardo y Rubén Durando. Alquiló un espacio en la calle 82 con carrera 13, junto a los locales de los diseñadores más prestigiosos del país, y se hizo publicidad en medios y eventos.

Pero las cosas no se dieron. Según Iván Lalinde, el mejor amigo de Lina, ella no estaba contenta con la mercancía que le estaban mandando y la plata que le estaban reclamando. Después de diferentes altercados legales con Fajardo y Durando, Lina tuvo que cerrar el local y quedó debiéndoles cerca de 100 millones de pesos. De acuerdo con Durando, Lina tenía el manejo único, exclusivo y total del negocio, incluido el contable. La disolución, según él, fue un acuerdo mutuo.

Pero más allá de los detalles, lo cierto es que el fracaso empresarial disparó la frustración de Lina. Como buena paisa, comenta Lalinde, era una mujer emprendedora, que veía negocio en todas partes y que no podía dejar de pensar cómo hacer de lo que tenía algo mejor y más fructífero. En Caracol Televisión, donde trabajó cinco años, tuvo un negocio de comida rápida por el que todo el mundo la reconocía. "La Flaca", como todavía le dicen sus amigos más cercanos, murió decepcionada con su desempeño en los negocios.

La mayoría de las interpretaciones del suicidio de Lina Marulanda han explicado que fue una mezcla entre el desamor y la desilusión en los negocios. Se ha dicho que, tiempo atrás, había intentado suicidarse con pastillas y alcohol. Terca como era, se dice que no quiso internarse en un tratamiento. También han corrido rumores de que pasó por problemas de anorexia y que estaba obsesionada con el estado de su cuerpo. En cualquiera de los casos, se sabe que Lina sufría fuertes depresiones, que iba religiosamente al gimnasio y que llevaba cuatro años visitando al sicólogo Fernando Vásquez.

...

Publicidad