¡Ahorre hasta un

32%

por un año!

alo

Interés DJ

El drama de ser hincha de Millonarios

Por Mauricio Silva Guzmán. Fotografía: Andrés Bermudez y Archivo El Tiempo

La biografía de un equipo no se escribe en una sola temporada. Millos ha sido el "ballet azul" y el mejor equipo del mundo, una vil fachada del narcotráfico y hoy un drama económico y deportivo.

Millonarios quedó campeón de la Copa Postobón en octubre 27 de 2011. Este texto de Mauricio Silva fue publicado en la edición  48 de DONJUAN en noviembre de 2010.

De lejos, muy de lejos, el Club Deportivo Los Millonarios ha sido y es el equipo predominante del fútbol colombiano. Ejemplo de lo que se debe hacer y de lo que no, "el azul" de Bogotá ha sido blanco de toda clase de elogios, insultos, abusos, estafas, fanatismos y, obvio, chistes:

-¿Cómo le dicen a Millos?
-San Victorino.
-¿Por qué?
-Porque de la 12 a la 13 todo es robado.
(Esa es la burla más recurrente, pero hay muchas más).

Millos, tal cual lo llaman sus hinchas -conocido también como el equipo "Embajador", gracias a que los jugadores de los años cincuenta se hospedaban en el hotel Embajador de la calle 26 con carrera Séptima-, lo ha vivido todo: la gloria, la deshonra y la ruina.
Ha sido mucho más de lo que cualquier club en el mundo imaginaría: desde el "mejor equipo del mundo", entre 1949 y 1953, cuando esculpió a pulso el nombre artístico de "El Ballet Azul"; pasando por haber sido la fachada de una leyenda mundial del narcotráfico, entre 1982 y 1989, bajo el oscuro imperio de Gonzalo Rodríguez Gacha; hasta haber acabado en la quiebra tras una sucesión de desastrosas administraciones que cerraron con la nefasta presidencia de Juan Carlos López, la misma que acumuló 40 pleitos legales de todo tipo y una deuda superior a los 40.000 millones de pesos, la más grande en la historia del fútbol colombiano.

Eso es Millos: bipolaridad pura. El club con una de las hinchadas más grande del país y Latinoamérica, con las extralimitaciones más asombrosas de la dirigencia deportiva y con los récords más importantes del fútbol criollo:

- Es el equipo que más campeonatos ha ganado de la categoría Primera de la División Mayor del Fútbol Colombiano (13 del torneo local y dos de la Copa Colombia).

- Más subcampeonatos: 9.

- Primer lugar en la tabla histórica de puntos del fútbol profesional colombiano con 3.550 puntos, 46 puntos más que el segundo que es Deportivo Cali, que suma 3.504.

- Máximo invicto en la historia del balompié nacional: 29 partidos consecutivos en 1999.

- Récord de imbatibilidad de su arco: 1.024 minutos en 1971, en las manos de Otoniel Quintana.

Un equipo con lindo pasado que, muy a pesar de los errores del presente, puede estar viendo otra luz.

Así por lo menos lo deja ver el proyecto que ofrecen sus nuevos inversionistas, esa especie de borrón y cuenta nueva que habla de salir de los dueños dudosos para poner al equipo en el mercado de la bolsa. Una "nueva era" que, en línea con la relevancia histórica del club, podría generar el gran cambio del fútbol colombiano: la democratización.

Pero ¿qué pasó en el camino?, ¿en qué momento "El Ballet Azul" pasó a ser "el bailado azul"? Para entender su presente, marcado por el fantasma del descenso, vale la pena revisar qué ha sido de Los Millonarios desde que se fundó el 18 de junio de 1946 bajo ese nombre.

De todo se ha dicho del club más ganador del fútbol colombiano. Verdades a medias y mentiras rotundas, como esa fama de ser un club adinerado, todo gracias a su nombre que poco honor le hace a la verdad ya que en ninguna de sus épocas tuvo dinero de sobra, excepto en los mágicos años del narcotráfico cuando todo fue ilegal.

Vea también: El drama de ser hincha de Santa Fe

Antes que otra cosa, la verdadera historia del nombre del club está reseñada en el libro Colombia Gol: de Pedernera a Maturana, del académico Andrés Dávila: "La presencia de extranjeros y de los mejores jugadores del país en el Municipal de Bogotá hizo que Luis Camacho Montoya, redactor deportivo de El Tiempo, lo apodara 'Los Millonarios', nombre con el que lo empezaron a llamar en todas las ciudades desde entonces y al cual se cambiaría al establecerse como sociedad en 1946". Y ahí fue.

¿Pero acaudalado? Más bien poco. Millos no es ni ha sido un equipo millonario. De hecho, como idea, el club nació en 1937 gracias al entusiasmo de los estudiantes del colegio San Bartolomé -con el nombre de Juventud Bogotana-, lo cual habla de un origen más bien modesto.

Un club que, con las limosnas de la Alcaldía, en 1938 se convirtió en el Deportivo Municipal y que, en 1946, oficializó su nombre actual: Club Deportivo Los Millonarios. Su sede fue una oficina en la calle 14, entre carreras Quinta y Cuarta, donde, aparte de ser despacho administrativo, también funcionó una especie de restaurante-cafetería.

Así mismo se ha enfatizado que fue el mejor equipo del mundo, lo cual es la purita verdad. Los que tuvieron el placer de ver al equipo de El Dorado, aseguran que fue arte puro. Pero para no echar el mismo cuento de siempre -aquel que recita la legendaria alineación integrada por Cozzi, Zuluaga, Ramírez, Pini, Soria, Rossi, Reyes, Pedernera, Báez, Mourin y Di Stéfano-, la realidad es que Millos sí logró el título al mejor del mundo en 1953, o lo que parecía ser eso por entonces.

El cuento va así. Millos ganó la segunda Pequeña Copa del Mundo de Clubes de 1953, torneo organizado por empresarios deportivos europeos y suramericanos -que antecedió a la Copa Intercontinental- y que se celebró consecutivamente en Caracas, entre 1952 y 1957. El "azul" fue subcampeón en 1952, detrás de Real Madrid, y al año siguiente alzó la Copa por encima de River Plate de Buenos Aires, Español de Barcelona y Rapid de Viena.

Pero la chapa de "Mejor del mundo" se afianzó en marzo de 1952, cuando "El Ballet" fue invitado a participar en las Bodas de Oro del Real Madrid, un torneo amistoso realizado en la capital española, del cual Millos salió campeón al derrotar al equipo local con una goleada (4-2), odisea que precipitó la venta de Alfredo Di Stéfano al club "merengue", en lo que ha sido la transacción más importante del fútbol colombiano al exterior.

"La Saeta Rubia", como le decían al argentino, aún es considerado por la crítica española "El mejor jugador en la historia del fútbol mundial". Así las cosas, Millos sí fue el mejor equipo del mundo y tuvo al mejor jugador del planeta.

...

Publicidad