Edición 128

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Si estos hombres conquistaron a las mujeres más increíbles de su época, algo de crédito hay que darles a sus relojes.

GEORGE CLOONEY

Puede que la lista extraoficial de novias que ha tenido George Clooney sea más larga que la oficial. Se llegó a decir que era gay porque siempre andaba ennoviado, pero nunca se comprometía. Pero se le acabó en abril del año pasado. El día de su matrimonio con Amal Alamuddin, él llevaba en su muñeca un Omega De Ville Trésor, con una esfera convexa de tono plata, con motivo “Clous de Paris” de época y calibre antimagnético Co-Axial. Pero para el día a día prefiere el Seamaster Aqua Terra, el Seamaster Planet Ocean o, por supuesto, el nuevo Speedmaster Moonwatch, uno de los relojes icónicos de Omega. En su colección de relojes aún debe conservar el De Ville Hour Vision que tenía consigo en el Festival de Cine de Venecia, cuando presentó Gravity. O el Constellation automático de oro blanco que usó en Tomorrowland. Y también deben estar las referencias de los otros modelos a los que no pudimos tener acceso.

 

JOHN F. KENNEDY

Probablemente tenía muchos relojes, pero contó con cuatro referencias muy famosas: un Omega Tank “Ultra Thin” de oro 18 quilates que le regaló su amigo Grant Stockdale en 1960 y que inscribía en su parte de atrás: “Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy, de tu amigo, Grant Stockdale”. Ese reloj, que utilizó cuando juró como presidente, fue subastado en 2005 por la casa Guernsey’s en Nueva York, en 350.000 dólares, y la marca lo recuperó para exhibirlo en su museo ubicado en Biel, Suiza. También vistió un Rolex, un Day-Date de oro que le regaló su amante Marilyn Monroe, con motivo de su cumpleaños 45. Tenía una leyenda grabada que decía: “Jack, con amor siempre de Marilyn, mayo 29, 1962”. Luego la pieza fue subastada por la casa Alexander, en 120.000 dólares. El tercer reloj era un Cartier de oro 18 quilates que le regaló su esposa Jacqueline por su cuarto aniversario de boda. Tiene inscritas las iniciales del presidente y dicen que era el que llevaba puesto el día de su asesinato en Dallas. Y también tuvo un Nastrix que le regalaron Evangeline y David Bruce, en 1963. Era de oro 14 quilates con correa de piel de lagarto y una leyenda grabada al respaldo. Luego perteneció a Aristóteles Onassis, un magnate naviero griego.

 

PAUL NEWMAN

¿Cómo lograr que la referencia de un reloj se convierta en un bestseller gracias a una persona? Pregúntenle a Rolex. Lanzó el Oyster Cosmograph Daytona en 1963, pero era casi imposible de vender por su precio. Hoy es uno de los cronógrafos deportivos más buscados por los coleccionistas gracias a un actor, director y productor estadounidense llamado Paul Newman, otro ejemplar de esa onda cool que descrestaba a todas las mujeres. El reloj heredó de manera involuntaria su nombre y se propagó no oficialmente como Rolex Daytona Paul Newman, gracias a que el actor protagonizó varias de sus películas –500 Millas (Winning, 1969), una de las más recordadas, donde, sin embargo, utilizó un cronógrafo de una marca incierta– con sus propios relojes en la muñeca. Por supuesto, las casas de subasta y los distribuidores de la época adoptaron ese nombre para aprovechar su furor y aplicarlo en las campañas publicitarias. Fue un fan declarado de este modelo y en 1972, cuando se dedicó a las carreras de automóviles, le regaló uno a su esposa Joan Woodward. Se calcula que él usó de manera ininterrumpida al menos cinco referencias diferentes del Daytona, hasta su muerte en 2008.

 

HUMPHREY BOGART

Fue uno de los galanes más reconocidos del cine de Hollywood, no en vano, Lauren Bacall, una de las modelos y actrices más deseadas de la época, logró caer en sus garras. Pero aunque el estilo de Bogart lo definió la gabardina y el sombrero, sus relojes también pasaron a la historia. “La elegancia es una actitud”, rezaba la leyenda de los avisos publicitarios de la marca relojera Longines, con Bogart como modelo. Lo mejor era que el actor, recordado por Casablanca, predicaba y aplicaba. La fascinación por la marca no se quedó solo en los afiches, porque su Longines Evidenza Tonneau 1941, de oro amarillo, además de ser protagonista en el famoso clásico del cine, siempre permaneció en su muñeca incluso fuera de las cámaras. Su pieza tenía la inscripción con las iniciales H.B. y hoy se encuentra en el museo Longines de Saint- Imier, en Suiza.

Este reloj corresponde a una colección Evidenza reciente.

NICOLAS SARKOZY

Cecilia Ciganer Albéniz, su exesposa, lo tildó de “mujeriego, tacaño e indigno para presidir Francia”. Pero luego de su separación con Ciganer, llegó a la vida del exmandatario la cantante Carla Bruni, la alcahueta máxima de su obsesión: los relojes. Bruni le regaló en 2008 un Patek Philippe 5140G en oro blanco, avalado en 65.000 francos suizos, es decir, unos 55.000 euros al cambio, que trató de robarle un ladrón durante una caminata que hizo junto a sus seguidores en 2012 en la plaza de la Concordia, en París. Su esposa también sumó a la colección una edición limitada del Girard- Perregaux 1966 con ecuación del tiempo, en oro blanco, valorado en 25.000 euros. Pero la lista no termina ahí. Según www.lesrhabilleurs.com, cuenta también con dos Breitling Navitimer, dos Rolex, un Pequignet Moorea y, por supuesto, un Breguet Réveil du Tsar, inspirado en una creación para el zar de Rusia, con función despertador, compuesto por más de 400 piezas y con esfera guilloché labrada a mano. El reloj está valorado en más de 30.000 euros y se calcula que el monto total de todos sus relojes ya superó los 130.000 euros.

 

ELVIS PRESLEY

Era conocido como “El Rey” y durante su noviazgo, e incluso durante su matrimonio con Priscilla Presley, sostuvo un romance con Ann-Margret, una hermosa actriz y cantante sueca que se radicó en Estados Unidos. Luego vinieron otras aventuras amorosas y otras tantas quedaron atrás. Su papá –muy mujeriego, por cierto– era oficial de la Fuerza Aérea y fue trasladado a Wiesbaden, Alemania. Elvis también integró las filas del ejército estadounidense en Alemania, y al ser ascendido como sargento, quiso acompañar su uniforme con un reloj de lujo. Se trató del Omega Constellation producido alrededor de 1960, con pulso de cuero y esfera negra, y caja e índices de oro rosa. El reloj fue vendido en una subasta de Antiquorum, en Nueva York, por un costo de 52.922 dólares, cuando el precio estimado inicial estaba entre diez mil y veinte mil.

 

- Sígalo en @josedanig en Twitter

Links relacionados:

- Claves para comprar un reloj de oro

- Sistem51, los relojes automáticos de Swatch.

- 7 relojes que nunca pasarán de moda

Publicidad

Publicidad