Edición 117

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

12 PEINADOS QUE NUNCA PASARÁN DE MODA

 - Autor: 

Cinco cantantes, seis actores y un futbolista han tenido el poder de hacer que el resto de la humanidad quiera peinarse como ellos.

Cabezones, con rostros cuadrados o redondos, y con pelos crespos sin control, lacios y hasta calvos, presentan una solución que quizá usted pueda imitar para verse bien con el pelo que la vida le ha dado. Afróntelo y péinese como uno de ellos.

Humphrey Bogart

Antes de la revolución juvenil que explotó en los años cincuenta, los hombres llevaban el pelo de una manera muy conservadora: el mismo peinado para toda la vida, austero y uniforme. El pelo un poco largo era considerado afeminado, pero hubo algunos hombres que dieron un destello en este panorama desolador.

Uno de ellos fue Humphrey Bogart, actor icónico que, a pesar de tener poca estatura y ser un hombre mayor para la época, logró un peinado de aparente sencillez, muy masculino: directo y al punto. Un corte ondulado que contrasta con sus facciones rectangulares y que influenciaría a muchos hombres a llevarlo así, hacia
atrás o ligeramente de lado.

James Dean

Antes de James Dean, este tipo de peinado no existía. Inmortalizado en Rebelde sin causa, como un adolescente en los cincuenta que se rebela contra la sociedad perfecta de esos años, su primer acto de rebeldía fue adoptar el estilo Pompadour, peinarse hacia adelante, voltearlo hacia arriba, echarlo hacia atrás para mantenerlo con gomina y darle altura en la frente.

Un contraste muy atinado con sus facciones triangulares, que fue utilizado por casi todos los adolescentes y músicos de rock n’ roll a finales de los años cincuenta y que revivió para quedarse en los noventa con Luke Perry, en la serie de televisión Beverly Hills, 90210.

Kurt Cobain

Ícono de un movimiento revolucionario en la música y la moda a principios de los noventa, Kurt Cobain llevó su pelo largo hasta los hombros, partido por la mitad y ligeramente descuidado. Con esta apariencia transmitió un aspecto de abandono y tedio que reflejó el hastío que tuvo contra los años ochenta. Una oleada de universitarios alternativos, rebeldes sin causa, llevaron con orgullo su peinado, al igual que otros íconos del cine, como Johnny Depp y Brad Pitt.

Robert Redford

Llevar el pelo largo, algo que en los sesenta era sinónimo de rebeldía, se declaró en boga en los setenta gracias a personas como Robert Redford. Ese peinado es el epítome de cierto encanto masculino. Una parte tradicional, la raya de lado, y una parte de abandono, las patillas y el corte más generoso, se combinan para dar un efecto cautivador. Revise las fotos de su papá en esa década, hasta allí llegó la influencia de este corte.

Elvis Presley

Elvis era un gran admirador de James Dean y se le notaba en su forma de peinarse. Sin embargo, esa forma la personalizó al aplicarle más gomina y al dejar que las patillas le crecieran. Ese efecto hizo que su pelo, al ser más largo en los lados, cayera sobre la cara mientras cantaba. Elvis era muy consciente del impacto que el atuendo y el pelo de un artista puede tener en sus seguidores y, por eso, eligió el peinado más vistoso de la época. Innumerables cantantes de rock n’ roll y actores de cine lo emularon y lo siguen emulando hoy en día, por ejemplo Sean Penn.

Rolling Stones

Aunque los Rolling Stones no fueron los primeros en dejarse crecer el pelo a principios de los sesenta –ese honor lo tienen los Beatles–, sí fueron ellos quienes lo utilizaron de una manera más libre, desordenada y subversiva, de acuerdo con su interés de mostrarse como los niños rebeldes del rock. Su aspecto desgarbado, sus prendas de segunda mano y el pelo como herramienta de inconformismo influyó en millones de jóvenes en el mundo entero, que decidieron dejarse el pelo largo: hippies, rockeros, metaleros, contestatarios e intelectuales. Todos ellos se lo deben a los Stones.

Bob Marley

Bob Marley durante años se peinó hacia atrás, dejando que el pelo se enredara y creciera de forma natural. Durante otros tantos años lavó sus dreadlocks –contrario a lo que muchos piensan– y aplicó una cera para conservar su forma, sin peinarlos ni una vez y serle fiel a su religión, la rastafari, que tiene como símbolo al león, una creencia que lo obligaba a dejarse crecer el pelo y fumar cannabis de manera recurrente. Este estilo de peinado se asocia de inmediato a la música y cultura reggae, que gracias a los cientos de miles de seguidores de Bob Marley y otros despistados que no saben de dónde salió, sigue siendo muy actual, ya sea en su forma corta y eléctrica o la larga tradicional.

Jason Statham

¿Qué hacer cuando la ley de la gravedad (gracias Newton) hace su aparición en la vida de los hombres? ¿Qué camino se ha de escoger ante la inevitable pérdida del pelo? Por un lado entrar en estado de negación constante y aplicarse cuanto menjunje, loción y tratamiento existe en el mercado. Por otro lado, más digno, la solución está en poner la cara adusta, raparse al mínimo y dejarse la barba un par de días para obtener ese aspecto rudo y decididamente masculino. Hay que tener una cabeza bien formada para hacerlo, si no puede parecer una calabaza magullada. Miles de hombres hemos decidido tomar este camino ante la certeza de una cabeza deforestada.

George Clooney

Llega un día en la vida de todo hombre en que a muy temprana edad descubre que una cana adorna su hermosa cabellera. Pero ese primer impacto no es duradero y se acepta con facilidad hasta el día en que ya no es una, sino cientos de canas. ¿Qué hacer? Aceptarlas con dignidad y levantar el mentón. Hay varios productos en el mercado para este tipo de pelo, que le ayudarán a que sus canas se vean mejor. Incluso, si usted lleva el clásico y muy varonil peinado de lado de George Clooney, seguramente el estado de negación durará muy poco.

Robert Pattinson

A mitad de camino entre universitario aplicado y vampiro letal, Robert Pattinson personifica mejor que nadie esa imagen del hombre de la segunda década del siglo XXI. Consciente de un legado histórico cada vez más presente, su peinado es una adaptación del de James Dean. Sin embargo, lo mantiene fresco y joven al despeinarlo un poco, haciendo que se acomode mejor a sus facciones y ayudándolo a que se vea más masculino.

David Beckham

Él es el hombre con los peinados más influyentes de los últimos años. La capacidad de Beckham de cambiar como un camaleón y profetizar las tendencias ha hecho que durante los últimos quince años miles de jóvenes de todo el mundo adopten cada estilo que ha impuesto. Cómo será de fuerte su influencia que su segundo peinado mohicano aún se sigue viendo, once años después de haberlo usado por primera vez. Revisen a nuestro 10 de la selección Colombia y sabrán de qué les hablo.

Michael Jackson

El afro nació como un reconocimiento de la comunidad negra en Estados Unidos a su herencia africana. Este estilo único e innovador lo lograban al dejarse crecer el pelo y, con la ayuda de un peine trinche, lo jalaban hacia fuera mientras le daban la forma redonda. Michael Jackson y sus hermanos lo popularizaron. Ver a Carlos Sánchez, nuestro volante de contención en la selección, me hace pensar en un resurgimiento de ese peinado. Enhorabuena.

Publicidad

Publicidad