Edición 128

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

PACO RABANNE PURE XS

 - Autor: 

Vuelve la dinastía del exceso, de los riesgos. Pure XS no es solo un perfume, es un olor que define ante el mundo.

“Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca”, esa frase de Borges fue lo primero que se me vino a la cabeza al entrar a la biblioteca de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), en París. El salón que guarda la historia del automovilismo, que tiene los archivos y las fotos históricas de la Fórmula 1 se iba a transformar en una discoteca, en un templo del exceso. Las mesas de lectura dieron paso a barras de alcohol, los estantes se convirtieron en vitrinas, de donde salían gemidos, los lectores se fueron para que entraran los influencers y en el centro de todo un cubo. El paraíso estaba poblado de modelos y mujeres que perseguían al nuevo heredero de Paco Rabanne XS, una dinastía que empezó en 1993.

Los creadores: Anne Flipo y Caroline Dumur –perfumeras– junto al director de la marca, Frederic Appaire.

“La fragancia XS nació en una época en que hablar de sexo era un tabú. Sin embargo, nosotros vimos que debíamos arriesgarnos con un tema así y fuimos los primeros en tratarlo sin tapujos”, dice Frederic Appaire, director internacional de la marca. Después del éxito del Black XS, con Iggy Pop como modelo, la saga del exceso volvió a reinventarse: “Ahora, obvio, los tiempos han cambiado. Todos hablamos de sexo, solo que ahora el imperio de la corrección política nos hace más conservadores. Contra esto nace Pure XS, de ahí la ironía de un hombre muy sexual que tiene todo lo que nosotros queremos en exceso”.

Las luces de la biblioteca se apagaron y las mujeres desaparecieron. Un foco iluminó el cubo y apareció Francisco Henriques, la nueva imagen del perfume. Como no podía ser menos, la idea era recrear en vivo y en directo el comercial que emitirían en millones de canales. Un comercial que busca transmitir la idea del olor del Pure XS, un “escalofrío ardiente”. Anne Flipo y Caroline Dumur son las narices detrás de esta fragancia y las encargadas de crear un perfume que incitara al sexo, al exceso, al placer. “Cuando nos dieron la idea o el brief del perfume me sorprendió mucho –dice Durmur–. El reto de crear un perfume que provocara en las personas el deseo o que produjera las mismas sensaciones que una relación sexual. Era bastante complejo, pero lo logramos”. Esto explica el uso en exceso del jengibre casi helado, un ingrediente poco común en los perfumes para hombres, hasta ahora, o la canela, el cuero o los licores. Un perfume que se puede utilizar desde un paseo en un yate hasta en una visita a los príncipes de Mónaco. Es, al final, el balance perfecto del exceso.

Jengibre: Este es el elemento que le da la personalidad al perfume.

Mirra: Espolvoreada en azúcar, esta es una de las notas finales del perfume.

Tomillo: Acompañado de la savia vegetal, este ingrediente le da el toque masculino.

Vainilla: El olor intenso de la vainilla se combina con las inflexiones de cuero y almizcles.

Canela: Esta especia aporta el toque picante en la fragancia.

Publicidad

Publicidad