Edición 115

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Guía máxima para conquistar a una mujer

 - Autor: 

Nuestros papás nos enseñaron a montar en bicicleta y a cobrar un penalti, pero nunca nos explicaron cómo conquistar a una mujer.

 **MODA E HIGIENE PARA CONQUISTAR A UNA MUJER

Uno de los problemas de la masculinidad es que está predispuesta genéticamente a la suciedad. Cierren los ojos un domingo por la mañana y recorran mentalmente su cuerpo, ese altar a la desidia, y se encontrarán navegando por una jungla de inmundicia. Ahí vendrá la epifanía, como una luz celestial que se asoma entre el follaje de pelo innecesario. ¿A qué clase de mujer le gustaría todo esto? Por eso, aunque parezca obvio, para hablar de seducción debemos empezar por lo básico: el cuidado personal.

LIMPIEZA

Nadie les está pidiendo exfoliaciones, cámaras de bronceo, depilaciones con cera o cirugías plásticas. Solo nos piden hacer un esfuerzo en la ducha cuando vamos a salir de casa. Use jabón en barra o líquido, no importa, pero nunca use detergente, jabón de ropa o arrancagrasa. No olvide jamás las “zonas claves” obvias como las axilas o la zona rosa, pero no deje de lado otras menos obvias como la cara, el cuello y las manos.
Cuide los dientes y el aliento, pero no con mentas y chicles sino con cepillo y seda dental. Uno no sabe cuándo ni dónde puede encontrarse con el amor de su vida, y si huele a abandono, seguirá solo. Use perfume, pero es preferible que no use nada si piensa utilizar uno de droguería.

TEJIDO MUERTO

Córtese las uñas y límelas, no les deje puntas o astillas que a la larga son incómodas para usted y para ella, y quítese los cueros, pero nunca con los dientes y menos en público. Lávese el pelo todos los días con un champú suave o hasta cada tres días, y no lo cocine con agua hirviendo o secador caliente. Si se está quedando calvo lo mejor es aceptarlo con dignidad, no trate de disimularlo con el peinado.

Por nada del mundo use plancha, que las mujeres se darán cuenta y empezarán por dudar de su masculinidad. Y si va a usar gel use poco, que a ellas les gusta tocar el cabello. El pelo tieso le quitará puntos. Sepa que la barba está de moda y déjesela crecer de vez en cuando. No es necesario delinearla todos los días ni mandarla diseñar con láser, pero cuídela. Elimine todo el pelo que nace por fuera de la barba, no deje que le consuma los pómulos o el cuello y se le conecte con las cejas o el pecho. Lávela con jabón para que no le huela a ropa vieja o a comida. Olvídese del bigote pornográfico o esa línea delgada de barba, porque las sacará corriendo. Y sea realista, si la barba no le sale, no se la deje con esos parches como la red de Claro. Mejor aféitese.

Muy pocos hombres tienen los cojones para echarse cera o pasarse una cuchilla por los cojones. Y no es necesario, entre otras porque el look prepubescente bajo el ombligo o en las axilas tiene sus amigas y sus enemigas. Si quiere hacerlo, ármese de valor y de paciencia. Busque una cuchilla que ojalá no esté muy nueva y vaya poco a poco, estirando la piel después de bañarse. Huméctese cuando acabe pero no use productos con alcohol, a no ser que eso le guste. Y si no quiere afeitarse está bien, pero no lo abandone. Pódelo, despúntelo, quítele la horquilla. Use una tijera o una máquina de peluquería. Si no le va a hacer rastas o chaquiras, no lo deje crecer. Los mejores partidos de fútbol se juegan con la grama cortica.


EJERCICIO

Tener pectorales marcados o six-pack en el abdomen es un bono, pero no se considera importante. En cambio, estar en forma sí lo es. Juegue al fútbol, trote de vez en cuando, monte en bicicleta. Lo ideal es ejercitarse entre dos y cuatro horas a la semana para sentir los beneficios físicos y mentales. Pero no se obsesione, no sea intenso ni hable todo el tiempo del ejercicio que hace, que si el gimnasio es más importante que ella, no le parará bolas.


REDES SOCIALES

Así como le dedicó tiempo a su apariencia física, también dedíquele tiempo a la apariencia de sus redes sociales. Ponga una foto decente, no una en la que aparezca borracho, abrazando chicas Car Audio o meseras de Hooters. Deje de seguir y darle “like” o “fav” a las cuentas de actrices porno, modelos o vedettes. La mujer que conoció va a revisarle todo el perfil, así que deje una buena impresión. Usted revisará el de ella para morbosear las fotos de los paseos; ella, para ver usted quién es. Disimule el pervertido y el enfermo que lleva dentro.

ROPA

Primero, ropa siempre limpia. No ande con esos jeans con manchas vitalicias de salsa de tomate y el culo lleno de tierra. Los zapatos siempre limpios. Que la camisa esté planchada y sin manchas de sudor. Y aunque es natural para nosotros usar la ropa interior hasta que se desintegre, cámbiela de vez en cuando. No ande con el calzoncillo motoso, manchado y percudido, ni con las medias rotas. En algún momento quedará al descubierto.


Hay prendas que debe evitar. No use pantalones blancos a no ser que esté en la costa, que va a parecer trompetista de orquesta. De paso, no calce mocasín salsero. No es necesario vestir ropa de marca, pero no salga con prendas chiviadas que ellas saben de eso. No porte camisetas de equipos de fútbol a no ser que vaya a ver un partido, y tampoco se vista como una tribu urbana, que vestirse como un grupo de niños quita personalidad.

Use pocos accesorios, por ejemplo un buen reloj habla bien de usted, así que bote ese reloj calculadora. Lo más importante es que se vista como un hombre. Si le genera dudas con su ropa apretada, sus accesorios femeninos o parece que lo hubiera vestido su mamá, lo descalificarán de inmediato. Si sigue estas instrucciones, que se ubican en un punto medio entre sentido común y salubridad básica, estará listo para entrar en la cancha. Aquí no ha ganado nada, pero al menos lo van a dejar jugar.

**TIPOS DE MUJER Y CÓMO CONQUISTAR A CADA UNA DE ELLAS

Aceptémoslo: uno no sabe a quién caerle. Le cae a todas, o a ninguna, que es lo mismo. Trata de entenderlas, pero no puede. Cuando uno está perdido, no sabe qué hacer o cómo actuar, mira al cielo esperando que le manden un algoritmo, pero no existe. Pero con el tiempo uno puede identificar algo que le puede facilitar la vida: Este es un método arcaico, básico y superficial pero sencillo. Primero mire si es amable o no, si le habla o no le habla. Verá que esas antipáticas se dividen en dos grupos (1-2), y las simpáticas en tres (3-5). Para el ojo inexperto, estos grupos pueden confundirse, pero con suficiente observación, podrá facilitarse la vida un poco.

LA TÍMIDA

Es esa que habla solo con una o dos amigas, y a usted apenas le habla y le responde con monosílabos, como si no le interesara. Ríndase demasiado pronto con la tímida y se arrepentirá toda su vida, sus amigos lo tratarán de hueva, que la tenía en bandeja y no fue capaz. Tendrá pesadillas al pensar las cosas que pudieron ser y no fueron. Tiene que ir con calma, con paciencia, insistir hasta que ella se tome confianza y se abra.

LA DIVA

Vive en un mundo de fantasía, se cree inalcanzable, la mujer perfecta, pero en el fondo sabe que no lo es. En un principio no le pondrá atención porque usted no vale la pena. Si la confunde con la tímida e intenta demasiado, arruinará su noche. Les contará a sus amigas, orgullosa, que usted es otro perdedor que le está cayendo. Se burlará y dañará su reputación. Si la identifica, pásela por alto y huya tan rápido como pueda. Intríguela, y ella lo buscará.

LA REGALADA

Se lo da al que sea, cuando sea, donde sea y por cualquier razón. Lo toca, lo abraza, le coquetea. Vaya al grano. Si prospera, puede tomarse un tiempo para decidir si quiere irse con ella o cederla. Déjela ir, y habrá perdido la oportunidad de romper el verano y quedará como un incapaz frente a sus amigos.

LA CALIENTAHUEVOS

La más odiada por los hombres. Esa que nos abraza, baila con los dos brazos alrededor de nuestro cuello, le sonríe, le escribe y lo toma de la mano. Solo quiere jugar con usted, excitarlo, reírse y sentirse bien consigo misma, pero no le va a botar nada. Huya inmediatamente, que ahí no hay posibilidad. Entusiásmese con la calientahuevos y será el hazmerreír de la oficina o de la fiesta. Rechácela, que la confusión la llevará a usted.

LA MARY

Es la Mary de Loco por Mary. Es amable, es confianzuda, montadora y encantadora. Es peligrosa, porque usted se va a tragar y ella no tiene ninguna intención con usted. Si es el alma de la fiesta, canta todas las canciones, saluda a todo el mundo y habla con todos, es Mary. No se ilusione, le romperá el corazón.

PRESAS FÁCILES

Ahora, hay otro método, reservado para perezosos: puede ir por la presa fácil. Ellas caerán en sus brazos fácilmente, pero pueden dejarlo despechado o por el contrario, puede meterse en un problema. Pregunte a las amigas o a ella misma, y si la identifica, ataque de inmediato, con precaución.

LA ENTUSADA

Averigüe el tiempo desde que terminó con el novio. Si pasó hace dos o tres días, está buscando desquite y ese puede ser usted. Si han pasado más de cuatro meses ya está tratando de rehacer su vida, tal vez con usted. Entre esos dos lapsos de tiempo, ella no le pondrá atención a ningún hombre. No pierda el tiempo.

LA SOLTERA

Clasifica sí y solo sí tiene más de treinta años. Está preocupada porque la va a dejar el bus, porque ya es hora de casarse y tener hijos. Todos los hombres son maridos potenciales. Le dará la oportunidad a cualquiera, incluso a usted, pero tenga en cuenta que ella quiere casarse y tener hijos en menos de tres meses. No va a ser nada pasajero.

LA QUE LLEVA DEMASIADO CON EL NOVIO

Lleva mucho tiempo cuadrada y no ha pasado nada. Ni matrimonio, ni se han ido a vivir juntos, o simplemente ya está aburrida pero no lo puede dejar, por eso está evaluando otras posibilidades. Solo tiene que mostrarle que tiene algo diferente para ofrecerle. Si no, no pierda el tiempo. La tendrá más fácil si averigua cómo era el novio.

**¿CÓMO CONQUISTAR A UNA MUJER DESCONOCIDA?

De todas las cosas posibles que uno le puede decir a una mujer, uno siempre escoge la peor. Se ríe como un imbécil, tartamudea, balbucea, y todo para decir “¿Tienes horas?” y devolverse avergonzado sin siquiera saber la hora. Hay tantas cosas para decirles, que es preferible identificar las que no se deben decir ni hacer:

NO SEA UNA VIEJITA

¿Recuerda la última vez que estaba en la fila del banco, aburrido y desesperado, y de pronto una viejita se le acercó a contarle que la fila está muy larga o que está haciendo mucho frío? Pues bien, cuando vaya a acercarse a una mujer, el truco es repetirse lo siguiente: No voy a ser una viejita. No voy a ser una viejita. No le diga “Qué climita, ¿no?”, “Qué filita…”, ni “Uy, qué trancón…”. No la subestime, que ella se da cuenta de esas cosas y no necesita que se las cuenten.

Tampoco le pregunte bobadas. Si la ve en un centro comercial o un supermercado no le pregunte si está de compras; si está en una discoteca, no le pregunte si está de fiesta; si está en un concierto, no le pregunte si le gusta la banda. No le diga en el banco o en la tienda que debería haber más cajeros, genio. Tampoco se acerque a pedirle ayuda para llenar una consignación, a preguntarle una dirección, o a que le ayude a escoger melones. No se haga el pobrecito que necesita ayuda, que para eso está la tercera edad. Si evita parecer una viejita, es más probable que su objetivo lo vea como un hombre.

NO SEA UNA AMENAZA

Uno de los grandes misterios de la humanidad es por qué a las mujeres les gustan los hombres si somos una amenaza para ellas. Los hombres las roban, les pegan, las matan y las ultrajan, entonces no se vea peligroso. Verse decente no es suficiente. No le diga linda, dama, bebé, hermosa o corazón, que hablar así es guiso y guiso es peligro. No se las dé de chistoso y trate de asustarla cogiéndole el bolso, y no la mire fijamente con cara de imbécil o ganoso, que se puede confundir fácilmente con la cara de loco o de psicópata. Si al menos por un instante ella piensa que usted no está detrás de ella, sino de su iPhone, huirá de usted.

NO MUESTRE EL HAMBRE

No le mire el escote. Es difícil, pero esfuércese. Apenas una repasada discreta cuando gire la cabeza de un lado a otro, pero no los examine. No se los imagine, no se muerda el labio, no babee por ellos. No revele el pervertido veraneado que lleva dentro. Así ella esté mirando para otro lado, detectará que usted está detallando como un degenerado. Tranquilícese y háblele mirándola a los ojos.

… Y SI YA PICÓ EL ANZUELO, ¿CÓMO HACER PARA QUE SE LO TRAGUE?

Así que ya logró establecer una conversación. Ya se presentaron y rompió el hielo. ¿Ahora qué? Para no ser simplemente un tipo que conoció por ahí, sino un prospecto de hombre, tiene que generar una conexión emocional. Para eso necesita tres cosas: un gusto en común, humor, y no ser un pobre fantoche.

GUSTOS EN COMÚN

Puede ser cualquier cosa, no importa. Busque los detalles, qué la entusiasma, de dónde viene, a dónde va, qué está comprando, etc. Esa información se pesca, pero no se pregunta. No le diga “¿Y qué te gusta?”, o “¿Qué haces en tus ratos libres?”. Tampoco lo finja. Si le gusta el ballet, no se las dé de conocedor. Muestre interés, pero no le diga que su bailarina favorita es Natalie Portman. Cuando encuentre el tema en común, podrá hacer maravillas. Pase a algo específico, como una canción, un libro, un programa de televisión y no solo tendrá tema para hablar, sino que ella lo recordará. Sea hábil.

HUMOR

Ya habrá leído esto, ya se lo habrán contado o ya lo ha visto en cine. A las mujeres les encantan los tipos que las hacen reír, es cierto, pero que las hagan reír con ingenio. Escúchela, mire qué pasa a su alrededor y comente sobre eso, que ahí está el humor. Eso sí, no trate de contarle chistes ni haga payasadas. Si se aprende chistes de Internet puede quedar como un bobo.

Si se escucha a sí mismo decir “¿Quieres que te cuente un chiste?”, o “Como el tuit que leí una vez que decía que…”, se va a escuchar como un imbécil. No le diga “Te invito a comer sushi… sushicharrón” o “Tengo un filo, que si me agacho me corto”, y no le diga piropos como “Qué bonitas piernas, ¿a qué hora abren?”, “Perdí mi número de teléfono, ¿me das el tuyo?” o “¿Te estudio o te trabajo?” y sus estúpidos derivados. Si va a brindar, no diga “¡Como dicen en Armero, Alud!”. Y por nada del mundo haga chistes acerca de la gordura, de las viejas feas, de partes del cuerpo, o chistes machistas, verdes, vulgares. No le muestre lo misógino que es. Sea ingenioso y espontáneo, y verá que empezará a ganar terreno.


NO SEA ARROGANTE

Tener seguridad no es lo mismo que ser un pobre fantoche, arrogante y grosero. No hable de su carro, de su trabajo, de sus levantes, de sus viajes, de los famosos que conoce ni de su plata. No trate mal al mesero ni al cajero, y si no sabe de vinos no pida “el más caro”. No hable de cosas que no sabe, que si lo descubren va a quedar como un pendejo. Y eso siempre se nota.

**¿CÓMO EVITAR QUE CONQUISTAR A UNA MUJER SE SALGA DE CONTROL?

Hasta ahora va bien. Logró acercarse, hablar con ella, tal vez bailar. Se siente bien, la ha hecho reír, siente que hay una conexión. Pero no cante victoria, siempre habrá obstáculos que ponen a prueba la determinación de un hombre. Y ella pondrá atención. Si logra superar cualquier obstáculo que se presente, ganará puntos.

USTED NO BAILA BIEN O NO SABE BAILAR

Si le piden que la saque a bailar, con los ojos, los hombros o los pies, sáquela. Simplemente baile suave, no trate de hacer muchas vueltas u ochos o dieciséis, que no es necesario. Siga hablando con ella, y ella olvidará lo del baile. No la pise demasiado, no baile con las llaves del carro y de la casa en el bolsillo, que ella no quiere que la chuce y que le rompa el pantalón, y no la raye. Una erección no está bien vista si apenas está empezando a bailar así que cálmese u ocúltela. La técnica del snorkel es buena opción.

ES EXTRANJERA Y USTED NO SABE INGLÉS

Este es un obstáculo solo para los pusilánimes. Si ella está con usted es porque quiere tropicalismo, entonces déselo. Diga palabras en inglés con acento latino, como el de Open English. Sea caballero, baile así no sepa, coquetee, sea tan latino como pueda. Cuando menos se dé cuenta la tendrá en sus brazos.

APARECE UNA AMIGA MÁS BONITA

Hágase un favor: luche contra todo instinto y siga con la que tiene. Si se va detrás de la bonita perderá la que tiene y además no tendrá chance alguno con la otra. Ya sea por lealtad o porque queda claro que usted es un ganoso superficial, lo devolverán por donde llegó. Por el contrario, si se queda con la que tiene, ella notará que usted está realmente interesado en ella, y en ninguna otra. Eso suma puntos.

TIENE QUE IRSE YA

Si se tiene que ir ya, tiene que tener una excusa válida. No diga que tiene que madrugar, porque por ella usted podría dormir menos. No diga que va a verse con amigos o a ver un partido, porque le dirá que ella no es tan importante. No salga con bobadas como que tiene que ayudarle con una tarea al novio de su abuelita. Explíquese y pídale el teléfono, y verá que nada está perdido.

**¿CÓMO PEDIRLE EL TELÉFONO A UNA MUJER Y OTROS TRUCOS PARA ATRAPARLA?

Ya llegó hasta acá, y solo le falta cerrar el partido. Ha hecho un gran esfuerzo y debería estar orgulloso, pero viene la parte crucial: sacar el teléfono, llevarla a su casa, darle un beso. Si ella vino hasta acá con usted es porque también lo está contemplando, entonces no se preocupe y no se acobarde.

PEDIR EL TELÉFONO

Si se trata de contactarla después, este paso no había sido tan fácil como ahora. No es nada del otro mundo pedir el contacto de chat, la cuenta de Facebook, el PIN del Blackberry, el correo, o el teléfono. Incluso puede darse mañas y agregarla a sus redes sociales cuando la vea etiquetada en fotos de Facebook o Instagram, y tendrá cómo contactarla. No use Myspace ni Hi5 ni Badoo ni nada de eso. No le diga “El Feis” a Facebook. Háblele, no se limite a darle “like” a todas las fotos en las que aparece en bikini. Y use los emoticones con moderación. Pero recuerde que no solo va a hablar con ella por ahí, sino que tiene que invitarla a salir.

INVITARLA A SALIR

No importa qué sea, pero sea específico. No diga “un día de estos” o “cuando quieras”, que en el mundo moderno eso significa nunca. Dígale que la quiere llevar a comer a tal restaurante, a ver tal película o a tal bar, pero tenga iniciativa, que a ella le gusta eso porque igual tendrá toda la vida para decidir por usted.

EL BESO

Mire las señales. Si ella le mira los labios, si humecta los de ella, si la siente más cerquita que antes a usted, o si ha aumentado el contacto físico entre ambos, es hora de darle un beso. Si tiene dudas, tóquele la mejilla o acerque su cara para ver su reacción. Si ella echa la cara para atrás, espere un poco. No le vaya a preguntar si le puede dar un beso, porque va a perder todos los puntos que había ganado hasta ahora.

Cuando vaya a darle el beso, primero cálmese y respire profundo. Vaya despacio, porque si se bota como un perro a comer una galleta, le va a chantar el beso bajo la nariz, le va a dar un cabezazo, o peor aún, va a golpearle los dientes con los suyos. Busque más colocación que potencia. Apenas la esté besando, relájese. Ponga atención a las cosas que ella esté haciendo y siga la corriente. No trate de meterle la lengua a las malas en la boca ni la babosee, y por favor, no la manosee. Que no se le queme el pan en la puerta del horno.

Si quiere llevarla a otro sitio para que estén más cómodos, no la invite a un motel a no ser que la cosa esté bastante caliente con una regalada. Invítela a su casa y tenga un plan. Una botella de vino, hágale comida, hablen y escuchen música, cualquier cosa, pero propóngale algo. Ella sabe a qué va, pero si usted lo disfraza con un plan, ella tendrá menos razones para decirle que no.

DESPEDIDA

Sáquele una sonrisa de despedida. Recuérdele algo del gusto que comparten, mírela a los ojos y dígale honestamente que le encantó conocerla. No le pregunte el nombre, porque ya lo debe saber. Déjele claro que quiere verla otra vez, que ella le responderá con una sonrisa que lo mandará feliz a su casa. Si puede, llévela a la casa. Siempre llévela a la casa. Vuelva a la suya y descanse, que se jugó un partidazo y merece descansar. Y si ya es domingo, déjese llevar por la naturaleza nuevamente, que se lo merece. Cuando se cuadre, será un privilegio que pocas veces volverá a disfrutar.

Ilustración: IVO

Publicidad

Publicidad